Policiales

Prisión preventiva a cuatro policías por un allanamiento irregular en Santa Fe

La madrugada del martes pasado fueron sorprendidos por sus pares del Comando Radioeléctrico en un procedimiento ilegal

Domingo 12 de Noviembre de 2017

Los cuatro policías de la Unidad Regional I que habían sido detenidos el pasado martes en el barrio Barranquitas de la capital provincial mientras llevaban adelante un procedimiento irregular recibieron la pena de prisión preventiva en el marco de la audiencia de medida cautelar celebrada en Santa Fe.

El juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP) Sergio Carraro, a pedido de la fiscal Gabriela Arri, imputó a los cuatro agentes por los delitos de tentativa de robo calificado, allanamiento ilegal, tenencia ilegítima de arma de fuego de guerra y tentativa de falsificación de documento público. Asimismo, la funcionaria del Ministerio Público de la Acusación refirió en la audiencia de ayer a las amenazas sufridas por uno de los policías que participó en la detención de los investigados.

Dos de los imputados, Adrián Oscar C., de 41 años, y Exequiel Sebastián R., de 36 años, prestaban servicios en el Comando Radioeléctrico de la capital provincial; Cristián Basílica G., de 39 años, trabajaba en el Grupo de Operaciones Especiales (GOE); y el cuarto agente acusado era personal de la 6ª Zona de Inspección y se lo identificó como Leonardo Avelino V., de 32 años.

Imputación

El pasado martes la fiscal Arri les atribuyó a los cuatro investigados la coautoría de los delitos de tentativa de robo calificado (por ser en poblado y en banda, por el uso de arma de fuego y por ser cometida por un miembro de la fuerza de seguridad), allanamiento ilegal, tenencia ilegítima de arma de fuego de guerra y tentativa de falsificación de documento público.

En tanto, el viernes "el juez dio por acreditada la coautoría de los imputados en todos los hechos tal como fueron atribuidos y entendió necesaria la imposición de la prisión preventiva por los riesgos concretos de entorpecimiento probatorio y peligro de fuga". En tal sentido, Arri agregó que "el magistrado también resolvió que la calificación legal imputada era la correcta".

En la audiencia de medida cautelar la fiscal fundamentó su pedido de prisión preventiva (entre otros motivos) en las amenazas sufridas por uno de los policías del Comando Radioeléctrico que participó del operativo en el marco del cual fueron detenidos los cuatro agentes. "El miércoles a la noche dos hombres en moto y armados fueron a la casa y le dijeron que si no cambiaba su declaración lo matarían a él y a su familia", manifestó la fiscal. En tal sentido, la funcionaria aclaró que "todavía es un caso NN porque los autores no fueron identificados".

Arri también informó que "se le tomó declaración testimonial a raíz de lo ocurrido, se dispuso una custodia permanente en su casa y se acordaron medidas de protección personales tanto para él como para otros testigos de lo ocurrido en Barranquitas".

Madrugada violenta

En la audiencia de medida cautelar, la fiscal Arri estuvo acompañada por el fiscal de Violencia Institucional, Ezequiel Hernández, quien será el encargado de continuar con la investigación. Y en función de la importancia del caso, en la audiencia también estuvo presente el Fiscal Regional de la 1ª Circunscripción Judicial, Carlos Arietti.

Los hechos por los cuales quedaron en prisión preventiva los cuatro policías ocurrieron alrededor de las 2.30 de la madrugada del pasado lunes en inmediaciones de una vivienda ubicada en la zona del terrapalén en barrio Barranquitas. La fiscal Arri detalló que "los imputados estaban vestidos con el uniforme policial, el rostro cubierto y habían llegado al lugar en un vehículo particular. Para ingresar a la casa ostentaron su carácter de personal de las fuerzas de seguridad y exhibieron una pistola calibre 9 milímetros".

En tal sentido, la fiscal precisó que "en la vivienda había un hombre al que le exigieron que entregara armas, dinero y drogas. Sin embargo, no lograron su cometido por razones ajenas a su voluntad". En ese marco "personal del Comando Radioeléctrico sorprendió a los cuatro policías en el lugar, quienes fueron trasladados a la seccional 6ª donde exhibieron un revólver calibre 38 que supuestamente habían secuestrado en la vivienda a la que habían ingresado minutos antes", detalló Arri.

"Actuaron con la intención de darle un marco de legalidad a un procedimiento en el que intentaron acreditar el secuestro de un arma a sabiendas de que no había sido obtenida de forma legítima. En tal sentido, también intentaron comenzar a confeccionar un acta de procedimiento de las supuestas actuaciones", concluyó Arri. Por último, la fiscal detalló que "en el marco de la investigación se secuestraron dos vehículos: un Volkswagen Suran y un BMW".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario