Policiales

"Cable" dijo no tener nada que ver con los crímenes de los hermanos Funes

Enrique Solís, acusado de matar a Jonatan y Ulises Funes, fue imputado por ambos hechos y el intento de matar al padre de ambos. Presentó varias coartadas.

Jueves 22 de Febrero de 2018

"Soy totalmente inocente. Voy a poder probarlo en todos los hechos de los que me acusan". Verborrágico, nervioso y mostrando por momentos un excesivo afán de colaborar con la investigación, Enrique Adrián Solís negó haber matado a los hermanos Ulises y Jonatan Funes, así como otro hecho previo que hasta ayer no se sabía que le imputarían: el intento de asesinato del padre de ambos, Jorge Funes. El joven de 34 años apodado "Cable" afirmó que es incriminado en esta saga por haberse negado a pagarle 50 mil pesos a un policía de la comisaría 15ª que lo extorsionó. Aportó coartadas sobre los tres hechos que le imputó el fiscal Adrián Spelta, afirmó que arrastra desde la adolescencia una rivalidad por una chica con René Ungaro y aseguró ser hincha de Central, despejando así las versiones que lo vinculan con la barra de Newell's Old Boys.

Sin embargo, a pesar de la disposición del acusado de responder cada pregunta, el juez Carlos Leiva admitió las imputaciones para "Cable" como autor de los ataques a tiros contra los Funes. También aceptó dictarle la prisión preventiva por el plazo de ley pero ordenó que el Servicio Penitenciario lo aloje en un pabellón evangélico de la cárcel de Riccheri y Zeballos, donde Solís pidió estar por motivos de seguridad.

Audiencia

Solís fue apresado la madrugada del martes caminando por la zona sur por efectivos de la Policía Federal que lo habían buscado sin éxito en una veintena de allanamientos los días anteriores. El primero de los tres hechos que la tarde de ayer le imputaron en Tribunales fue el ataque a tiros contra Jorge Funes, el 1º de enero pasado en Alvear. Entre la evidencia que citó Spelta está el testimonio de la víctima, que dijo reconocer como tirador a Solís, con quien había estado preso.

El imputado pidió la palabra para dar su versión de la situación. Contó que el 20 de diciembre iba en un auto por Gaboto y Entre Ríos cuando lo empezó a seguir un vehículo que le cortó el paso. Lo hicieron subir a ese rodado en el que un policía de la comisaría 15ª al que identificó como Mariano Vivot le pidió 50 mil pesos para "no tener problemas" en el barrio. "Cable" dijo que, "por miedo", no denunció ese hecho hasta que el 10 de enero su mujer planteó la situación en Asuntos Internos.

Ante preguntas de Spelta, Solís admitió conocer desde chicos a la familia de los hermanos Marcela Díaz y Ariel "Tubi" Segovia. También contó que por estos días trabajaba en un estudio jurídico llevando notificaciones a vecinos de barrios periféricos. Sobre el hecho imputado, admitió conocer a Jorge Funes pero no a sus hijos, y dijo que ese día estaba en una fiesta familiar.

Desde el asiento trasero

Luego Spelta le atribuyó el crimen de Ulises Funes, la tarde del domingo 7 de enero en Garay 1430. El fiscal se basó en dichos de la novia de la víctima y de la abuela de ésta, que situaron a "Cable" disparando desde el asiento trasero de un Fiat Siena gris conducido por un hombre y con una mujer rubia en el asiento delantero derecho, que habría sido Marcela Díaz, la mujer asesinada una semana después en un hecho por el cual ya fueron imputados Alan Funes y su pareja Jorgelina Selerpe.

Solís dijo que ese día estaba en lo de un tío en cuya casa de zona oeste vivía desde que había sido extorsionado por la policía. Adujo que a la hora del hecho fue a comprar pan, que se encontró con un vecino y que una cámara del edificio de la TOE de Pasco y Rouillón lo había captado pasando con su auto cerca de las 20.

Al volante

Finalmente Spelta le atribuyó el crimen de Jonatan "Bam Bam" Funes, el pasado 7 de febrero a metros de la cárcel de Piñero donde la víctima había ido a visitar a sus hermanos presos, Alan y Lautaro. En este caso el fiscal, a partir del testimonio de la joven que iba con Funes, ubicó a "Cable" al volante de una Ford EcoSport que le cortó el paso al Audi de "Bam Bam".

Según la imputación, un hombre que iba en el asiento delantero derecho, presuntamente un colombiano aún no identificado, disparó contra el vehículo de Funes, que bajó del auto y echó a correr. Entonces Emiliano "Jija" A. bajó del asiento de atrás de la Ford, corrió a "Bam Bam" y lo mató. Antes de escapar con sus cómplices, "Jija" se acercó a la compañera de Funes y le dijo: "Puta, te dejo viva para que denuncies".

"No pude haber cometido esos asesinatos porque nunca vi a esos chicos", respondió "Cable", que dijo que ese día estaba en casa de un primo. Agregó que lamentaba mucho lo sucedido y quería que se esclarecieran los hechos porque él, además de ser inocente, temía mucho por su familia y su hijo de 7 años. "Quiero que se sepa la verdad", exclamó.

Revelaciones

En ese marco "Cable" soltó una revelación inesperada: "No soy hincha de Newell's, soy de Central. Pueden ver las cámaras que me habrán captado entrando a la cancha o al Caribe Canalla". Luego negó conocer a "Jija", a quien se menciona como líder de la barra de Newell's.

Al tomar la palabra la abogada de Solís, Romina Bedetti, se refirió a denuncias por amenazas y persecuciones contra la familia del imputado. Y cuando iba a contar algo más el fiscal objetó y pidió que sea Solís quien relatara. Entonces el acusado dijo que no tenía problemas con los Funes pero sí arrastraba un problema "de chico" con René Ungaro, porque éste "estaba enamorado de una chica" que se quedó con él. "Según me dicen, Ungaro me odia por eso". Spelta preguntó qué tenía que ver Ungaro con los Funes y Solís respondió que, "según los medios, son amigos".

Las acusaciones

Planteada las evidencias, Spelta le imputó a Solís varios delitos: tentativa de homicidio contra Jorge Funes, y homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por la participación de dos o más personas, contra Ulises y Jonatan. En este último caso agregó encubrimiento agravado porque la Ford fue robada el 20 de enero en Empalme Graneros.

Bedetti rechazó las imputaciones. Insistió con la persecución policial contra Solís, denunciada tardíamente "por miedo", agradeció que haya sido detenido por la Federal porque "de lo contrario no sé si ahora estaría sentado acá". También afirmó que va a corroborar la inocencia de Cable y requirió que no se tomen por válidas actuaciones de la comisaría 15ª.

Leiva aceptó las imputaciones. Entre los argumentos, señaló uno del fiscal que le pareció convincente: la declaración de Jorge Funes sobre quién le disparó. "Si mintió para incriminar a un inocente estaría dejando libre a quien quiso matarlo. ¿Por qué lo haría? Además esas amenazas del 1º de enero se concretaron el 7, en un crimen en el que fue visto por otros testigos", dijo el juez mirando a Solís, explicándole por qué aceptaba las imputaciones y por qué lo dejaría preso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario