Policiales

Lo absuelven tras dos años preso por un mal procedimiento

"La fuerza policial no puede ser quien construya la realidad", remarcaron los camaristas al revertir el fallo.

Lunes 20 de Noviembre de 2017

Tres jueces de la Cámara Penal de Rosario absolvieron por el beneficio de la duda y ordenaron la inmediata libertad de un joven que había sido condenado a pasar 4 años y 2 meses de prisión por el delito portación ilegítima de arma de fuego agravado por sus antecedentes. Según el Servicio Público de la Defensa Penal (SPDP), el fallo tuvo en cuenta los cuestionamientos de la defensa sobre irregularidades del procedimiento policial. "La fuerza policial no puede ser quien construya la realidad", remarcaron los camaristas al revertir el fallo.

   L.R. había sido condenado por un juez penal por el delito de portación ilegítima de arma de fuego agravado por sus antecedentes. Fue por un hecho delictivo del que supuestamente participó la tarde del 13 de marzo de 2016 en Ovidio Lagos y Biedma.

   La defensora pública Andrea Corvalán apeló la sentencia a principios de octubre ante un tribunal integrado por Gabriela Sansó, Javier Beltramone y Daniel Acosta. En ese trámite cuestionó el accionar de la policía, que en el juicio dio una versión del hecho distinta de la plasmada en el acta.

Dos relatos

En el acta los uniformados dijeron haber visto a un joven en actitud sospechosa detrás de una palmera y que por eso lo requisaron. En el juicio, afirmaron que "una mujer desconocida" (quien no declaró en el debate ni fue identificada en el acta) les avisó que había escuchado a dos chicos decir que iban a robar una heladería, lo cual dio pie a la requisa. La defensora planteó además que no se valoró el relato de otra testigo que no presenció el secuestro de un arma.

   Al revisar el caso, los jueces admitieron las críticas. En su voto Beltramone remarcó que las declaraciones previas al juicio son la "esencia" de la credibilidad y razonabilidad del sistema penal acusatorio y que "no pueden ser trastocadas" en el juicio.

   Asimismo señaló que la fuerza policial no puede ser quien "construya la realidad fáctica y luego en consecuencia la jurídica sobre hechos que la misma decide establecer". También observó que los policías obviaron consignar en el acta a la supuesta testigo que habría descripto la fisonomía y vestimenta de L.R.

   Según Beltramone, los dos oficiales no pasan un "test de credibilidad" sino que "están al borde del falso testimonio, agravado por ser su declaración en juicio". Advirtió que "decidieron construir otra realidad de los hechos" con dichos "groseramente injustificables".

   El juez Daniel Acosta se sumó a la conclusión de su colega al igual que Gabriela Sansó, quien destacó indicios "que hacen dudar de la fiabilidad de los testimonios" de los dos policías.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario