Policiales

Ráfagas de "metra" y muerte sacuden otra vez las calles de barrio Moreno

A una cuadra de la canchita donde se perpetró el Triple Crimen de 2012, Yoel Delgado fue acribillado a balazos el jueves por la noche. Tenía 22 años

Sábado 10 de Julio de 2021

Las últimas 48 horas fueron de terror y sobresaltos en la cuadra Presidente Quintana entre Balcarce y Moreno. Durante las noches del miércoles y el jueves atacantes no identificados pasaron por el frente de un pasillo y lo rociaron con plomo con una “metra”, como se le dice en la calle a la pistola ametralladora. El jueves fue apenas pasadas las 20.30 cuando Yoel Pablo Delgado, de 22 años y apodado “Yimi”, estaba en el ingreso al pasillo y recibió el fuerte de la descarga que partió desde un auto en movimiento. Los vecinos aseguran haber escuchado “treinta balazos por lo menos, disparados en ráfagas”. Los peritos recolectaron de la escena 20 vainas servidas calibres 40 y 9 milímetros. Delgado recibió múltiples heridas y fue trasladado por un vecino al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez donde nada pudieron hacer por salvarle la vida. ¿El blanco del ataque era Delgado? ¿La víctima estaba en el lugar y recibió de pleno un golpe que era para cualquiera? “Acá volvieron las balaceras casi como en la época del Triple Crimen (enero 2012). Algunos dicen que todo que es una pelea entre dos bandas porque quieren algunas casas del pasillo. Otros que es un problema entre vendedores de falopa”, indicó una de las poquísimas vecina que dialogó con este medio.

Testigos indicaron que el ataque partió desde un Volkswagen Surán gris con cuatro ocupantes. Anoticiados en la central del 911 emitió un alerta y un móvil del Comando Radioeléctrico inició una persecución en inmediaciones de Juan XXIII (ex Biedma) y Espinillo sobre una Surán gris que terminó en el pasaje 1818 al 1800 (Perú al 3800), en barrio La Lagunita, a 60 cuadras de la escena del homicidio. Allí el auto quedó estacionado y los cuatro pasajeros huyeron a pie. Uno de ellos fue perseguido, capturado e identificado como Uriel Jesús G., de 16 años. El vehículo tenía pedido de captura por haber sido robado horas antes.

Uriel quedó a disposición de la Justicia de Menores en turno. ¿El VW Surán es el mismo que participó del ataque que terminó en el homicidio de Yimi? Fuentes allegadas a la pesquisa en manos de la fiscal Gisella Paolicelli indicaron que todo está bajo investigación, aunque voceros extraoficiales indicaron una alta probabilidad de que desde ese auto hayan partido los disparos que terminaron con la vida de Delgado.

A unos metros de lo cotidiano

El asesinato de Yimi Delgado ocurrió a 170 metros del lugar donde el sábado 27 de febrero pasado fueron atacados a tiros Lucas Elías Rolón, de 27 años, y su hermano Martín, de 19. Ambos fueron baleados por una persona que después del ataque se dio a la fuga a bordo de una moto. Cuando los policías llegaron al lugar se encontraron con Lucas tendido en el suelo sin vida y Martín herido. El ataque es investigado por el fiscal Alejandro Ferlazzo.

>>Leer más: Un certero balazo puso fin a la vida de un joven de 27 años en villa Moreno

Lucas Rolón era parte del Movimiento Territorios Saludables, una organización social que está en el barrio desde hace una década y que formó parte del Movimiento 26 de Junio que en enero de 2012 emprendió un proceso de reclamo de justicia después de los asesinatos de Jeremías “Jere” Trasante, Claudio “Mono” Suárez y Adrián “Patom” Rodríguez, hecho que se conoció como el Triple Crimen de la Villa Moreno perpetrado en la canchita ubicada en Presidente Quintana y Dorrego. Uno de los asesinatos múltiples más representativos para entender el porqué de la violencia que se sostiene hasta estos días en los barrios de la ciudad que llevó tras las rejas a tres personas, una de ellas un peso pesado de la zona: Sergio “Quemado” Rodríguez, quien cumple una condena a 32 años de prisión como autor intelectual y ejecutor de la masacre.

image (56).jpg

“Los pibes están en peligro por el solo hecho de ser jóvenes anónimos en barrios populares”, indicaron a un cronista de este diario tras el crimen. Y agregaron: “Es terrible lo cotidiano que resulta una muerte joven fuera del centro, se naturaliza. El dolor se queda en el barrio, donde nos conocemos y siempre intentamos ayudarnos”. Un allegado a Rolón lo graficó así: “Acá matan por diversión”. La muerte nunca dejó de pasearse por barrio Moreno.

Autopista criminal

Hace aproximadamente dos años que dos calles de barrio Moreno fueron abiertas dentro de un plan de urbanización. Una de ellas fue Presidente Quintana, entre Moreno y Balcarce. “El barrio empezó a empeorar desde que abrieron Presidente Quintana. Generaron una autopista en la que el que chorea en moto o el que dispara en moto o auto tenga una vía más rápida para huir”, explicó una antigua residente del barrio, de cuando a la zona se la llamaba “Villa” Moreno.

Delgado fue acribillado en la boca de ingreso al pasillo más cercano a Balcarce. Un pasaje peatonal semipúblico de tierra apisonada y humildes viviendas, que tiene boca de ingreso por Quintana y por Doctor Riva. En cada uno de los ingresos hay un portón de rejas que puede o no estar cerrado. “Algunos vecinos lo cierran y otros no. Por ahí venís un día y esta cerrado y otro abierto”, explicó una vecina de la cuadra.

>>Leer más: El triple crimen de Villa Moreno revive una película que lo trae al presente

Los vecinos del pasillo directamente desecharon la idea de dialogar con la prensa. “No escuchamos nada más que algunos disparos”, dijo un vecino haciendo referencia a la treintena de disparos que otros residentes dijeron haber escuchado en un radio de 200 metros, al menos. Para conseguir información hubo que alejarse del epicentro. “Lo que pasa es que nadie te va a contar nada porque esa zona arde. De Presidente Quintana al fondo (hacia el sur) el barrio es un desastre”, explicó un hombre que vive de Quintana al norte. Delgado vivía a pocos metros del lugar donde lo mataron.

image (58).jpg

“Las últimas dos noches se escucharon disparos de metra en la misma zona, en inmediaciones del pasillo. Esto viene por una pelea entre bandas porque quieren varias casas que están en ese pasillo”, explicó un vecino. Varias investigaciones judiciales en curso denotan que las calles de esta barriada son patrimonio de gavillas franquicias de la banda de Los Monos.

Alrededor de las 20.30 del jueves Yimi estaba en la boca del pasillo charlando con otros muchachos cuando pasó un Surán gris a los tiros. Delgado recibió múltiples heridas en su cuerpo. Si bien los vecinos afirmaron haber reconocido la metra por los disparos en ráfaga, los peritos también recolectaron vainas de una pistola calibre 40. Los plomos perdidos surcaron el espacio aéreo del pasillo.

Un vecino cargó a Delgado en su auto y lo llevó en estado desesperante al Heca donde ingresó alrededor de las 20.50. Nada pudieron hacer para salvarle la vida. “Este barrio sigue siendo el mismo desastre de la época que mataron a los chicos en la canchita. Tiros todas las noches. Motos que pasan a todo lo que dan y vos no sabes si te van a robar o te van a matar", dijo una vecina.

Las primeras medidas investigativas fueron tomadas por el fiscal de Homicidios Adrián Spelta, pero con el correr de las horas el expediente pasó a manos de Gisella Paolicelli, quien comisionó a efectivos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) para que recabaran testimonios de potenciales testigos y relevaran la existencia de cámaras de vigilancia públicas y privadas.

Sobre Delgado sus allegados lo definieron como “un buen pibe” y durante la jornada del viernes, mientras la familia esperaba que desde el Instituto Médico Legal (IML) liberaran el cuerpo para velarlo, sus amigos realizaban una colecta de “100 pesos por cabeza” para ayudar a cubrir las cuentas del sepelio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario