Policiales

Triple crimen: revelan que una víctima temía a narcotraficantes mexicanos

Los investigadores de los crímenes de los tres empresarios ejecutados en un descampado de General Rodríguez buscaban ayer conexiones entre las tres víctimas y un grupo mafioso dedicado a la elaboración de drogas sintéticas descubierto el mes pasado en una quinta de Ingeniero Maschwitz.

Sábado 16 de Agosto de 2008

Buenos Aires.— Los investigadores de los crímenes de los tres empresarios ejecutados en un descampado de General Rodríguez buscaban ayer conexiones entre las tres víctimas y un grupo mafioso dedicado a la elaboración de drogas sintéticas descubierto el mes pasado en una quinta de Ingeniero Maschwitz. Esta acción terminó con nueve mexicanos detenidos el 18 de julio pasado.

Por eso ayer atrajo la atención que el periodista Cristian Sanz se presentara a la Justicia a decir que a fines de mayo pasado le había hecho una entrevista a Sebastián Forza, uno de los tres empresarios acribillados. El periodista dijo que Forza le confesó entonces estar asustado por una serie de amenazas de muerte recibidas. Según su versión, Forza le habría dicho que tenía vínculos con mafias de narcotraficantes mexicanos y que desde que se había desvinculado de ellos, en noviembre de 2007, recibía advertencias anónimas donde le pronosticaban su muerte.

El periodista Sanz fue recibido por el ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli.

Actividad comercial. También el gobierno nacional enfocó ayer en especial a Forza, al ratificar que tenía una veintena de causas penales abiertas por adulteración y venta de medicamentos prohibidos o robados.

El ministro de Justicia de la Nación, Aníbal Fernández, retomó las hipótesis generadas por los asesinatos, cuyos investigadores presumen están ligados a una venganza del narcotráfico o al circuito ilegal de fármacos. En el triple crimen, planteó Fernández, "hay mucha tela para cortar".

El funcionario se refirió así a la segunda de las hipótesis que manejan los investigadores sobre los asesinatos de Forza, de 34 años, Damián Ferrón, de 37, y Leopoldo Bina, de 35, cuyos cuerpos fueron inhumados ayer en cementerios de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Fernández dijo que Forza tenía unas veinte causas judiciales por esas actividades ilícitas y destacó que las habría realizado a través de su empresa de distribución de medicamentos Seacamp SA, que pasó a llamarse luego Sanfor Salud SA y se concursó en febrero de este año. Dijo que Forza "fue titular de la droguería Baires Med, cuya razón social o nombre de fantasía era Seacamp SA, que tenía 20 causas penales".

Por este accionar ilícito, el Ministerio de Salud procedió a la inhabilitación de Seacamp SA a partir de 1º de abril de 2008, dijo Fernández.

Forza y Ferrón, que estaban ligados al negocio de venta de medicamentos, y Bina, que era publicitario, fueron encontrados acribillados el miércoles en un descampado cerca del kilómetro 11 de la ruta provincial 6, en la localidad bonaerense de General Rodríguez. Habían desaparecido el jueves de la semana anterior tras mantener una reunión de negocios.

Según indicó la agencia DyN, una de las causas contra Forza estaba vinculada a una denuncia del Instituto Nacional de Medicamentos (Iname) en abril del año pasado, a raíz de que dos mujeres que padecían cáncer de mama se presentaron a centros de salud para que les aplicaran los remedios que habían comprado.

Sin embargo, los médicos se negaron a suministrárselos porque advirtieron anomalías y luego se comprobó que eran falsos. Se inició entonces una causa para establecer en qué laboratorio se falsificaban los medicamentos, para lo cual el fiscal porteño Adrián Giménez pidió un entrecruzamiento de llamadas de tres empresas, dos de las cuales eran Bairesmed y Seacamp SA.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario