Policiales

Comenzó el juicio contra un hombre acusado de matar a otro luego de una jineteada

Un hombre de 51 años comenzó a ser juzgado ayer por el crimen de Ramón Ismael Vega, asesinado a principios del año pasado en la localidad de Bella Italia, en el departamento Castellanos.

Miércoles 22 de Noviembre de 2017

Un hombre de 51 años comenzó a ser juzgado ayer por el crimen de Ramón Ismael Vega, asesinado a principios del año pasado en la localidad de Bella Italia, en el departamento Castellanos. Se trata de Silvio Pereyra, para quien los fiscales Martín Castellano y Guillermo Loyola solicitaron una pena de 16 años de prisión por el delito de homicidio calificado por el uso de arma de fuego.

Si bien hubo intentos entre las partes de arribar a una sentencia acordada mediante un procedimiento abreviado, el imputado insistió en su inocencia y así el caso llegó al juicio oral.

Las jornadas de debate comenzaron ayer en Rafaela ante un tribunal conformado por los jueces Cristina Fortunato, Osvaldo Carlos y Hugo Tallarico.

Discusión

Pereyra está imputado del homicidio de Vega, ocurrido alrededor de las 5.30 del domingo 24 de enero de 2016 en inmediaciones del Club Social y Deportivo Bella Italia, ubicado en el cruce de Rivadavia y 25 de Mayo de dicha localidad del centro-oeste santafesino ubicada a ocho kilómetros de la ciudad de Rafaela.

A esa hora, mientras los asistentes a un espectáculo de jineteada abandonaban el lugar, se generó una discusión entre varias personas a la que, según la acusación, Pereyra le puso fin cuando extrajo un arma de fuego y comenzó a disparar.

Una de las balas impactó a Vega, que tenía 51 años, en su brazo izquierdo y le provocó la muerte de forma inmediata.

En ese contexto, luego de ese disparo fatal, uno de los hijos de la víctima tomó un trozo de caño y comenzó a agredir al victimario hasta provocarle heridas graves que motivaron su traslado al Hospital Cullen de la ciudad de Santa Fe.

Por ello el joven fue acusado de lesiones graves —atenuadas por emoción violenta— y recuperó la libertad con el compromiso de cumplir algunas reglas de conducta y luego de afrontar el pago de 10 mil pesos.

No hubo acuerdo

Pereyra fue detenido y días después el fiscal Loyola le imputó el delito de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego. A partir de entonces, hubo algunos intentos de abreviar el proceso judicial y acordar una sentencia condenatoria. En ese sentido, según trascendidos dados a conocer en su momento por el diario rafaelino Castellanos, la fiscalía ofreció una pena de doce años de cárcel que la defensa y el acusado rechazaron por sostener que es inocente.

Finalmente, en agosto del año pasado se realizó la audiencia preliminar al juicio oral. La fiscalía adelantó que pediría 16 años de prisión y requirió en tal sentido que el juicio se hiciera ante un tribunal pluripersonal.

Asimismo, según se acordó entonces, la fiscalía presentará 20 testigos y la defensa 27.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario