Policiales

Ordenan que los hermanos Funes no sigan en aislamiento

Los imputados querían ser alojados en un pabellón, pero la jueza Sansó hizo lugar parcialmente a ese pedido y resolvió que los saquen del "buzón"

Miércoles 07 de Marzo de 2018

Después de varios intentos fallidos, los hermanos Alan y Lautaro Funes lograron que la Justicia ordene al Servicio Penitenciario (SP) los saque de las celdas de aislamientos de la Unidad Penitenciaria Nº 11 de Piñero donde están alojados. Sin embargo, y a pesar de su insistente pedido, no serán derivados al pabellón 16 de esa cárcel, ya que la jueza Gabriela Sansó ordenó "acondicionar o disponer un sitio que no implique aislamiento, acorde a las condiciones de dignidad de detención de las personas privadas de la libertad, a las seguridad y al cumplimiento de los fines del proceso y prevención del delito".

Así quedó resuelto un hábeas corpus que los Funes, en prisión preventiva sospechados de delitos de homicidios y asociación ilícita y considerados internos "de alto perfil", habían presentado el 8 de febrero para ser sacados del sector de aislamiento conocido como "buzón".

Si bien en ese momento el juez penal José Luis Suárez había rechazado el recurso, instó a las partes a consensuar sobre el lugar de alojamiento teniendo en cuenta "la situación especial" por la que atraviesan ambos detenidos considerando que en los últimos meses mataron a dos hermanos suyos, uno de ellos cuando salía del penal luego de ir a visitarlos.

Arbitrario

La defensa de los Funes apeló la decisión de Suárez y la cuestión se revisó ayer en una audiencia ante la jueza Sansó. El trámite se desarrolló bajo un celoso operativo de seguridad, teniendo en cuenta que los imputados están señalados como referentes de una banda que mantiene sangrientas disputas territoriales con los herederos del asesinado ex jefe de la barra de Newell's Roberto "Pimpi" Caminos.

Los abogados Juan Audisio y Federico Laurito volvieron a fundamentar el hábeas corpus en resguardo de sus clientes. Explicaron que Alan, apresado el 22 de enero y acusado del homicidio, estaba en aislamiento "hace 40 días, en condiciones de extrema gravedad" lo que implica una "tortura psicológica" que agrava las condiciones de detención.

Por su parte Lautaro llegó al buzón con otra historia. El apodado "Lamparita" fue detenido en mayo pasado acusado de diversos delitos y de integrar una asociación ilícita. Primero estuvo en el pabellón 16 de Piñero pero después de que publicara en su cuenta de Facebook que dejaría "filas de muertos" tras el crimen de su hermano Ulises, lo llevaron al penal de Coronda. Allí realizó una huelga de hambre porque estaba alojado muy cerca de su rival Alexis Caminos y sus abogados pidieron el traslado, que le fue denegado sucesivamente por los jueces Luis María Caterina y Gustavo Salvador. Sin embargo, como éste último juez sugirió resolver esa situación para resguardar la integridad física del imputado, hace un mes lo devolvieron a Piñero junto a su hermano y ambos quedaron en aislamiento.

"La decisión de aislarlos de manera arbitraria no fue fundamentada por el Servicio Penitenciario. Desde que fueron imputados, los acusados está a disposición de un juez que debe velar por su integridad física", remarcó Audisio al reclamar el traslado de sus clientes al pabellón 16.

Fundamentos

A su turno la representante del SP, Lucía Masneri, recordó que no era la primera audiencia en la que se trataba el hábeas corpus, que ya había sido denegado tres veces. La funcionaria indicó que de autorizarse el traslado al pabellón 16, "se ampliaba la posibilidad de uso de objetos no permitidos" y recordó la requisa en la que le encontraron a Lautaro varios teléfonos con acceso a redes sociales y las amenazas que formuló tras la muerte de Ulises.

Describió que el buzón de aislamiento tiene cuatro celdas con espacio para dos personas y que los hermanos están solos, en condiciones apropiadas, con salidas semanales al patio, esparcimiento, alimentación adecuada y visitas asignadas los domingos, "no diferenciadas", como expuso. E insistió sobre la circunstancia especial de los Funes y los "múltiples factores externos e internos", de investigaciones de la Fiscalía que están en curso, todo lo cual influye para decidir el lugar de detención.

La fiscal Gisella Paolicelli también sustentó la necesidad de mantener bajo condiciones especiales a los Funes porque están imputados "en diversos delitos", incluso homicidios. También recordó que en el marco de la disputa entre bandas muchos de esos crímenes, según las pesquisas, "son ordenados desde adentro de la cárcel".

Insuficiente

Luego de un cuarto intermedio para evaluar las posiciones, la jueza recordó que el SP se encarga de la custodia y guardia de los alojados y procura preservar sus condiciones de salud física y mental y educación. Agregó que la defensa en su momento requirió asistencia psicológica para los acusados pero no fue brindada. Y sostuvo que "la ineficiencia del SP para el control de los internos "no puede repercutir en perjuicio de ellos".

Finalmente su resolución hace lugar parcialmente al reclamo de los hermanos, ya que no se expide sobre su traslado al pabellón 16 como habían pedido los abogados. "Si bien el lugar de alojamiento es impuesto y gestionado por el SP, el aislamiento de un detenido es de excepción por tiempo limitado y razones estrictamente fundadas. La arbitrariedad y prolongación injustificada en el tiempo está sujeta a la consideración de los magistrados. Y en este aspecto entiendo que el ni el SP ni la Fiscalía, que adhiere, han dado razones suficientes para mantener una situación de aislamiento", dijo Sansó al ordenar el cese de esa situación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario