Policiales

Bajo un ardid entran a la casa de un hombre, lo golpean y le roban

Un hombre de 74 años fue víctima de una "entradera" en su casa de la zona oeste de la ciudad después de ser engañado por dos parejas que le dijeron que habían llegado hasta el lugar interesadas en comprar un animal que tenía a la venta.

Viernes 10 de Noviembre de 2017

Un hombre de 74 años fue víctima de una "entradera" en su casa de la zona oeste de la ciudad después de ser engañado por dos parejas que le dijeron que habían llegado hasta el lugar interesadas en comprar un animal que tenía a la venta. Pero las intenciones eran otras. Y por eso lo golpearon y le robaron una importante suma de dinero en efectivo, teléfonos celulares y otros objetos de valor.

Pasado el mediodía del miércoles los maleantes tocaron a la puerta de una casa de Brasil al 2200 donde vive sin más compañía que un perro, un burro y sus plantas Eduardo E. Dos mujeres que aparentemente eran conocidas del hombre le dijeron que venían a comprarle el burro, noticia de la que el barrio donde el hombre vive estaba enterado.

Eduardo les franqueó el ingreso y las mujeres "hablaron pocas palabras con «Chiche»", como lo llaman sus allegados, según contó un vecino que lo conoce hace no menos de 45 años. Después "se fueron tranquilas, según me contó él".

Una vez solo, Eduardo volvió a sus cosas. Pero un rato después, pasadas las 2 de la tarde, las mujeres volvieron a la casa acompañadas de dos hombres. Entonces, cuando Eduardo las vio, les abrió el paso a su casa basado en la confianza de la visita anterior. Apenas lo hizo le preguntaron si aún tenía el burro, lo que le llamó la atención. Pero no le dieron tiempo a nada más: uno de los hombres le asestó una piña en pleno rostro y lo tumbó.

Una piña en la cara

En la seccional 22ª Eduardo declaró que "al abrir me dieron un golpe de puño en el rostro y entraron los cuatro. Después me robaron dinero en efectivo y otras pertenencias". Una vez adentro de la casa lo siguieron golpeando para que les dijera dónde guardaba la plata.

Un vecino que vive frente a la casa de la víctima contó que "Eduardo había vendido un Rastrojero hace poco y parece que conocía a los ladrones. Lo golpearon fuerte pero creo que no necesito que lo internaran. Le revolvieron todos los cajones del placard y de la cocina, buscaban plata y la encontraron".

Los cuatro ladrones se quedaron hasta las 14.45. "No sabemos quiénes pueden ser, pero él si los conoce", dijeron los vecinos.

Hace unos meses el anciano cursó una complicada operación a corazón abierto y en estos días seguía reponiéndose en su casa. Siempre trabajó como pintor y ya estaba jubilado. Ante los apremios económicos y consciente de que ya no manejaía vendió su Rastrojero. En cuanto al burro, lo tenía hace un tiempo en el gran fondo que tiene la propiedad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});