Ovación

Newell's creyó en sí mismo, bajó a Estudiantes y quedó a dos puntos de la cima

Newell’s necesitaba el respaldo de un triunfo como el de anoche para enfocar sus cañones en la pelea grande. Le ganó 2 a 1 al mejor equipo del fútbol argentino, al campeón de la Libertadores de América. Nunca le quedó grande el partido ante Estudiantes. Y eso que atravesó por situaciones contrastantes, que tranquilamente pudieron empujarlo al desconsuelo. Pero las fue resolviendo dando una muestra clara de que la ropa de candidato ya no le queda incómoda.

Lunes 19 de Octubre de 2009

Newell’s necesitaba el respaldo de un triunfo como el de anoche para enfocar sus cañones en la pelea grande. Le ganó 2 a 1 al mejor equipo del fútbol argentino, al campeón de la Libertadores de América. Nunca le quedó grande el partido ante Estudiantes. Y eso que atravesó por situaciones contrastantes, que tranquilamente pudieron empujarlo al desconsuelo. Pero las fue resolviendo dando una muestra clara de que la ropa de candidato ya no le queda incómoda. Se ubicó a dos puntos del líder San Lorenzo, aunque el mejor capital es que Newell’s se convenció de que puede hacer ruido en el Apertura.

A Newell’s el trámite se le volvió manejable en la medida en que Verón perdió influencia. Eso estuvo directamente relacionado con el trabajo de hormiga que empezaron a realizar Mateo y Bernardi para aislar a la Bruja de la zona caliente. Es que la primera impresión fue que Estudiantes se lo llevaba por delante a Newell’s. Que le hacía valer su reconocido respaldo colectivo y que la diferencia llegaría naturalmente.

Pero Newell’s no se dejó envolver por esa sensación. No se asumió inferior pese a que los papeles indicaban lo contrario. Plantó la bandera de la lucha, se animó y cada vez hizo más participativo a Boghossian con centros. Sánchez Prette ya no desaparecía como en los primeros minutos. Ese nuevo reacomodamiento terminó en el cabezazo goleador del uruguayo, quien aprovechó una corajeada de Achucarro y le ganó a Clemente Rodríguez para anotar la apertura.

Pero en equipos tan curtidos en batallas como Estudiantes una desventaja nunca los adormece. Nunca los aparta de su hoja de ruta. Por eso Estudiantes no procesó la adversidad como un hecho irreversible. Siempre creyó en sus posibilidades. No necesitó ni tener más la pelota para encontrar lo que buscaba. Bastó que Benítez, un par de minutos después del gol de Boghossian, se filtrara por el centro del área entre Bernardi, Mateo, Insaurralde y Schiavi, y estampara el empate con un remate que no encontró la mejor respuesta en Peratta.

Newell’s entró dormido en el segundo tiempo. Pareció pesarle la responsabilidad de buscar el partido. Lo respetó demasiado a Estudiantes y de a poco se emboscó contra Peratta. Carrusca (ingresó por Verón) se perdió un gol increíble luego de una habilitación de Salgueiro. El campo de juego era un tobogán que desembocaba en el arco leproso.

El equipo necesitaba imperiosamente alguna respuesta que lo sacara del ahogo. Sensini desarmó la dupla de contención, sacó a Bernardi y apostó por Formica. La jugada fue de riesgo porque la zona media quedó algo descampada. Pero había que tomar una determinación y el DT se inclinó por la que podía darle mayores réditos. Y el tesoro lo encontró con la definición de Schiavi luego de que Albil le atajara el penal, producto de una mano de Braña ante un remate de Sánchez Prette.

Así como Sensini se la jugó con el ingreso de Formica, en ventaja buscó amurallar la zona con el de Quiroga. Pero Estudiantes ya no tenía fuerzas ni pulmones. Se los había sacado este Newell’s que ganó un partido de esos que ganan los que se convencen de que están para la pelea grande. l



 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario