Central

Cocca consume rápido el crédito del hincha

El entrenador volvió a escudarse en la seguidilla de partidos que debe asumir Central, mientras la gente le va perdiendo confianza. "Magia no hace nadie", avisó tras a derrota.

Lunes 08 de Abril de 2019

Esta vez su imagen no pasó desapercibida. El breve coro de silbidos salpicó de lleno a Diego Cocca. Sí, al entrenador que debutó ayer en el banco del Gigante y apenas suma tres partidos en el lomo vistiendo la pilcha auriazul. Quizá las dos derrotas al hilo (ante Libertad por la Libertadores y el rojo por la Superliga), sumada a la endeble y temerosa puesta en escena que viene plasmando hizo que el crédito popular se le vaya agotando rápidamente. "Entiendo que la gente esté mal, enojada. Quiere ver a su equipo ganar. Pero le pido que tenga paciencia. Entiendo que ya la perdieron, pero no queda otra. Vinimos a asumir esta responsabilidad y hay que ordenar un montón de cosas. Magia no hace nadie", remarcó el orientador canalla como acusando recibo del descontento que ya se instaló sobre su figura y el material que tiene a mano.

   Central es una sucesión de errores permanentes. Y en todos los órdenes. Ayer le bajó el telón a la Superliga con otra pobre labor en cancha. Cocca lleva poco tiempo al frente del pelotón. Pero no mostró nada diferente a lo hecho en su momento por el Patón Bauza o el Loncho Ferrari.

   "Tiempo es lo que necesitamos. Y hablo de tiempo en todos los aspectos: sea orden del club, del plantel y de tener clara una idea y filosofía de juego, que vamos a aplicar y tener con los jugadores acordes, que vendrá mas adelante". Esta frase es una radiografía de lo incómodo que se siente el técnico en el banco canalla, pese a que cuando le ofrecieron el cargo asumió el reto sin dudar.

   Cocca supo desde un primer momento a lo que se enfrentaba. Le esperaba un plantel golpeado y físicamente diezmado. Y con una tanda de partidos al hilo. Sea por Superliga como por Copa libertadores. Decidió aceptar igual. Ya estaba avisado.

   Por lo que doblarse ahora como un fiel en misa no lo exime de responsabilidades. Al contrario. Es la cabeza del grupo y en Arroyito no hay tiempo para apoyarse en el muro de los lamentos, aunque ayer le cayó la ficha de que la gente le comió un poco del crédito que tenía a favor.

   "Si tuviera tiempo, semanas largas o una pretemporada, este equipo seguramente jugaría a otra cosa", argumentó el técnico a modo de excusa antes de cortar de cuajo la conferencia de prensa con un seco "muchas gracias, buenas tardes".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});