Central

El fantasma del árbitro pasó casi desapercibido

El árbitro Fernando Rapallini sacó un aprobado pese a una jugada en la que pareció gol de los xeneizes

Viernes 03 de Mayo de 2019

La previa de la final transitó por el mar de las especulaciones. Y los miedos. Todo por aquel episodio con Diego Ceballos en el Central-Boca de la Copa Argentina 2015, donde el canalla se vio perjudicado y se quedó con las manos vacías. Por eso los temores estaban. Los fantasmas se instalaron y se posaron sobre el encuentro decisivo de anoche, pero al final no hubo acciones o sanciones que lo empañaran. Por eso el árbitro Fernando Rapallini salió airoso y no aparecieron los cuestionamientos por alguna jugada puntual. Hubo algunas jugadas que podrían denominarse polémicas, pero difíciles de dilucidar con el ojo humano ante la rapidez.

Rapallini llevó adelante el partido sin inconvenientes y en ningún momento se le fue de las manos. Por supuesto que tuvo algunos errores y quizás permisividad en alguna jugada de juego brusco, pero supo controlar de buena forma para que no se le complicara.

La primera jugada polémica que se diluyó rápidamente porque no hubo demasiados reclamos de los canallas fue cuando a los 13 del complemento Mauro Zárate bajó a Rodrigo Villagra, quien reclamó penal. Pero ni el referí ni el asistente número dos Pablo González observaron falta alguna.

La otra que sí tuvo un reclamo airado fue tras un remate de Cristian Pavón. La pelota pegó en el travesaño y picó en la parte de la línea de gol. El asistente número uno Gabriel Chade no marcó gol y el partido continuó a pesar del pedido de Benedetto y compañía que la pelota había ingresado. En esta se le debe dar la derecha al juez porque ni siquiera observando varias veces la imagen por TV se logra discernir de manera contundente. Seguramente la misma tendría mayor repercusión después si el que se quedaba con las manos vacías era el xeneize. No pasó eso y entonces pasará a segundo plano.

En esta oportunidad el árbitro quedó en segundo plano, no se lo mencionó demasiado y eso es un indicativo de que pasó desapercibido en una final que no se presentaba nada fácil.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});