Policiales

Piden prisión perpetua para los acusados de matar a un joven por un par de zapatillas

El hecho ocurrió el día de Navidad de 2015 en la zona de Sorrento al 1100. La víctima fue Lucas Joel Fernández y los imputados tienen 23 y 24 años

Jueves 15 de Marzo de 2018

El crimen de Lucas Joel Fernández, baleado la Navidad de 2015 por dos jóvenes que lo atacaron para robarle las zapatillas, comenzó a ser ventilado ayer en un juicio oral y público. La Fiscalía pidió una pena de prisión perpetua para dos acusados, de 23 y 24 años, detenidos el día del crimen tras ser señalados por testigos, entre ellos un amigo de la víctima que sobrevivió a la balacera y declaró en la primera jornada. El joven aseguró que los agresores los sorprendieron desde atrás de un árbol cuando iban en moto por el barrio Parque Casas y que luego de dispararles concretaron el robo, la única motivación que le encontró al ataque.

Emanuel Esquivel tiene 23 años y le dicen "Paca". A Jorge Suárez, un año mayor, lo apodan "Tunchi". Los dos están presos desde fines de 2015 y ayer comenzaron a ser juzgados ante los magistrados Patricia Bilotta, Gerardo López Quintana y Alejandro Negroni como coautores de un homicidio doblemente calificado. Los agravantes que aplicó el fiscal son por la alevosía, dado que a Fernández lo remataron cuando estaba caído en el piso, y por ser un asesinato críminis causa, es decir, para concretar u ocultar otro delito, en este caso el robo. A esto se sumaron las figuras de robo calificado por uso de arma de fuego y lesiones graves.

Bajo esa grave acusación el fiscal Miguel Moreno pidió en sus alegatos de apertura una condena a prisión perpetua para ambos imputados, mientras que el defensor particular Augusto Di Giovanni reclamó la absolución por falta de pruebas. Los acusados no declararon.

Testigos

Luego de las presentaciones iniciales comenzó el desfile de testigos: el amigo de la víctima, dos personas que presenciaron el ataque y la novia de Fernández. Hoy seguirá la ronda de testimonios con el aporte de médicos, policías y allegados a los imputados. Con esto se prevé que termine la etapa de discusión de pruebas, de cara a los alegatos.

Lucas Joel Fernández y David P. eran amigos. La mañana del 25 de diciembre de 2015, luego de recibir la Navidad con sus familias, se encontraron. Lucas tenía 20 años y trabajaba como soldador en una empresa metalúrgica. Convivía con su mujer de 19 años y el hijito de ambos, entonces de un año. Había pasado la Nochebuena junto a su pareja, su hijo, padres, primos y abuelos. Todos compartieron la mesa en su casa de Olivé y Calle 37. Allí amanecieron. Con las primeras luces del día, sobre las 6.30, llegó a la casa David en una moto y enseguida surgió la idea de ir al río con amigos y primos.

Una zona ajena

Pero para completar el plan faltaba una conservadora que ambos salieron a pedir prestada. Y a partir de allí todo sucedió muy rápido. Los jóvenes hicieron no más de diez cuadras hasta Lambaré y Ernesto Renán (Sorrento al 1100), una zona que no era frecuentada por Lucas pero sí por su compañero, cuando dos asaltantes que salieron desde atrás de un árbol los forzaron a detener la marcha y les dispararon desde atrás. El conductor fue herido en un hombro, chocó contra una columna y ambos cayeron al piso. Cuando Fernández estaba aún tirado en el pavimento los agresores se acercaron y lo mataron con otros tres balazos para luego despojarlo del calzado.

"Las fiestas de fin de año se asocian por lo general con los buenos sentimientos. Las familias se juntan, los amigos se visitan, se reúnen y todos festejan de un modo y otro. Pero los sentimientos que están en vereda opuesta —odio, rencor, mezquindad, codicia, desprecio— resultan más ruines aún en esta época", abrió su alegato ante los jueces el fiscal Moreno. "La prueba mostrará el protagonismo y la responsabilidad penal que les cabe a los acusados en el hecho", amplió.

En base a los dichos de testigos, una brigada de la Policía de Investigaciones (PDI) detuvo a los dos sospechosos. Desde entonces, las principales evidencias son los relatos de vecinos que mencionaron como motivación del ataque la resistencia que ofrecieron Lucas y su compañero a un intento de robo de la moto y de sus pertenencias.

A minutos del crimen la madre de Lucas, María del Carmen, se acercó al lugar donde su hijo agonizaba. "Los vecinos me dijeron que los corrieron, que los golpearon y que cuando Lucas cayó lo remataron en el piso, como a un perro y por un par de zapatillas. Yo no sé si esa gente tenía problemas con el otro chico y no sé si él lo entregó a mi hijo", se preguntó en ese momento la mujer, en diálogo con este diario.

"Durante la tarde Lucas le compró ropita a su hijo y no le alcanzó a él para comprarse zapatillas. Por eso le pidió prestado un par a su primo, las cepilló, las lavó y se sentó a la mesa. Esas son las zapatillas que le robaron", describió entonces la mujer, quebrada de dolor.

Más allá de las hipótesis que se barajaron en ese momento, David P. declaró ayer en el juicio que fueron víctimas de un robo al azar y que creé que los atacantes estaban esperando al primero que pasara. Contó que iban en moto con Fernández cuando en Lambaré al 1100, frente a un pasillo y desde atrás de un árbol, salieron a interrumpirles el paso con un arma. El identificó a "Peca", a quien conocía de antes.

"¿Qué pasa amigo? Tenés que andar tranquilo", contó que les dijeron. El aceleró la moto y les dispararon desde atrás. David P. fue herido en un hombro y chocó contra una columna. "¿Estás bien?", le preguntó a su amigo al reponerse de la caída. Pero Fernández no le contestó y al advertir que los agresores se acercaban él se alejó corriendo y saltó detrás de un tapial. Según declaró, se asomó a ver qué pasaba y vio cuando le robaban las zapatillas a su amigo.

El fiscal Moreno acusó a Suárez de haberle efectuado tres disparos a Fernández cuando estaba en el piso y a Esquivel de despojarlo de las zapatillas. El joven sobreviviente indicó que, luego, los agresores lo descubrieron escondido tras el muro, por lo que se alejó corriendo y escapó en una moto que pasaba por el lugar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario