Policiales

En un preciso robo arrebatan $ 850 mil a dos empleadas de un supermercado

Fue ayer a la mañana en Pérez, cuando las trabajadoras se aprestaban a subir a un vehículo para llevar la recaudación al banco.

Miércoles 19 de Junio de 2019

Veloz y preciso. Así fue el robo de un bolso con 850 mil pesos que portaban ayer a la mañana dos empleadas de un supermercado de la ciudad de Pérez, ubicado sobre la ruta 33 y avenida Roque Pérez. Las víctimas fueron sorprendidas por ladrones en moto que le arrebataron el suculento botín en la vereda del negocio, cuando lo trasladaban hasta un vehículo de la empresa. "Está jodido Pérez", se quejó un testigo sobre los repetidos hechos de inseguridad.

A las 8.30 de ayer la quincena de empleados, entre cajeros, encargados, administrativos y personal de depósito que trabajan en la sucursal Pérez del supermercado Arco Iris ya estaban listos para emprender la jornada laboral tras el feriado largo.

El negocio está ubicado sobre una esquina donde la ruta 33 hace una panza que serpentea una rotonda (a esta altura avenida San Martín), en la intersección con Roque Pérez. Un punto de la vecina localidad con mucho tránsito vehicular, pero por momentos desolado y apacible.

Lo cierto es que apenas los empleados organizaron el trabajo ayer a la mañana, pasaron unos pocos minutos hasta que llegó otro personal de la firma a bordo de un utilitario Fiat Fiorino ploteado con el logo y los colores que distinguen el supermercado.

El vehículo se ubicó de culata con la trompa mirando a calle Roque Pérez en la primera dársena del estacionamiento reservado a los clientes, lugar que el conductor demarcó con conos plásticos anaranjados en el pavimento y junto al auto.

Sorpresivo

Según los primeros datos, el chofer llegó al lugar para trasladar sacas con dinero en efectivo de las ventas de los días anteriores. En ese momento salieron dos empleadas, una de ellas con un bolso (al parecer una simple bolsa ecológica), cuando imprevistamente apareció una moto con dos ocupantes.

Aunque se escucharon una serie de gritos tras un breve forcejeo, los maleantes fueron precisos y arrebataron la bolsa en un abrir y cerrar de ojos. Después emprendieron la fuga a toda velocidad por Roque Pérez al sur, donde esa calle se topa con chacras del límite del municipio. Si bien no se confirmó oficialmente, se habla que los desconocidos se alzaron con una suma cercana a los 850 mil pesos.

Las referencias que surgieron sobre el rodado dan cuenta que se trataba de una moto roja con dos ocupantes que vestían ropa azul y cascos con los que ocultaron sus rostros. Hasta el momento no se informó si los delincuentes portaban armas de fuego u otro elemento con el cual amedrentaron a las víctimas, que ayer a la mañana desfilaron por la Fiscalía Regional para brindar detalles de lo ocurrido.

"Por como se dio todo, pudo ser una batida, o estos tipos estudiaron los movimientos previos aprovechando que los empleados tenían una rutina, y al parecer eran confiados", sugirieron a La Capital un par de testigos que observaron la última secuencia del osado atraco.

Otros rumores que circulaban por las calles de la localidad indicaron que luego del robo los delincuentes hicieron un par de cuadras en la moto y después abordaron un auto con cómplices que los esperaban en la zona y en el cual prosiguieron la fuga. De ser así, se acrecienta la hipótesis de un hecho planificado, con cierta logística previa que permitió obtener información sobre los movimientos habituales de los empleados administrativos del supermercado.

Búsqueda de imágenes

Si bien dentro del local hay cámaras de seguridad no se observaron en las inmediaciones, salvo las particulares de viviendas linderas. Igualmente una las medidas ordenadas por la pesquisa es el relevamiento de registros fílmicos en un radio más amplio a fin de obtener evidencia para dar con los autores del robo.

Cuando este diario procuró información en el supermercado, la encargada del salón se excusó de brindar detalles. "Todo ocurrió en el turno de la mañana, ninguno de los que estamos ahora sabemos qué pasó. Nuestros compañeros están declarando en Fiscalía", explicó.

En los alrededores de local los vecinos que aceptaron dialogar con este diario coincidieron en alertar sobre los permanentes arrebatos y robos. "Acá no podés dejar una moto o una bicicleta en la calle porque te la afanan. Está terrible Pérez. Hace poco mataron a un padre de familia para robarle un auto (ver aparte). Además tiene vía de escape por todos lados", recalcaron.

Además del local del Pérez, Arco Iris tiene otras cinco sucursales distribuidas en Fisherton y en las ciudades de Totoras, Funes, Gálvez y Arroyo Seco, además de su sede administrativa y logística en Pavón al 4900, en la zona sur de Rosario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario