Mauricio Macri
Jueves 08 de Septiembre de 2016

Ni las tapas de inodoros se salvan de la apertura de la importación en la Argentina

Empresario venadense alerta sobre la imposibilidad de competir con productos chinos que atentan contra la industria del país

Uno de los titulares de la firma Botiquines Marinelli SRL de Venado Tuerto, Jorge Marinelli, expresó su preocupación por la importación desmedida de productos originarios de China, que atenta directamente contra la producción nacional, y en este caso de su propia empresa que produce botiquines, vanitorys, sanitarios, muebles de madera para baños y tapas de inodoros. No se descarta que se produzcan suspensiones de personal o disminución de horas de trabajo en las próximas semanas como consecuencia de la baja en la producción y la falta de ventas.

Botiquines Marinelli SRL es una empresa familiar emblemática y reconocida en el sur santafesino con trascendencia nacional. Está enclavada en el parque industrial de Venado Tuerto y cuenta con alrededor de 30 empleados permanentes en su planta. "Estamos atravesando una situación muy difícil como muchas Pymes en el país a raíz de las importaciones. Esto pone en riesgo no sólo a los dueños de pequeñas y medianas empresas sino que también pone en serio riesgo a muchos puestos de trabajo", relató Marinelli.

En la diversidad de producción que fabrica Marinelli hay realidades diferentes aunque todas son críticas. Pero dónde más se siente la apertura indiscriminada de las importaciones es en los asientos de inodoros que vienen de Asia a un precio imposible de competir. "Con las importaciones hay gente que gana dinero y hay gente a la que la perjudica notoriamente como es nuestro caso. Las tapas de inodoro vienen a mitad de precio del costo nuestro para producirlas con lo cual se hace imposible competir", remarcó el empresario.

La realidad de ésta empresa venadense no escapa a las generales de la ley y lo que está sucediendo con Marinelli es lo que padecen miles de Pymes a lo largo y a lo ancho del país. Prueba de ello es la caída en la producción nacional en general como consecuencia de la apertura indiscriminada de las importaciones desde lugares dónde la mano de obra es mucho más barata que la nacional.

El empresario explicó que China produce tres tapas de inodoro de distintas calidades; la buena, la intermedia y la mala. "Ellos traen la intermedia que es de similar calidad a la nuestra pero con el aliciente que las venden más barata que las nuestras siendo que les cuesta la mitad para hacerlas".

"Es imposible competir con el precio. Tampoco con los sueldos ya que sabemos que los sueldos en esos lugares son mucho más baratos que lo que nos cuesta a los pequeños y medianos empresarios en la Argentina. Es muy preocupante la situación por eso solicitamos ayuda del gobierno nacional con los programas Repro; por ejemplo", detalló Marinelli.

Otro de los temas que preocupan es la disparidad de precios entre China y la Argentina. "Allá el sueldo cuesta la mitad que lo que cuesta en nuestro país y además los mismo insumos que utilizamos para fabricar las tapas de inodoros; también salen un 50 por ciento menos que en Argentina. En este escenario es imposible seguir subsistiendo si no hay ayuda estatal que confío va a llegar".

La realidad de las importaciones en este rubro específico data de varios años; no es un fenómeno que sólo incluya al actual gobierno de Mauricio Macri. "Hace seis años que vienen ingresando estos productos desde China. Lo que pasa es que antes había algún tipo de restricciones que hacía más difícil que esos productos se impongan masivamente por el precio".

Y agregó: "Somos una pequeña empresa familiar por lo que estamos lejos de lograr una cercanía con factores de poder o decisión, pero extraoficialmente nos dicen que se bajaron un 30 por ciento los aranceles aduaneros y por eso tienen ese precio en el mercado argentino".

Dos fábricas. El empresario venadense explicó que había cuatro o cinco empresa nacionales que se dedicaban a la fabricación de tapas de inodoros de madera pero que ahora "sólo quedan dos en el país, y una es de Venado. Una de las soluciones sería, la más drástica, cerrar las importaciones de asientos de inodoros. Sabemos que eso no es fácil de llevar a cabo. Lo que si creemos que habría que poner ciertas trabas, ciertos aranceles ya que de éste modo se hace imposible competir a la industria".

Para graficar la situación, Marinelli comentó: "Nos cuesta 300 pesos producir una tapa de inodoro y las que ingresan de China se venden a 165 pesos. Ellos venden la tapa de inodoro a la mitad de lo que a nosotros nos cuesta producirlas. Está claro que con ésta ecuación se hace realmente imposible competir con los chinos".

La empresa vendía hasta hace algunos años, sólo en la región, unas 700 tapas de inodoros y hoy apenas llegan a las 50. "Los empleados son conscientes de esta situación porque ellos ven lo que estamos fabricando y se dan cuenta de la gravedad de la situación", resumió Marinelli.

Comentarios