Policiales

Diálogos que impresionan: alardeó de protagonizar balaceras y ahora podrían imputarlo

Así surge de las conversaciones de un joven detenido como parte de la asociación ilícita liderada por Chuky Monedita desde la cárcel de Piñero

Jueves 17 de Junio de 2021

En octubre de 2020 Jonatan R. vivió una semana intensa antes de ser detenido a bordo de una moto robada y con dos armas encima. En sus últimos siete días en libertad participó de al menos cinco balaceras, acaso el "deber" de un joven que se proyectaba como sicario de una banda que desplegaba en las calles las órdenes recibidas desde la cárcel de Piñero. Así surge del celular de este muchacho de 28 años que el lunes fue imputado junto a otras diez personas por integrar una asociación ilícita liderada por el recluso conocido como Chuky Monedita.

Después de que R. fuera detenido, el fiscal Pablo Socca accedió a la información que el joven manejaba en su celular. A partir de allí se avanzó con la imputación de 11 personas de las cuales cuatro ya estaban en prisión, entre ellas Chuky Monedita. Los delitos adjudicados por el fiscal a la banda van desde la logística para cometer un homicidio, todo lo que implica la administración de armas de fuego y demás operaciones para ejecutar los planes que Monedita ordenaba desde Piñero. Ahora hay investigaciones tras las pistas de las cinco balaceras en las que R. reconoce haber participado, por lo cual en caso de confirmarse se podrían sumar nuevas imputaciones.

>>Leer más: Ataque soviético, celos y planes homicidas: los chats de un sicario rosarino

La noticia que confirme

El rol que ocupaba R. no era sencillo. No se trataba solo de recibir la orden, gatillar y pasar a cobrar su pago. Antes tenía que dar cuenta de alguna manera de que había cumplido con su objetivo. La noche del 19 de octubre de 2020 R. y un compañero, que sería detenido unas semanas más tarde, fueron a dispararle a una persona. Las horas siguientes continuaron mensajeándose para tratar de confirmar que habían dado en el blanco. La preocupación estaba en que Alejandro Núñez, conocido como Chuky Monedita y quien desde Piñero sería el que ordenaba los ataques, no les creía.

"Yo me guio por el diario, por la noticia, no por otra cosa", fue el mensaje que Chuky Monedita le envió a R., mientras éste insistía en que sí habían logrado el objetivo. "Vos decís que no pegamos. Todo bien pero si es así ya fue no me engancho más en esa puto", le respondió R. Al parecer los medios de comunicación no habían dado cuenta de ese hecho específico y por lo tanto el líder de la banda no terminaba de creerles.

>>Leer más: Crímenes, balaceras y extorsiones, el itinerario de una banda guardado en un celular

Hasta que Nahuel, el compañero de R., le reenvió un audio que él había recibido. "El wacho ese que bajaron ahí viste, el de la esquina, tenía dos balazos en la panza y un tiro cerca de la pierna", decía el mensaje. Luego continuaba diciendo que "el tercer confite de punta cuadrada", en relación a la bala usada, "le habrá recorrido toda la pierna y le habrá dado en el hueso porque viste que la punta cuadrada te recorre todo". Entonces Nahuel le comentó a R.: "Viste que pegué gil. Y nos dieron poca plata". Luego hablaron de no ir más "a tirar tiros por 3 mil pesos" si después no les iban a creer.

"Tirale un tiro metele miedo"

El día siguiente Chuky Monedita y R. pusieron en marcha el plan para atacar a balazos a una chica llamada Brisa. Al parecer ella trabajaba en un búnker de drogas en zona norte y le había alertado a la pareja de Monedita que éste estaba saliendo con otra chica a la que había puesto a trabajar en otro búnker. Monedita consideró una amenaza que Brisa anduviera contando pormenores personales y del negocio, por eso decidió atacarla.

"Caele a la Brisa, pateale todo, tirale un tiro, metele miedo, haceme caso", le dijo Monedita a R. "Decile a Nahuel que se tome un remís, le mande fuego a la Brisa porque esa va a hablar de la boleta todo", insistió Monedita dando a entender que la joven podía tener información sobre las actividades de la banda.

>>Leer más: Video: un sicario de Chuky Monedita se grabó con una ametralladora con mira telescópica

Esa charla se dio en las primeras horas del 22 de octubre de 2020 y se extendió hasta el mediodía. Para entonces Chuky Monedita se había impacientado. "Qué onda tenés cabida con la Brisa que no le querés dar boludo", preguntó Monedita. "Cualquiera, qué decís, nada que ver si vine a darle", respondió R. Un rato después el tiratiros confirmó su trabajo: "4 salieron, a la pared y a la ventana". Más tarde es Brisa quien se comunica con R. para burlarse del ataque: "Ey Jony, me dijeron que me agujereaste la ventana de mi casa wey, la cortina, nada que ver, mirá si te vas a zarpar así con la cortina boludo, si la cortina no te hace nada a vos jajajaja”.

Contra La Planchada

Los días siguientes –23,24 y 26 de octubre de 2020– el itinerario violento de la banda comandada por Chuky Monedita fue destinado a la disputa con otro grupo de barrio Tablada. "Tuve que traer la chica del búnker acá a Tablada y nada, nos agarramos a tiros acá abajo, anoche, con los giles de La Planchada", comentó R. a una mujer en relación al grupo de ese sector del sur rosarino delimitado entre las calles Ayolas, Necochea, Grandoli y Segui.

"Pegamos como 30 tiros, me tiraron como 15 y yo como 10. Como 20 tiros tiramos, nos agarramos a tiros acá abajo, enfrente de mi casa", dijo R. quien según consta en la investigación tiene domicilio en Grandoli al 3800. A la noche del 24 de octubre los tiros continuaron y en esta ocasión fue herido un amigo de R. "No hay que perderlos más, mirá cómo nos cuetean, a mí me dejaron a gamba, a vos casi te arrancan la cara, ya fue tanta amabilidad amigo, no gastemos más balas al pedo", le dijo el joven que resultó herido a R.

>>Leer más: Cae banda polirrubro que "proveía servicios" de aprietes, balaceras, usurpaciones y venta de drogas

En esas conversaciones se compartieron fotos del chico herido en una pierna, del pibe de la otra banda apuntado como quien había disparado esos balazos y también hablaron de las armas que había a disposición. "Ya me bajé 2 metra y tengo las dos 45 y una 9", comentó R. "Mañana abre la armería y me voy a comprar una caja de balas de 4 y medio, de 9 ya tengo el cargador lleno en la pistola y la otra metra y le vamos a dar masa bien piola", agregó después. También aparece el nombre del principal apuntado en el grupo de La Planchada: Lucas Smith, conocido como Luquitas.

El 26 de octubre la bronca contra La Planchada continuó. A R. le había llegado el comentario de que el grupo contrario se había paseado por el barrio festejando sus hazañas. "Bajaban los vidrios de la ventana (de un vehículo) y sacaban las armas para afuera corte festejando", contó R. a Chuky Monedita. "Ahora vamos a ver lo de La Planchada, vamos en la moto ahí con la metra nomás", insistió R. Dos días después caería en un control policial a bordo de una moto robada y dos armas de fuego en su poder.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario