Policiales

Murió un muchacho que fue baleadopor dos policías en una oscura pelea

El ataque ocurrió el domingo pasado en Parque Casas y la víctima, Matías Sosa, de 25 años, falleció la madrugada de ayer en el Heca.

Viernes 21 de Diciembre de 2018

Un joven de 25 años que permanecía internado en grave estado tras ser baleado el domingo pasado en el barrio Parque Casas durante un confuso incidente del que participaron dos policías que estaban franco de servicio, falleció ayer como consecuencia de las heridas sufridas en ese episodio. Los dos uniformados, uno de los cuales había sido cuñado de la víctima, ya habían sido imputados el lunes por tentativa de homicidio y la Justicia les dictó la prisión preventiva por tres meses. Pero el desenlace fatal del caso obliga ahora a la Fiscalía a recalificar el expediente y volver a convocar a los imputados, que podrían afrontar la acusación por homicidio simple o calificado.

La confirmación de la muerte de Matías Sosa, el muchacho que el domingo cerca de las 13.30 fue herido por disparos de arma de fuego en el abdomen en Uriarte al 1500, agravó la situación de los hermanos Víctor V., de 33 años, y Franco V., de 34 y ex cuñado de la víctima, policías detenidos como sospechosos del ataque criminal.

En tanto ayer, tras conocerse el deceso del joven, familiares y allegados al mismo hicieron un escrache frente a la casa de los acusados pintando la calle con sus nombres y reclamando el ceso del abuso policial en los barrios.

Teoría preliminar

Según la teoría preliminar del caso que el lunes expuso el fiscal de Homicidios Luis Schiappa Pietra en la audiencia imputativa, el domingo al mediodía Franco V. llamó al 911 para decir que Matías Sosa le había apedreado el auto estacionado delante de su casa, en Unión al 1400 del barrio Parque Casas, rompiendo un espejo retrovisor.

Media hora después, una brigada del Comando Radioeléctrico se presentó en el lugar y los hermanos V. acompañaron a esos uniformados a buscar al joven que habían sindicado como el agresor. Entonces se acercaron a su casa, ubicada en Uriarte al 1500. Allí los policías Franco y Víctor V. increparon a Sosa por viejas diferencias que mantenían a partir de la relación que el primero de ellos mantuvo con una hermana de Sosa y se trenzaron en una pelea.

De acuerdo al relato oficial, en ese contexto Franco V. sacó un arma de la cintura y realizó un disparo que le dio a Matías en el abdomen. Enseguida su hermano Víctor sacó otro arma, gatilló e hirió al joven en una pierna. En ese marco, el hermano del muchacho herido salió corriendo y los dos policías comenzaron una persecución pero no lograron alcanzarlo. Mientras que Franco V. fue detenido por sus pares del Comando Radioeléctrico, Víctor V. se entregó poco después. Ambos hicieron la entrega de las armas usadas, que no eran las reglamentarias pero estaban autorizados a portarlas.

Ambos fueron llevados ante la Justicia el lunes y la Fiscalía les imputó el delito de "tentativa de homicidio agravada por el medio empleado (arma de fuego)". Aunque no negó el hecho, el abogado defensor de los policías, Martín Fernández, aportó otros datos y consideró que era un caso de exceso de legítima defensa.

El letrado dijo que todo comenzó cuando Franco V. estacionó su auto en la puerta de su casa y vio como Matías Sosa y su hermano se acercaban a una vecina y le pedían que les diera un cuchillo. La mujer se negó y se encerró en su casa. La respuesta fue el ataque a piedrazos contra el auto del policía.

Luego los hermanos Sosa "le exigieron lo mismo a Franco V., que estaba entrando en su vivienda". Pero también se negó y los muchachos volvieron a apedrear el auto en cuyo interior estaba la mujer de policía y su hijo recién nacido, que resultó lesionado.

Esa teoría de la defensa indica que Franco V. fue quien llamó al 911 y cuando llegó el Comando se ofreció a acompañarlos para buscar al sospechoso junto con su hermano Víctor.

No les creyó

Según el abogado, cuando dieron con Matías Sosa en su casa y pelearon, Franco vio que tenía algo plateado en la cintura y ante un movimiento brusco, decidió abrir fuego.

La jueza Paula Alvarez rechazó los planteos de la defensa, aceptó la calificación que esgrimió la Fiscalía y dictó la prisión preventiva efectiva de los policías por tres meses. "Llama la atención que empleados policiales ante un simple ademán efectúen un disparo contra una persona. Hace pensar que ante cualquier situación de temor abrirían fuego. En el lugar había seis policías (del Comando) que podrían haber controlado la situación sin dispararle a nadie", sostuvo la magistrada.

Con la muerte de la víctima, seguramente se agravará la situación procesal de los uniformados, ya que ahora la Fiscalía apuntará a modificar el encuadre legal del hecho para volver a imputarlos con el cambio de calificación, que pasará de la tentativa al homicidio. Según el Ministerio Público de la Acusación (MPA), en los próximos días se celebrará la audiencia para resolver esa situación procesal de los policías.

191 Homicidios. Hubo en el departamento Rosario en lo que va de 2018, 31 más que en todo 2017.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});