ovacion

Kily González y el rédito de los cambios que dispuso

Ruben, Ferreyra y Martínez fueron tres de las cinco variantes que hizo el Kily y participaron del primer gol. Rabuñal debutó y anotó el segundo.

Martes 16 de Marzo de 2021

Las apuestas de los técnicos suelen evaluarse por la respuesta que los jugadores dan dentro de la cancha. El primer gol de Central tuvo la intervención de tres futbolistas por los que el Kily se la jugó en la semana: Marco Ruben, Nicolás Ferreyra (se metió entre los once por una baja a último momento) y Damián Martínez. Y el segundo, el de la sentencia, fue obra de Martín Rabuñal, otro de los que hizo su aparición en el equipo, aunque fue ingresando desde el banco. Por todo eso, además del triunfo, claro está, el técnico se fue tranquilo anoche del Gigante, satisfecho por los tres puntos que lo harán trabajar con mayor calma después de una semana difícil, pero sabiendo que aquellos jugadores que recibieron su bendición para este partido le tendieron una mano.

Fue en el minuto 43 del primer tiempo cuando aparecieron esos nombres propios por los que el Kily se la jugó. Sangiovani robó por derecha, trepó unos metros y metió un buen centro. De ahí en más, los jugadores en cuestión. Porque Ruben (que volvió a ser titular tras 364 días) saltó pero no para meterle el frentazo sino para bajársela a Ferreyra, el Pelado dominó, ensayó un remate al arco que se desvió en un defensor y en el segundo palo apareció en soledad Martínez, para poner el pie derecho y clavarla en el ángulo suprior derecho del arco de Navarro.

A esa altura el Kily podía sentir la satisfacción de que tres de esos jugadores a los que les dio la derecha ya en parte le habían respondido. Pero había algo más para que se pudiera destacar. Es que el técnico entendió, y con buen criterio, que en el tramo final del partido al equipo le hacía falta algo más de presencia en la mitad de la cancha. Por eso mandó a llamar a Rabuñal, el refuerzo que llegó por la baja de Rinaudo.

Lo del uruguayo resultó clave. Es que en la primera pelota que tocó apareció en el borde del área rival para meter un remate al arco (tras pase de Lo Celso, de cabeza) que terminó en córner. Y esa jugada terminó en gol.¿De quién? Del mismísimo Rabuñal. Vecchio la movió corta, Marinelli la abrió para Lo Celso y, tras el centro del Mono, el uruguayo metió el parietal izquierdo para ponerla junto al palo izquierdo de Navarro. Un debut soñado, por eso el festejo rabioso, en medio de esa maraña de jugadores que entendían que era algo así como la sentencia.

De los cinco cambios que el Kily hizo de un partido a otro tres fueron partícipes necesarios de ese primer gol que abrió el camino a la victoria. Y sobre el final, la intención de que Rabuñal fortaleciera la mitad de la cancha terminó con el tanto que encaminó definitivamente la victoria. Martínez, Ruben, Ferreyra y Rabuñal, tres caras nuevas desde el arranque y otra ingresando desde el banco. Todas pagaron en efectivo el crédito que les había abierto el entrenador.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS