Policiales

Estuvo desaparecida y denunció que su novio la obligó a abortar

El caso es investigado por la seccional 9ª y Seguridad Personal. La joven, que fue atendida en el Heca, tiene 13 años y los investigadores buscan a su novio de 23.

Jueves 01 de Agosto de 2013

La policía investiga un caso de presunta privación ilegal de la libertad de una chica de 13 años a la que su novio la habría obligado a realizarse un aborto. Según fuentes del caso, la adolescente permaneció varias horas oculta en una vivienda de Barra al 1400 bis donde habría sido sometida a una intervención irregular para interrumpir su embarazo. Su novio, un ciudadano paraguayo de 23 años no pudo ser ubicado hasta el momento. La menor tuvo que ser atendida en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, donde se investiga si la joven sufrió un ataque sexual o maniobras abortivas.

El caso presenta en primera instancia algunos puntos poco claros. La protagonista de la historia tiene 13 años. Su identidad como la escuela a la que asiste se mantienen en reserva por razones legales.

Fuentes de la Unidad Regional II indicaron a La Capital que la madre de la chica denunció el martes ante la seccional 9ª que su hija había salido de su casa para ir a la escuela y que tras varias horas no había regresado a su casa.

Así se estableció que la adolescente mantenía una relación sentimental con José B., un muchacho paraguayo de 23 años. La policía comenzó a investigar entre los amigos de la chica y allegados al joven. Así se llegó hasta una casa de Garzón al 1400 bis. Allí, los investigadores dieron con una prima de José. Esa chica orientó a los pesquisas hacia otra vivienda ubicada en Humberto Primo y Rouillón.

Cuando los policías llegaron hasta ese lugar se encontraron con familiares de José quienes señalaron que la chica y el muchacho estaban un rancho cerca de allí, dentro del mismo asentamiento. Poco después, los efectivos de la 9ª y de Seguridad Personal pudieron acceder al lugar y encontraron a la chica. Estaba sola, tirada en el piso, en estado de semi consciencia.

Voceros de la policía rosarina indicaron que la adolescente declaró que en ese lugar le habrían dado para tomar una pastilla amarilla y que después perdió el conocimiento. La muchacha entonces fue trasladada al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). Allí, los médicos comprobaron mediante un dispositivo de sub unidad beta que la chica no presentaba signos de haber cursado un embarazo, pero sí presentaba lesiones compatibles con maniobras abortivas o abuso sexual.

"Es una chica de 13 años que ingresó ayer al Heca derivada del Hospital de Niños Zona Norte con su mamá. Llegó con una hemorragia ginecológica. Fue evaluada por el servicio de Ginecología y un médico de policía. Aparentemente son escoriaciones externas en la parte ginecológica", sostuvo hoy el director del Heca, Néstor Marchetti.

En declaraciones al programa "El primero de la mañana" de La Ocho, Marchetti sostuvo "que el relato de la paciente es un poco confuso. Se le realizó una sub unidad beta que dio negativa, lo cual hubiera dado algún indicio de que estuvo embarazada. La chica relató que fue llevada a un lugar y que aparentemente fue abusada, pero su versión es confusa y un poco fragmentada en ese momento. Lo que hicimos fue brindarle toda la atención médica. Empezó a trabajar el Comité de Violencia del hospital para darle toda la contensión. Ahora ella está estable, vamos a contenerla en el hospital hasta que se esclarezca esta situación.".

Por la sensibilidad del tema, los comentarios de los lectores a esta nota fueron bloqueados. 

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario