Policiales

Un crimen más con sello mafioso, ahora en un camino rural de Fighiera

La víctima, Diego Damián Spina, un camionero de 37 años, recibió al menos un disparo en el cráneo. Lo encontraron en un descampado.

Miércoles 02 de Mayo de 2018

Otro homicidio con sello mafioso sacudió el fin de semana largo al departamento Rosario. Fue en las primeras horas del lunes cuando se encontró el cadáver de un camionero con un disparo de arma de fuego en la cabeza y a su alrededor varias vainas servidas calibre 9 milímetros. Ocurrió en un camino rural que marca el límite entre Arroyo Seco y Fighiera. La víctima fue identificada como Diego Damián Spina, de 37 años, afincado en la primera de esas localidades y con antecedentes por infracción a la ley de estupefacientes. También fue denunciado por un familiar por intento de abuso sexual, una causa que terminó purgando con una probation.

El domingo a la noche algunos lugareños escucharon los estampidos secos de un arma de fuego, pero nadie se animó a asomarse para corroborar el origen de las detonaciones. Recién con las luces del día lunes algunas personas salieron para realizar sus tareas habituales y se toparon con una imagen sangrienta.

El cadáver de un hombre de mediana edad y con claros signos de haber sufrido una muerte violenta yacía sobre la vera de un camino rural que corre paralelo a la empresa Cerámica del Sur, situada sobre ruta provincial 21, a unos cuatro kilómetros en dirección al río, en jurisdicción de Fighiera.

Al lugar, descampado y repleto de pastizales, llegaron efectivos de la subcomisaria 11ª de Fighiera con jurisdicción en la zona y corroboraron la situación. El cuerpo estaba tendido sobre un costado de la calle de tierra, junto a matas de pastizales, vestía una remera oscura, pantalón negro y botas del mismo color. A simple vista se pudo corroborar que tenía un disparo de arma de fuego en la oreja izquierda y a su lado se individualizaron tres vainas servidas calibre 9 milímetros.

De inmediato se dio aviso al fiscal de la Unidad de Homicidios en turno, Luis Schiappa Pietra, y a la Brigada de Homicidios y el Gabinete Criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI). Según los rastros e indicios colectados, los pesquisas especulaban con la participación de una o más personas en la escena del crimen.

Venganza o ajuste

Tras confirmar la identidad del hombre asesinado, y de acuerdo a información aportada por la Fiscalía, el hecho se investiga como un homicidio con indicios de una venganza o ajuste de cuentas, aunque se desconocen las motivaciones.

Según los datos preliminares, el fallecimiento se habría producido la noche del domingo (aunque se aguarda el resultado final de la autopsia), lo cual coincidiría con la franja horaria entre las 22 y las 23 en la cual los vecinos dicen haber escuchado la detonaciones.

Uno de los primeros policías en llegar fue el comisario inspector de la Zona 8ª, Nelson Tobajas, quien aportó algunos aspectos del crimen. "Presentaba varios disparos de arma de fuego en la cabeza. Ya se ordenaron entrevistas a los familiares, quienes lo reconocieron en el lugar. Los vecinos escucharon detonaciones de arma de fuego cerca de la 22, y en el sitio se hallaron vainas servidas. Sabemos que la víctima consumía y tenías problemas con las drogas", indicó el funcionario.

Frentes abiertos

Desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA) se informó que no se descarta ninguna hipótesis en relación al homicidio, aunque las medidas en relación al esclarecimiento del caso se mantienen bajo estricta reserva para no entorpecer la investigación. Por el momento se están entrecruzando las declaraciones de los familiares de Spina con rastros y otros aspectos vincualdos a su vida.

Si bien se mostraron prudentes a la hora de bucear en las motivaciones del crimen, algunas fuentes cercanas a la pesquisa deslizaron que Spina tenía "varios frentes abiertos". Además de sus problemas de adicciones, que lo relacionaron con mundo del comercio de estupefacientes, había enfrentado una denuncia por abuso sexual agravado (contra un familiar), causa que se cerró con una probation (suspensión del juicio a prueba).

Aunque no guardan relación, en poco menos de un mes es el segundo homicidio con características mafiosas similares. El 12 de abril fue hallado en un camino rural de Ibarlucea y asesinado con al menos 34 disparos calibre 9 milímetros Alan Ezequiel Pedrasa, un joven de 21 años que había salido de su casa para ver el partido por la Copa Sudamericana entre Rosario Central y San Pablo y fue interceptado por sicarios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario