Policiales

Indagaron a un sospechoso de integrar una organización narco

Se trata de Sebastián A., de 34 años y detenido días atrás por la PSA en el marco de la investigación contra la banda de Javier "Rengo" Insaurralde.

Viernes 23 de Febrero de 2018

Un hombre de 34 años fue detenido como sospechoso de integrar la organización narco que lideraba Javier "Rengo" Insaurralde desde la cárcel de Devoto. Se trata de Sebastián Alejandro A., arrestado días atrás por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y acusado de facilitar un departamento para almacenar droga.

El sospechoso fue indagado el martes por el juez Federal Carlos Vera Barros, ante quien negó pertenecer a la organización y explicó que conoce al sobrino de Insaurralde implicado en la causa y que le prestó el departamento donde, en uno de los allanamientos vinculados con esta pesquisa, se halló más de medio kilo de cocaína.

El clan

Tras cumplir condena por su detención, en 2009, en una suerte de cocina de cocaína en un complejo de cabañas de la localidad de Monje, Javier Ramón Insaurralde volvió a caer el 31 de enero de 2017 en el marco de 24 allanamientos con 21 detenidos y el secuestro de 83 kilos de marihuana y 32 de cocaína, así como varios vehículos y cerca de 400 mil pesos en efectivo.

Producto de ese operativo, el hombre de 48 años fue procesado en marzo pasado junto con doce personas acusadas de integrar la banda cuyo liderazgo se le atribuyó. Según la investigación, el Rengo proveía droga a Germán Mansilla, sindicado como "líder de otro núcleo de personas conformado por familiares". Incluso desde el Ministerio de Seguridad de la Nación se indicaba por esos días que la banda era investigada desde agosto de 2016 y que Insaurralde viajaba a Buenos Aires a buscar la droga que luego acopiaba, fraccionaba y distribuía a vendedores en Rosario.

Lo cierto es que el Rengo terminó preso en Villa Devoto donde al parecer pudo seguir con su actividad tras las rejas. Poco después de ser procesado, la Justicia Federal recibió un anónimo que indicaba que un sobrino de Insaurralde había recuperado la libertad y estaba vendiendo drogas. Así, se abrió una pesquisa con escuchas y seguimientos.

La investigación estableció que en esta banda reorganizada Brian y Fernando Insaurralde, sobrino e hijo de Javier respectivamente, viajaban a abastecerse en Buenos Aires con un proveedor boliviano, Guido Blanco Jaldín. La información desembocó en 15 allanamientos a comienzos de octubre pasado, la mayoría en Rosario, algunos en el conurbano bonaerense, uno en el penal de Devoto y otro en Baigorria.

En uno de esos allanamientos fue apresado Grover Becerra, emisario de Jaldín, mientras tocaba el timbre en la casa de los Insaurralde de San Nicolás al 2100 con una mochila en la que había más de dos kilos de cocaína. También se estableció que Brian usaba un departamento de Montevideo al 700 para almacenar droga. Allí se hallaron 667 gramos de cocaína y elementos para su fraccionamiento, como una balanza, bolsitas y un rollo de papel film.

Por esta nueva investigación en noviembre pasado Vera Barros procesó a Insaurralde como organizador y a otras diez personas, entre ellas Brian y Fernando.

Detención

Pero la investigación continuó y días atrás la PSA detuvo en la calle a Sebastián A. El hombre de 34 años, sin antecedentes penales, fue indagado por Vera Barros quien lo imputó como miembro de la organización liderada por Javier Insaurralde.

La imputación detalla los roles de cada uno en la banda en la que Sebastián A. está sospechado de facilitarle "a Brian Insaurralde el lugar para almacenar droga", además de acompañar a éste a "realizar pagos por la compra del material".

Entre las pruebas contra el nuevo detenido se mencionaron "los resultados de las intervenciones telefónicas y el estupefaciente secuestrado".

Amigos

Tras recordársele que tenía derecho a abstenerse de declarar, el acusado optó por brindar su versión. Admitió una "amistad bastante importante" con Brian y la pareja de éste, a quienes dijo conocer desde hace cuatro o cinco años. Contó que fue testigo de una denuncia por usurpación en la casa de Brian, que había sido ocupada mientras éste estaba detenido. Y que cuando Brian salió, al no tener donde vivir, Sebastián le prestó un departamento en Montevideo donde no tenía agua ni gas.

"Se lo presté, me dijo que se lo alquile, le dije que no, que lo use el tiempo que lo necesite", declaró, para agregar que Brian le devolvió las llaves en mayo o junio pasado, cuando se mudó a su casa de zona oeste. "Fuera de eso, si bien mantuve la relación diaria con Brian, al departamento no asistía y supongo que él tampoco. Desconozco también si él había hecho una copia de la llave del departamento", añadió Sebastián A., para culminar: "Obviamente niego que yo haya sido compañero de él en venta de drogas. Y la única vez que lo acompañé a Buenos Aires fue a comprar ropa".

Finalmente, el acusado aseguró no conocer al resto de los imputados y dijo no entender por qué lo habían detenido.

foto oficial. La imagen dada a conocer por la Policía Aeroportuaria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario