Ovación

Cocca asumió de lleno el rol de bombero de Central

El DT canalla ya advirtió en carne propia la magnitud del problema futbolístico de Central. Cuáles son los focos de incendio que debe apagar contrarreloj

Sábado 06 de Abril de 2019

Diego Cocca asumió el rol de bombero de Central. Una afirmación que en nada exagera la encendida realidad deportiva del club de Arroyito. Se trata de un técnico de jerarquía y trayectoria, al que no le va a sorprender tener que tomar rápido el extinguidor para comenzar a ir apagando paulatinamente los focos de incendio futbolístico, que son varios y no se erradicarán de la noche a la mañana. Por eso la función de Cocca, siempre aclarando que se trata de un juego como el fútbol, es un oficio de riesgo. El alivio de lo que había sido la victoria ante Argentinos en el ámbito doméstico amagó con ser el puntapié inicial de la remontada, pero duró poco y nada. Porque el jueves por la noche ante Libertad por la Copa Libertadores, las llamas se reavivaron por los graves desacoples que tuvo la alineación canalla y sorprendió la falta de rebeldía individual y colectiva para sobreponerse a la adversidad, más allá del mix con varios juveniles que utilizó el entrenador en suelo guaraní. La crisis en el juego y el resultado se instaló en Arroyito.

En este escenario el Gigante mañana estará al rojo vivo en cuanto a la urgencia de conseguir un resultado positivo, justo frente a un rival que usa ese color de camiseta. Vencer a Independiente para cerrar con decoro una Superliga desastrosa al menos engordará unas décimas un promedio raquítico para la temporada que viene, en la que volver a hacer las cosas mal dentro de la cancha se podría pagar muy caro.

Entonces, en esta mixtura de necesidad y urgencia, Central requiere que su entrenador, también está claro que no se pueden quedar de brazos cruzados los directivos, comience a dar señales de recuperación fehacientes en el equipo para que el horizonte que hoy está oscuro comience a aclarar. Lo que fue la conquista de la Copa Argentina el año pasado de la mano del Patón Bauza es inobjetable, pero esa foto del campeón quedó debajo de la actual imagen de aturdimiento que muestra el equipo.

Así, vale remarcar los principales focos de incendio, que está claro vienen de arrastre en lo que refiere a la participación en la Superliga, en los que debe poner el foco Diego Cocca. Ellos son:

El aturdimiento anímico
Levantarle el ánimo al plantel es una misión prioritaria. Central está sumido en una arena movediza y apenas le tocan el mentón lo tumban. Pero lo más llamativo es que un equipo puede ser superado desde lo futbolístico, si por ejemplo el rival tiene el potencial de Libertad de Paraguay, pero lo que no puede ocurrir es que la mente se nuble ante la adversidad y no haya margen para una reacción al menos desde la vergüenza. Hoy Central se convirtió en un equipo ganable.
Experimentados en deuda
Sin dudas que la mayor responsabilidad dentro de la cancha la deben asumir los futbolistas de mayor experiencia. Léase Germán Herrera, Matías Caruzzo, Néstor Ortigoza, Fabián Rinaudo, Washington Camacho, Leonardo Gil y Fernando Zampedri. Pero son ellos a los que más les cuesta tener una regularidad futbolística que contagie al resto de la tropa. A veces afectados por algunas lesiones, los jugadores con mayor recorrido no alcanzan su plenitud.
El recambio no aporta
Lamentablemente los jugadores que corren desde atrás en cuanto a la titularidad tampoco hacen los méritos suficientes para forzar un lugar dentro de los once. Sin hacer nombres propios, ninguno de la nueva camada logró consolidarse entre los titulares en base a rendimientos sólidos. El único jugador que en este 2019 atraviesa un nivel satisfactorio es el arquero Jeremías Ledesma, lo que refleja la dura realidad que atraviesa el equipo canalla.
Un promedio bajísimo
Si hoy terminara la Superliga, Central arrancaría en zona de descenso para la próxima temporada. Una situación que enciende la alarma, pero que es totalmente corregible de cara al torneo que viene. En esta temporada 2018-2019, Central suma 26 puntos, 30 menos que el líder y campeón Racing y sólo cinco unidades por encima del último, Belgrano. Mejorando notablemente esta performance el promedio se aliviará sin mayores sobresaltos.
Acertar en los refuerzos
En el receso, el flamante entrenador canalla Diego Cocca deberá apuntar a jugadores que desde su potencial resuelvan problemas reales a la hora de entrar a una cancha. Que le den solidez al aspecto defensivo, que aporten quite y juego en el mediocampo y que en zona de ataque hagan muchos goles. La dirigencia auriazul deberá invertir esta vez fuerte y hacerlo en nombres confiables. Pero el técnico no puede fallar a la hora de elegirlos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});