Policiales

Procesados por matar a un acusado de un supuesto abuso

Son dos hombres a los que les endilgaron el crimen de Javier Omar Nicoletto, en noviembre pasado. Dijeron que había manoseado a una nena

Domingo 10 de Agosto de 2014

Javier Omar Nicoletto era un tipo conocido en Empalme Graneros. Tenía 43 años, lo apodaban "Billy" y era adicto a las drogas. Pero en los últimos días de su vida, en noviembre del año pasado, una imputación vecinal lo condenó. Fue acusado de "manosear" a una nena de 4 años. Y para eso no existe explicación ni retorno. A la 1.50 del 20 de noviembre Billy estaba sentado con un amigo en una garita de colectivos en Juan José Paso y Víctor Cué. Entonces dos hombres llegaron en una moto y lo increparon: "Vos tenés alta ficha, por eso te pongo", dijo uno de los motociclistas antes de hundir en el pecho de Nicoletto una cuchilla de unos 20 centímetros de hoja. El muchacho fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez pero murió a poco de su arribo.

Por el hecho fueron detenidos Oscar Alberto Quintana, de 34 años, y Marcelo Fabián "Gotita" Aquino, de 41, quien era vecino de Nicoletto. Ocho meses después del crimen el juez de Instrucción Juan Andrés Donnola los procesó como coautores del delito de homicidio simple. Una calificación que tiene una pena estimada entre los 8 y los 25 años de prisión. En la resolución el magistrado no traza diferencia entre el autor material —para la pesquisa fue Aquino— y quien conducía la moto, ya que ambos "se manifiestan claramente en la búsqueda de la víctima con la intención de darle muerte, distribuyendo las conductas y el accionar de ambos a los fines de acometer y consumar el delito", indica Donnola en el dictamen.

Poco querido. Si bien en la resolución de procesamiento el juez no hace hincapié en el móvil del asesinato, los periodistas que pasaron por la escena del crimen aquel 20 de noviembre escucharon el relato de las vecinas del lugar que hablaron sobre la vida de Billy y su trágico final. Tanto Nicoletto como Aquino vivieron en Reconquista al 2300, entre De Angeli y Larrea, a una cuadra y media de la escena del crimen. En ese lugar los vecinos coincidieron en el relato de que Billy era adicto a las drogas, no le gustaba el trabajo y que vivía de lo que podía obtener su concubina.

Ante la afirmación "igual, no se perdió nada" en boca de una doña del barrio, se accedió a la historia que para los vecinos terminó condenando a Nicoletto. La imputación popular fue que Billy había manoseado a una nena de 4 años y que por eso su suegra lo había expulsado de la casa. Sin embargo, en las seccionales 12ª y 20ª no existía por entonces ninguna denuncia formal de abuso sexual en contra de Nicoletto. Pero ante el peso de la acusación en un barrio no importa si la denuncia fue registrada o no.

Tomando cerveza.El miércoles 20 de noviembre a la 1.50 Billy Nicoletto junto a un amigo estaban tomando cerveza en la esquina de Juan José Paso y pasaje Víctor Cué, a escasos metros de Camilo Aldao y de dos quioscos que suelen trabajar hasta pasada la medianoche. Según describieron al menos dos testigos, uno de ellos presencial y que en principio declaró bajo indagatoria, dos hombres llegaron en una moto de 110 centímetros cúbicos. Uno de ellos increpó directamente a Billy Nicoletto y tras una breve discusión lo apuñaló en el pecho. Según los testigos, quien manejaba la moto era Quintana y el autor material Aquino. Ambos fueron reconocidos posteriormente en rueda de personas.

Cinco días después del crimen, el 26 de noviembre, el juez ordenó un allanamiento en una vivienda en la que residía Aquino, al lado de la casa de la suegra de Nicoletto, donde detuvieron a los dos hombres. Además secuestraron una cuchilla de mango negro encintando marca Bulldog, de 25 centímetros de hoja, una cuchilla con mango plástico color negro parcialmente encintada con tachas y una hoja de metal sin marca visible cubierta parcialmente con un producto color negro, y una motocicleta marca Cerro de 110 centímetros cúbicos color negro.

Fin del proceso penal escrito

Hoy es un día clave en la transición entre el viejo y el nuevo sistema penal en la provincia. Según la ley 13.004 "vence el plazo para que las víctimas de delitos o los querellantes puedan formular de manera expresa la continuidad o no de las causas". Por ser domingo, el plazo caducará mañana y "la opción deberá expresarse en un formulario ante el juzgado correspondiente, manifestando la voluntad de que continúe su trámite". De lo contrario, las causas serán archivadas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS