Policiales

Desde una moto asesinan a tiros a un automovilista en la zona oeste

Alexis Lopilato, de 25 años, recibió un balazo cuando circulaba cerca de la 1.50 de ayer con dos acompañantes en su vehículo por las inmediaciones de Ituzaingó y Servando Bayo.

Martes 26 de Mayo de 2015

Un joven de 25 años fue asesinado ayer a la madrugada cuando manejaba su auto en Ituzaingó al 4400 y, en una confusa circunstancia, una moto se le puso a la par y sin mediar palabra uno de los ocupantes le efectuó un disparo que lo hirió de gravedad en la zona lumbar. La víctima residía a pocos metros de la escena del crimen y, según una de las versiones que circulaba ayer, no se descartaba que haya sido el blanco errado de una venganza que apuntaba a otra persona.

Según confirmaron fuentes policiales, cerca de la 1.50 de la madrugada del lunes Alexis Lopilato comandaba su Peugeot 206 por Ituzaingó y Servando Bayo. Como acompañante iba un amigo y, según trascendidos y algunos testimonios recogidos en el lugar por los investigadores, también ocupaba el vehículo una tercera persona de quien se desconocían datos.

Por sorpresa. Lo concreto es que, sorpresivamente, una moto con dos ocupantes se puso a la par del auto y, sin mediar advertencia, efectuaron dos disparos contra Alexis. Uno de los proyectiles hizo blanco en el flanco intercostal izquierdo y le afectó la zona lumbar.

Alertado sobre la situación, un grupo de vecinos auxilió a la víctima y la trasladó al Hospital de Emergencia Clemente Alvarez (Heca), donde falleció a los pocos minutos de ingresar a raíz de la gravedad de las heridas.

Las primeras medidas orientadas a tratar de esclarecer el homicidio, en torno al cual estaría descartada la hipótesis de un robo, estuvieron a cargo de la sección 13ª, la Policía de Investigaciones (PDI) y el gabinete criminalístico con el levantamiento rastros y pruebas, además de aporte testimonial de familiares de Lopilato, su acompañante y ocasionales testigos.

Aunque se trata de conjeturas en base a datos preliminares acopiados por los pesquisas, fuentes que conocen la dinámica del barrio arriesgaron que el crimen de Alexis "pudo haber sido un error. Parece que le erraron, ese muchacho no habría sido el verdadero destinatario del ataque", conjeturaron.

Del barrio. Al joven, que residía junto a su familia en Cerrito al 4400, a unos 150 metros de donde fue asesinado, no se le conocían antecedentes violentos. Tampoco estaba señalado como conflictivo.

El fiscal de Homicidios Miguel Moreno quedó a cargo de la investigación del hecho. Para los próximos días se aguarda los informes que puedan dar certeza acerca del móvil real del crimen. En ese sentido para los próximos días están previstas algunas entrevistas a personas del entorno de Lopilato.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS