Policiales

Tres testigos relevantes, el eje de la tercera semana del juicio a Los Monos

Luis Paz es el más esperado. También está citado un declarante de identidad reservada y un hombre que dio detalles muy finos de los líderes

Lunes 04 de Diciembre de 2017

la sala. Desde hoy desfilan testigos civiles de la causa por asociación ilícita en el juicio que presiden los jueces Manfrín, Usandizaga y Mas Varela.

La semana pasada en el juicio a Los Monos se entabló la dura batalla de las escuchas. Lo que empieza hoy será el duelo por las voces de varios de los testigos más relevantes. Los convocados para este primer tramo son en su mayoría llamados por la fiscalía, que con su testimonio complicaron durante la etapa de instrucción a los líderes de la organización, entrelazando sus nombres con sus actividades delictivas, describiendo sus roles y en algunos casos mencionando a sus víctimas. La gran incógnita es si estos testigos se presentarán a cumplir con la exigencia de la carga pública, que los obliga a estar en la sala de audiencia para repetir lo que dijeron, pero esta vez enfrente de los imputados.

Los tres convocados que fueron relevantes para los acusadores a quienes se espera esta semana son Luis Alberto Paz, Diego R. y un testigo de identidad reservada. Las defensas esperan interrogarlos a fondo.

Es evidente que el que más expectativa generó es Luis Paz. Se trata del padre de Martín "Fantasma" Paz, asesinado en Entre Ríos y 27 de Febrero el 8 de septiembre de 2012, incidente que abre el expediente que derivó en la investigación hacia la asociación ilícita. La presencia de Paz, de 62 años, es una parte fundamental del pleito. Los fiscales indicarán que es porque se trata del padre de la víctima quien, además, brindó detalles muy valiosos sobre la familia Cantero y sus allegados, a quienes conocía en profundidad.

Las defensas replicarán que Paz es la evidencia de la parcialidad del primer instructor, Juan Carlos Vienna, con quien coincidió en un viaje a Estados Unidos para ver una velada boxística. Afirmarán, como ya lo han hecho, que Paz pudo haber sido investigado pero no lo fue, como tampoco nadie de su familia.

En el nombre del padre

Referenciado como sponsor del club Central Córdoba, entrenador de boxeo y titular de una flota de taxis, Luis Paz es investigado por la Justicia Federal de Santa Fe por una acumulación significativa de bienes en 2015 con compras de inmuebles. También por tener a familiares en sociedades comerciales con personas vinculadas al narcotráfico a quienes se los presume pantallas de sociedades que tienen como contribuyente en la sombra al propio Paz.

La fiscalía indica que los detalles que aportó Paz son valiosos en tanto lo que se investiga es el homicidio de su propio hijo. Se apoyarán en la declaración de la semana pasada de los policías de la División Judicial. En especial del suboficial Ariel Lotito, que señaló que el Fantasma había recibido dinero de Los Monos para comprar una carga de cocaína que terminó interceptada por la Gendarmería en Tartagal, Salta. Y que Paz padre conocía de cerca a Los Monos por la relación del Fantasma con ellos y de su hija Mercedes con Claudio "Pájaro" Cantero.

Lo que le interesa a la acusación son los detalles que dio Paz el 31 de julio de 2013. Una cosa significativa es que el padre de Martín, al declarar al inicio de la causa, dijo no saber quién estaba detrás del asesinato de su hijo. Pero a dos meses de que mataran al Pájaro, Paz volvió al juzgado.

"Mi hija salió con Pájaro hasta tres meses antes de su muerte. Creo que la razón de la ruptura fueron las infidelidades continuas de él. A mi hijo le di veinte mil consejos para que no se juntara con esa gente. Pero él creía que se las sabía todas y no me hizo caso nunca", dijo Paz.

A partir de allí hizo revelaciones minuciosas sobre cada miembro principal de Los Monos. Dijo que todo lo conocía por lo que le contaba su hijo. A esa altura ya sabía que dos días después del crimen del Pájaro había escuchas que señalaban que Ramón "Monchi Cantero" Machuca le entregó armas a su hermano Ariel "Guille" Cantero, quien salió en su búsqueda hacia la ciudad de Santa Fe. "Estamos buscando acá, en el casino, en todos lados, no lo pudimos encontrar. ¿Vos no sabés si tiene una casa acá el viejo Paz?", le pregunta Guille a Monchi el 28 de mayo de 2013 a las 22.23.

Adicto

Otro testigo relevante para los fiscales es Diego R., un joven que dijo ser adicto y dio detalles del funcionamiento de una organización criminal vinculada con miembros del clan de Las Flores. "Conozco a todos los Cantero porque mis hermanos estuvieron detenidos en la cárcel de Coronda con ellos. Yo en 2001 estuve viviendo en el barrio Las Flores, donde viven ellos", afirmó en la instrucción.

"Tienen una organización y un encargado para cada cosa", dijo inicialmente. "Tuve una propuesta de parte de ellos, Mariano (Salomón), Monchi y el Guille Cantero, de trabajo, que yo rechacé. Yo me tenía que unir a trabajar en la banda con ellos, dado que yo no acepté la propuesta, me tiran un tiro en la pierna".

Este testigo estaba inicialmente citado para el miércoles pasado pero las demoras por incidentes en las audiencias aplazaron su turno. En la elevación a juicio de este caso se indica que por datos de su testimonio aparecen explicadas alternativas de homicidios sin esclarecer que él vincula a la asociación ilícita juzgada. Una incógnita es si habrá de presentarse.

¿Encubierto?

Otro de los testigos primordiales del caso es un detenido que cumple condena por un homicidio cometido a la salida de un after de Maipú al 800, en noviembre de 2012. Se alude a él como testigo de identidad reservada aunque su nombre ha sido publicado en los medios más diversos a partir de la detección en una fiscalía federal de unas escuchas que daban cuenta de un presunto plan para atentar contra la vida de funcionarios judiciales, entre ellos Vienna y el fiscal Guillermo Camporini.

El testigo dio referencias del grupo en una extensa declaración que consta en el cuerpo 53 del expediente de asociación ilícita. Allí da detalles de los principales miembros. Aseguró que el primer negocio de los Cantero no había sido la droga "sino la protección de otros narcos". Refirió la mecánica de acción de la banda y su zona de desempeño. "Manejaban La Granada, Las Flores, 17 de Agosto (...) allí no entraba ni la policía, ni el comando, ni nada, tenían un control absoluto de estos barrios". Aludió a otros negocios. "Incluso manejan los remises truchos que trabajan en el casino, lo cual es el barrio La Granada, así como el estacionamiento por fuera del casino".

Fue categórico sobre personas que ya están condenadas o son juzgadas en estas audiencias. "Los Cantero tenían quioscos en la República de la Sexta. Trabajaban para el Guille ahí el Ema Chamorro, el Pibu Villa y el Gordo Vilches. Le compraban la mercadería y la protección que era un porcentaje de las ventas, además el Guille los abastecía con cuatro o cinco fierros que no podían perder. También tenían quioscos en La Lata y en La Mandarina".

Otros dos testimonios relevantes para estas jornadas son los dos mujeres que expusieron la dinámica de amenazas, usurpaciones y desplazamientos forzados de la zona sur de familias que habitaban casas precarias, según ellas apropiadas de forma violenta por allegados a los Cantero. Se espera además a Eduardo Alomar, padre de Marcelo Alomar, víctima del triple homicidio ocurrido frente al Distrito Sudoeste el 28 de mayo de 2013, en el marco de las venganzas por el asesinato del Pájaro Cantero.

El testigo encubierto al que esperan es quien fue señalado por un plan para atacar al juez Vienna y al fiscal Camporini

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario