Policiales

Imputan a dos jóvenes por robar e intentar abusar de un menor

El hecho ocurrió el lunes y ambos acusados dijeron que el chico mintió. A pedido de la fiscal, el menor declarará en una Cámara Gesell.

Jueves 08 de Marzo de 2018

Dos jóvenes detenidos por amenazar con violar y asaltar a un nene de 13 años, quedaron imputados ayer por robo calificado por el uso de arma de fuego y tentativa de abuso sexual. En la audiencia los dos sospechosos negaron las acusaciones y dijeron que la víctima había mentido.

Luis A., de 26 años, y Diego A., de 18, son dos cuidacoches que el lunes fueron detenidos en Empalme Graneros después de que un chico de 13 años los acusara de haberlo llevado hasta allí bajo amenazas, robarle y amenazar con violarlo.

Según el menor, él había ido hasta una óptica a realizarse controles oftalmológicos y mientras esperaba el colectivo en Santa Fe y Oroño para volver a su casa fue abordado por los dos jóvenes que, a punta de pistola, lo obligaron a tomarse con ellos el 110. Lo hicieron bajar en Empalme Graneros y, según denunció, ingresar a una vivienda donde le robaron las ojotas, un celular y auriculares. Después, dijo, le bajaron el pantalón y la ropa interior, y amenazaron con violarlo. En ese momento corrió y en Namuncurá y Garzón pidió ayuda a un quiosquero que llamó a la policía.

Otra historia

Ayer se realizó la audiencia imputativa contra los sospechosos, quienes tras oír la acusación fiscal (que sumó al robo calificado y tentativa de abuso sexual otra por encubrimiento en hechos anteriores) pidieron dar su versión. Lo hicieron por separado y sin la presencia del otro en la sala. El relato fue coincidente.

Dijeron que al denunciante suelen cruzarlo en Oroño y Santa Fe, adonde suele realizarse controles en una óptica y ellos cuidan autos. Que el lunes volvieron a su casa de Empalme Graneros (viven juntos) y Diego salió a comprar un pollo. Que se cruzó con el adolescente y que éste le pidió 50 pesos para comprar "un consumo" en un búnker. Que él le dio el dinero y, a cambio, el chico le dio sus chancletas y le contó que el teléfono lo había vendido.

El defensor, Diego Villar, planteó que el menor mintió porque no podía justificar en su casa su presencia en esa zona de la ciudad. Por ello la fiscal Alejandra Raigal pidió la realización de una Cámara Gesell para que la víctima vuelva a dar su versión en un ambiente contenido. Villar se opuso, pero el juez Mariano Aliau hizo lugar a la medida. También accedió a la imputación planteada por la fiscalía y les fijó prisión preventiva por 30 días, un plazo intermedio al que había solicitado las partes.

tribunales. La audiencia estuvo a cargo del juez Mariano Alliau.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario