POLICIALES

Un certero balazo puso fin a la vida de un joven de 27 años en villa Moreno

Lucas Rolón y su hermano fueron atacados por una persona en un confuso episodio aún no esclarecido.

Domingo 28 de Febrero de 2021

"Matan por diversión". Un chico de unos 15 años, detrás de una ventana y agarrado de las rejas, brindó así una explicación sencilla de cómo se vive en algunos barrios la violencia urbana que no para de cobrarse víctimas letales. Este joven es allegado a Lucas Elías Rolón, un muchacho de 27 años asesinado a balazos la madrugada del sábado en Presidente Quintana y Dorrego en un hecho en el que también fue herido su hermano Martín, de 19 años. Lucas tenía referencia con una organización barrial que tiene sede a metros de su casa y los militantes de este espacio brindan un panorama sobre una situación que los atraviesa desde hace diez años.

Cerca de la 1.30 del sábado Lucas Elías Rolón estaba con su hermano Martín en la esquina de Presidente Quintana y Dorrego. Según informaron desde la Agencia de Investigación Criminal (AIC) los chicos fueron baleados por una persona que después del ataque se dio a la fuga a bordo de una moto. Cuando los policías llegaron al lugar se encontraron con Lucas tendido en el suelo sin vida. Según detallaron tenía un balazo en la cabeza y heridas de arma blanca.

>>Leer más: Matan a una mujer en un ataque a balazos en el que también resultó herido un chico de 4 años

Su hermano fue trasladado por familiares al Hospital Roque Sáenz Peña, desde donde lo derivaron al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez por la gravedad de las heridas de arma de fuego que había recibido. Al cierre de esta edición seguía internado. En la escena del hecho la policía juntó cinco vainas servidas de calibre 9 milímetros. En tanto el fiscal a cargo de la investigación, Alejandro Ferlazzo, de Homicidios Dolosos, pidió a la AIC tareas investigativas para esclarecer el hecho.

Por la información brindada por los investigadores en sus versiones preliminares el hecho trascendió como un crimen con sello sicario. Sin embargo a la tarde del sábado los familiares de los chicos prefirieron no reducir este suceso trágico a una explicación tan lineal. Hablaron, en cambio, de una pelea entre los dos hermanos en los momentos previos a que apareciera en escena otra persona que sacó su arma y gatilló contra los dos. Incluso el agresor podría ser un conocido del barrio. De ahí que un allegado a las víctimas concluyó que hay pibes que "matan por diversión".

>>Leer más: Ola de violencia: un hombre fue ultimado a tiros en un crimen con sello sicario en zona oeste

En horas de la siesta del sábado el calor se hacía insoportable en Rosario. La familia de Lucas y Martín estaba sentada en la puerta de su casa, ubicada en Presidente Quintana al 1800, al costado de una cancha de fútbol rodeada de viviendas. En diálogo con este diario la madre, los primos y las tías de los chicos apenas pudieron desahogar un poco de tristeza. También manifestaron enojo con los efectivos policiales que, según dijeron, no quisieron trasladar a Lucas a un hospital. "Nos dijeron que si lo llevaban ellos se iban a tener que hacer cargo", explicó una mujer.

Si hay un punto en común sobre cómo vive una comunidad barrial las horas siguientes a un hecho de estas características, además de la angustia por la pérdida de un ser querido, es el miedo a decir algo que profundice un problema o genere uno nuevo. "Yo tengo hijos chicos y los quiero cuidar", dijo una mujer del barrio como argumento suficiente para llamarse al silencio.

Vínculo con una organización barrial

Del otro lado del potrero está la sede del Movimiento Territorios Saludables, una organización social que está en el barrio desde hace una década. Lucas se había referenciado con los militantes del espacio de juventudes. "Andaba ahí, merodeando sin entrar", sostuvieron desde la organización para explicar el vínculo que habían generado en estos años. Es que el barrio está lleno de jóvenes y aunque no todos integren formalmente la organización los lazos se van forjando con el paso del tiempo. Algunos aparecen con frecuencia y después se ausentan, pero ese ida y vuelta es parte de los jóvenes que tambalean entre distintos proyectos de vida.

"Los pibes están en peligro por el solo hecho de ser jóvenes anónimos en barrios populares", indicaron. En ese sentido agregaron: "Es terrible lo cotidiano que resulta una muerte joven fuera del centro, se naturaliza. El dolor se queda en el barrio, donde nos conocemos y siempre intentamos ayudarnos".

>>Leer más: Diez años de la colonia de vacaciones que gestaron las mujeres de la Villa Moreno

Territorios Saludables formó parte del Movimiento 26 de Junio que en enero de 2012 emprendió un proceso de reclamo de justicia después de los asesinatos de Jeremías Trasante, Claudio Suárez y Adrián Rodríguez en lo que se conoció como el triple crimen de Villa Moreno. Desde aquel entonces la organización atravesó varias pérdidas por jóvenes asesinados, así como también acompañaron el crecimiento en ese contexto de muchos chicos y chicas. El recuerdo latente de Territorios Saludables está atravesado por escenas dramáticas: los niños que jugaban a levantar las vainas servidas después de las noches de tiroteos, "el llanto joven" en los velorios y los murales del barrio con las caras de los pibes asesinados. Sin ir más lejos a metros de la casa de Lucas Rolón hay una pintada dedicada a las víctimas del triple crimen.

En la sede de la organización funcionó durante unos años el Centro de Acceso a la Justicia (CAJ) de Moreno, dependiente del Ministerio de Justicia de la Nación, que en 2016 ordenó su cierre. Ese contexto fue el que impulsó al Movimiento Territorios Saludables a continuar la militancia barrial. Lo que alguna vez fue el CAJ, impulsado por el Estado, pasó a ser la Oficina de Empoderamiento Comunitario sostenido ahora por vecinas y militantes. La organización también cuenta con una colonia para niñas y niños y con el espacio de juventudes que solía frecuentar Lucas. "El Estado sigue ausente, la política se aleja de la realidad tanto como los bondis de los barrios. Mientras tanto vecinas y organizaciones nos acompañamos, tanto en el dolor como en la lucha cotidiana para transformar esta realidad.", indicaron.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS