Policiales

Balean a un joven, le queman la moto y en represalia incendian una casilla

Hay cuatro muchachos detenidos por el hecho y el herido podría quedar parapléjico. Los vecinos lo atribuyen a una pelea de bandas de ladrones

Jueves 15 de Marzo de 2018

Pavón y Artigas es la frontera que separa los barrios La Esperanza de Mortelari, en la zona sur de Villa Gobernador Gálvez. En pocas horas, entre la tarde y la noche del martes, se produjeron al menos tres violentos incidentes en un radio de 250 metros que terminaron con un joven baleado de gravedad, una moto quemada y una vivienda incendiada. Los vecinos indicaron que el herido, un muchacho de 22 años, que fue internado en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, podría quedar postrado para siempre en una cama. En el marco de los incidentes fueron detenidas cuatro personas, una de ellas menor, que circulaban en un Fiat Siena descripto por los vecinos como el utilizado por los atacantes para balear y quemar la moto. La quema de una vivienda en la intersección de los Pasajes 1 y 2 fue la réplica a lo antes mencionado.

"Esto es una pelea entre banditas de choros. ¿Por qué arrancó? El martes a la tarde, tipo 18 o 19, balearon a un pibe que le dicen «Pupila» en Pavón y Pablo VI, que sería el barrio Esperanza. Y al toque incendiaron una moto (una Honda CG Titán 250 bordó). Todo eso lo hizo la banda de Luis T. Después ese pibe fue para su casa, entró, se llevó un paquete o algo así y se fue. A los 15 minutos cayeron cinco o seis monos súper enfierrados de la otra bandita (la que se reúne en Pavón y Pablo VI) y como él no estaba en la casilla se la prendieron fuego. Así fue todo amigo", explicó un vecino de barrio Mortelari, donde hace su "junta" la bandita de Luis T.

Detenidos

Según la versión oficial, cuando los bomberos sofocaban el incendio en la casa de Luis T., efectivos del Comando Radioeléctrico cruzaron un Fiat Siena color rojo con cuatro ocupantes en las inmediaciones de calle Esperanza y las vías. Allí detuvieron a Luis Alfredo T., de 24 años (está apuntado como quien disparó contra el apodado "Pupila"); Diego F., de 25; Alberto M.G., de 20 (quien conducía el rodado), y Axel B., de 16 años. Los mayores quedaron a disposición del fiscal de Flagrancia, César Cabrera, quienes serán imputados hoy por diferentes delitos.

"Este no es un barrio complicado. Sobre todo si no te metés con nadie. Hay temporadas en las que aparecen estas banditas que se cagan a tiros. ¿Si hay droga? Y sí. Si no es por los vendedores es por los adictos. Para un lado o para el otro, cuando hay necesidad, andan a los tiros. Y la necesidad no es sólo de vender o consumir. También es de hacerse un cartel y mantenerlo", reflexionó una vecina.

Según se pudo reconstruir, el martes entre las 18 y las 19 Cristian Javier A. estaba en la puerta de su casa en inmediaciones de Pavón y Artigas, en el barrio La Esperanza. Entonces un Fiat Siena color rojo se detuvo frente a él. Desde el vehículo realizaron varios disparos. Uno de ellos impactó en la región dorsal del muchacho lesionándole la médula espinal. El joven, de 22 años, fue trasladado en ambulancia al hospital Anselmo Gamen y de ahí derivado por la gravedad de la herida al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez de Rosario.

Uno de los amigos del pibe baleado pudo identificar a quienes circulaban en el auto y señaló a Luis T. como el hombre que jaló el gatillo que dejó malherido a Cristian A.

Mientras el joven era atendido en el hospital de alta complejidad, un llamado al 911 alertó que en cercanías de Pablo VI y las vías los ocupantes de un Siena rojo habían incendiado una moto Honda Titán.

Identificados

Al llegar los efectivos del Comando Radioeléctrico de Villa Gobernador Gálvez la víctima, de 19 años, identificó a quienes viajaban en el vehículo y desde ese momento comenzó un operativo cerrojo que culminó alrededor de las 22 cuando en calle Esperanza y las vías fue interceptado el Siena y detenidos sus cuatro ocupantes, uno de ellos de 16 años. En los partes informativos oficiales no se consignó que a los detenidos se les secuestraran armas de fuego.

Pero mientras los cuatro detenidos eran trasladados a la seccional 26ª se desató una espiral de venganza que llegó hasta la casa de Luis T., en Pasaje 1 al 3000, en la intersección con Pasaje 2. "Cayeron cinco o seis monos súper enfierrados de la otra bandita (la que se asienta en Pavón y Pablo VI) y como Luis T. no estaba en la casilla donde vive se la prendieron fuego. Desde la vereda no lo vas a ver porque adelante está la casa de material que se estaba haciendo", indicó un vecino.

Al lugar arribó una dotación de bomberos que ayudó a sofocar el incendio de la casilla que quedó reducida a hierros. Al cierre de esta edición el fiscal César Cabrera Molino analizaba anoche que delitos imputará a Luis Alberto T., Alberto M.G. y Diego F.; por otro lado Axel B. fue derivado a la Justicia de Menores en turno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario