Policiales

Piden altas penas de cárcel por el crimen de "Cuatrerito" Franchetti

La fiscal Marisol Fabbro solicitó 23 y 20 años de cárcel para quienes el 7 de junio de 2016 asesinaran frente al Coloso del Parque a quien quería liderar la barra

Viernes 07 de Junio de 2019

Hoy se cumplen tres años de la muerte de Matías Hernan “Cuatrerito” Franchetti, quien pugnaba por liderar la barra brava de Newell’s Old Boys cuando la tarde del 7 de junio de 2016 fue asesinado con una ráfaga de 14 disparos ejecutados desde una moto frente a la puerta número 6 del Coloso del Parque Independencia. Los atacantes fueron atrapados casi en el momento ya que dos policías de franco que pasaron por el lugar persiguieron a la moto de los sicarios y pidieron refuerzos. Una patrulla del Comando Radioeléctrico les cerró el paso y los detuvo a diez cuadras de la escena del crimen. Fueron identificados como Leandro Agustín Altamirano, de 36 años; y Brian Ezequiel Gruning, de 28. En mayo del año pasado fueron imputados por la fiscal Marisol Fabbro y ayer, en el inicio del juicio oral, la misma funcionaria pidió para ellos 23 y 20 años de prisión respectivamente.

   Ante el tribunal integrado por Paula Álvarez, Patricia Bilotta y Mónica Lamperti, la fiscal acusó a Altamirano por homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego y portación Ilegítima de arma en calidad de coautor; mientras que a Gruning le endilgó homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego en calidad de coautor.

Tres momentos

En su alegato, Fabbro hizo referencia a tres momentos del hecho criminal. La mecánica del episodio, la detención y el secuestro del arma como prueba de lo sucedido.

   Sobre el primero de los ítems, la fiscal recordó que el 7 de junio de 2016 a las 16.25 los imputados llegaron a bordo de una moto tipo enduro sin dominio hasta la puerta 6 del estadio rojinegro. Allí detuvieron la marcha y esperaron a Franchetti, quien salía de la sede leprosa junto a Nelson Gabriel S. y Rubén Juan G. tras mantener una reunión en el club. Cuando se aprestaban a subir a un Citroën C3, Altamirano bajó de la moto, se acercó al auto y descargó catroce balazos matando a “Cuatrerito” en el acto.

   En cuanto a la detención de los acusados, Fabbro sostuvo que el hecho fue presenciado por una pareja de policías de civil que cirulaban en un Peugeot 206 y que tras presenciar el crimen siguieron a los imputados y pidieron refuerzos. Así llegaron hasta bulevar Oroño y 27 de Febrero donde una patrulla colisionó la moto provocando la caída de sus ocupantes y la detención de los mismos.

   Finalmente, la fiscal hizo referencia a las pruebas y enumeró el secuestro de la moto de los sicarios y la pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros usada en el homicidio de la cual Altamirano se despojó y fue hallada en la mochila que un vendedor de turrones tenía sobre la vereda. Al respecto, la pericia al arma coincidió con los proyectiles que mataron a “Cuatrerito”.

   A la hora de esgrimir su alegato, la defensa de Altamirano se manifestó proclive a no discutir los hechos. “Estaba en Newell’s, iba en moto, pero no tuvo participación en el episodio”, dijo el abogado. Y aseguró que el acusado, “como muchas personas, al escuchar detonaciones de armas de fuego salen y se alejan del lugar”, lo que habría hecho Altamirano.

   También explicó que “eran notorios los problemas en la barra de Newell’s, pero lo que hizo mi clilente fue alejarse del lugar. Es imposible probar que él haya realizado los disparos y también que se haya descartado de un arma. Para eso tenemos una prueba científica que lo avala, que es el dermotest”, concluyó y pidió la absolución de su defendido.

   Por su parte, la defensa de Gruning sostuvo que “no son suficientes los testigos y las pruebas que dice tener la Fiscalia” y dijo que “la investigacion contra el acusado ha tenido errores humanos, contradicciones o falsas creencias además de llamativos vacíos cronológicos”. Y recordó que el imputado “lleva tres años privado de la libertad por un hecho en el que no tuvo participación” por lo que solicitó su absolución.

Disputas internas

Al ser asesinado, Franchetti tenía 26 años y había estado implicado en causas por drogas, a tal punto que había cumplido una pena de 3 años por tráfico de cocaína en la causa “Carbón blanco”.

   Un testimonio clave en la causa fue el de Maximiliano La Rocca, segunda línea de Franchetti y sucesor en el paravalanchas rojinegro por un par de semanas ya que fue asesinado a tiros en avenida Pellegrini al 5300 el 27 de junio de ese mismo año.

   La Rocca dijo que él había estado un momento antes tomando algo con Franchetti y los otros hombres que salieron con él del estadio y que tras despedirse hizo cinco pasos y escuchó los disparos. “Fueron como siete tiros, fácil, ahí veo que Rubén y Nelson salen corriendo para los parrilleros. Cuando terminan los disparos veo una moto bordó con una persona como conductor y otra como acompañante con las cabezas tapadas. El que iba de acompañante tenía un arma en la mano. Me miró y trató de disparar, pero el arma no tenía más balas. Arrancaron la moto, medio tambaléandose y huyeron. Me arrimé a Matías, estaba herido, en el suelo y no hablaba”, dijo quien fue asesinado 21 días después.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});