Policiales

Lo matan a tiros y cuchilladas y lo tiran junto a unas vías

El cadáver de un joven de unos 30 años fue hallado la medianoche del viernes por una vecina de Calle 1821 y Rouillón. Tenía balazos, cortes y golpes.

Domingo 04 de Marzo de 2018

Al filo de la medianoche del viernes una vecina del barrio Toba de la zona sudoeste de la ciudad que cruzaba las vías paralelas a la Calle 1821, a la altura de Rouillón, se topó con el cuerpo de un hombre que tenía al menos dos balazos en las piernas y un sinnúmero de golpes y cortes en su cabeza. La mujer alertó al 911 y efectivos de la comisaría 19ª llegaron al lugar.

   El cuerpo pertenece a un hombre de entre 25 y 30 años según aseguraron los forenses que hicieron las pericias de rigor y los vecinos que fueron entrevistados por la policía no lo reconocían como residente del barrio.

   En ese marco, la fiscal de la Unidad de Homicidios, Marisol Fabbro, comisionó a efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) para que trabajaran en el territorio y ordenó que el cuerpo fuera remitido al Instituto Médico Legal (IML) para que le realizaran la autopsia y se lograra su identificación mediante huellas dactilares. Incluso ayer los investigadores trataban de, a partir de la identificación, saber si la víctima tenía antecedentes penales.

Un callejón

Calle 1821 es la última cuadra del barrio Toba, en el extremo sudoeste rosarino. Corre paralela a Aborígenes Argentinos y está contenida entre ésta y las vías del ferrocarril Mitre. Al sur de esas vías un enorme descapado separa la calle de avenida Uriburu. Los vecinos del barrio Toba se las ingeniaron para improvisar a la altura de Rouillón (una avenida que en esa zona no fue urbanizada y es poco más que un pasillo ancho) un cruce sobre las vías por el que se puede transitar a pie o en vehículos pequeños.

   Allí, el viernes al filo de la medianoche, una vecina que circulaba en moto por ese pasadizo en medio de una oscuridad casi absoluta se topó con el cuerpo y dio rápido aviso al 911.

   Al llegar los efectivos de la comisaría 19ª al lugar indicado se toparon con el cuerpo de un hombre tendido en el suelo que presentaba al menos dos balazos en su pierna derecha, uno en el muslo izquierdo (todos con orificios de entrada y salida), un par de cortes en la cabeza y señales de varios golpes en el rostro. El cuerpo estaba ubicado en el descampado, distante a unos 40 metros de la línea de humildes viviendas de material, madera y chapas que dan fisonomía al humilde barrio.

   En la escena los peritos de la PDI que trabajaron no hallaron vainas servidas y tampoco huellas recientes de vehículos que hayan transitado el polvoriento camino. "No sabemos nada. Sólo lo que se comenta. Que encontraron a un hombre muerto tirado del otro lado de la vía. Pero no escuchamos disparos ni nada anoche", explicó una doña de la zona, por lo que puede presumirse que la víctima fue asesinada en otro sitio y arrojada allí para despistar.

   Para llegar al lugar donde quedó el cuerpo hay varias opciones. Por las calles del barrio Toba. Por un camino de tierra paralelo a la Calle 1821, del otro lado de las vías. O cruzar el descampado desde avenida Uriburu. Los unidormados que trabajaron en el lugar indicaron que los vecinos que se acercaron al macabro ritual de observación de una persona asesinada no lograron identificarla como vecino del barrio.

   En ese sentido, respecto de la identidad de la víctima hasta anoche sus familiares no lo habían identificado pero fuentes extraoficiales lo sindicaron como Mariano Alejandro Guzmán, domiciliado en la zona de Pueyrredón al 3900, unas 30 cuadras al este de donde apareció sin vida.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario