La ciudad
Lunes 04 de Septiembre de 2017

Un oferente del nuevo transporte a un paso de bajarse de la licitación

El municipio abrió hace un año los sobres con las propuestas, pero aún no se adjudicaron las dos zonas. Se preveía ponerlo en marcha en enero próximo.

En medio de la expectativa por la adjudicación del nuevo sistema de transporte urbano de pasajeros, uno de los oferentes en la licitación sembró sus dudas en relación a su continuidad en este proceso. "La Municipalidad tiene que ser clara y contundente, la sensación es que hace un mes se visualizó algún interés para comenzar a adjudicar esta licitación, pero hoy no lo estamos viendo", afirmó Roberto Albisu, representante de Ersa, la transportista interesada en desembarcar en la ciudad, y hoy tiene concesiones en Córdoba, Buenos Aires, Paraná (Entre Ríos), entre otras provincias. Desde la Intendencia prometieron poner en marcha los nuevos colectivos en enero.

Hace ya un año, el Ejecutivo abrió los sobres para un nuevo esquema circulatorio en el transporte urbano de pasajeros: líneas troncales, barriales y de enlace que cambiarán las fisonomía de lo conocido hasta el momento.

Una comisión evaluadora del Ente de la Movilidad analiza cada propuesta que, según los plazos prometidos, debería desembocar en una adjudicación en estos días. La intención de la intendenta Mónica Fein era, hasta ahora, ponerlo en marcha en enero próximo, cuando la demanda del transporte baja.

El futuro sistema fue dividido en tres zonas: la primera será potestad exclusiva del Estado y abrió el juego a la inversión privada para las otras dos.

En el grupo dos se presentaron la Empresa Romero SA (Ersa) de Corrientes, El Cacique de Mendoza y la Unidad Transitoria de Empresas (UTE) integrada por Recreo de Santa Fe capital, San Francisco de San Juan y autobuses Buenos Aires, que también compulsa en el grupo 3 contra Rosario Bus.

La firma correntina (del empresario Juan Carlos Romero) se expandió en los últimos años a siete provincias argentinas, mientras que compañía mendocina (de Sergio Pensalfine) tiene la envergadura de la rosarina Movi.

La empresa Rosario Bus de Agustín Bermúdez es vista con más chances de quedarse con el tercer grupo. Por eso los especialistas, admiten que la "madre de todas las batallas" se darán con las trece líneas del segundo grupo, donde ahora se encienden las alarmas.

El ejecutivo de Ersa dejó abierta la puerta sobre que podría abandonar la licitación. "Consideramos que todas las empresas han sido visitadas, analizadas, la documentación que se solicitó fue frondosa, pero también es cierto que los comportamientos de las empresas no pueden ser improvisaciones que después traigan aparejadas problemas a futuro en la prestación del servicio", dijo Albisu, quien agregó: "No existe por ahora un indicativo que nos permita pensar que en el mes de enero se pueda prestar servicio como corresponde".

Según el pliego que estableció el Ente de la Movilidad, los licitantes pueden conseguir hasta el 65 por ciento del puntaje con la propuesta técnica, se pueden sumar 20 puntos por la valoración económica del proyecto y 15 por referencias y experiencia del operador.

Pero el empresario le apuntó de lleno a la dilación de los tiempos entre recepción de ofertas y adjudicación. "Hay una cuestión poco competitiva, ya que las ofertas han sido recibidas con un año de anticipación", recordó al manifestar su escepticismo para cumplir con el cronograma oficial.

"Creemos que en Rosario los plazos se han excedido en su normalidad y también consideramos que una fecha para la modificación tanto en lo estructural como en lo operativo no se puede producir si no es en enero o febrero, que es donde la caída del trasporte en lo que hace al usuario permite que se pueda realizar este tipo de trabajo", afirmó.

En esta línea de argumentación, Albisu envió un mensaje directo al Palacio de los Leones. "La Municipalidad tiene que ser clara y contundente, la sensación es que hace un mes se visualizó que había algún interés particular para comenzar a adjudicar esta licitación. Hoy no lo estamos viendo, porque no hemos tenido ninguna conexión con el Estado municipal, al cual le interese que a los prestadores les vaya bien".

Sobre el final, y evaluando un escenario de prórroga del actual sistema, el ejecutivo fue crítico con uno de los oferentes que hoy está prestando servicio en la ciudad y que según él "compite con algunas ventajas en relación a otras ofertas".

Sin mencionarlo, pero en un escenario donde existe un sólo prestador privado, desde Ersa consideraron que "está en un terreno donde no tiene que generar infraestructura y esto para las otras empresas es competencia desleal".

Vale recordar que las dos adjudicatarias deberán invertir entre 1.480 y 1.830 millones de pesos si deciden utilizar unidades a estrenar. Son unas 570 unidades que deben ser preparadas antes de enero si es que se quiere lanzar el sistema en esa fecha.

Además, debe absorber unos 2.000 trabajadores, que hoy están distribuidos entre Rosario Bus y la Movi, la firma estatal que surgió de la fusión de La Mixta y la Semtur.

M.C.

Comentarios