Central

Central, Bragarnik y todo lo que ello implica

El club se encuentra en una compleja situación económica y deportiva, por lo que dependerá del empresario para el armado del plantel.

Sábado 18 de Mayo de 2019

Cualquier dirigente del fútbol argentino conoce de antemano los costos y beneficios que implica contratar a un entrenador de la empresa de Christian Bragarnik. También sabe, o al menos debería saberlo, que el equilibrio de esa relación dependerá de la fortaleza financiera del club en cuestión. Porque cuánto más sea la necesidad, mayor será el costo, y en estos menesteres hay una ley no escrita que es la que establece que el club, tarde o temprano, siempre paga. Porque el que negocia por urgencia sucumbe ante la prepotencia del mercado.

Bragarnik es el empresario más influyente porque administra un capital laboral de una centena de futbolistas y una quincena de entrenadores. Con relaciones con muchos clubes. Patrimonio que forjó en base a una logística desarrollada desde la eficacia de los vínculos que supo establecer. Con un sentido quirúrgico de la oportunidad. Generando una dependencia muy beneficiosa para sus intereses, ya que sus servicios muchas veces son requeridos por la emergencia de los clubes. Hace unas semanas cuando le preguntaron durante una entrevista cómo lo presentaban, si como empresario, representante, manager, dirigente, intermediario, abogado o fanático del fútbol, respondió lacónico: "En ese orden".

Y Central ingresó al universo de Bragarnik. Los directivos canallas eligieron al técnico Diego Cocca a sabiendas de que deberían articular la política de contrataciones con el empresario que representa al entrenador. La debilidad económica y financiera del club, aunque quieran soslayarlo, atenta contra esa pretensión de manejo hegemónico que quiere mostrar algún dirigente. No fue casual que durante la entrevista que Ovación le hizo al entrenador el domingo pasado, respondiera tajante "a los refuerzos los elijo yo" Bajándole el precio con determinación al rol del director deportivo, asesor o cómo quiera llamar esta dirigencia a la persona que se empecina en designar más por una cuestión de forma que de fondo.

El problema económico

Los directivos saben que el mayor problema que enfrentan es el económico-financiero. Buscan la alquimia que les permita hacerse de los fondos necesarios para afrontar un mercado que será exigente por las circunstancias deportivas en las que se encuentran.

En los últimos días se movieron con celeridad para obtener los fondos de un préstamo para cubrir una deuda bancaria en pesos que se multiplicaba exponencial por las elevadas tasas de interés. Lo que muestra que no hay remanente para contrataciones. Razón por la cual pergeñan alguna figura financiera buscando aportes particulares hasta que puedan configurar el requerido fideicomiso, estructura que demanda más tiempo de gestación.

Por eso reconocen por lo bajo que Leonardo Gil y Fernando Zampedri son por quienes anhelan ofertas para hacerse de dinero, aunque también con pesar admiten que si llegan propuestas importantes por Maximiliano Lovera tendrán que desprenderse, más allá del deseo del propio Cocca.

En este complejo contexto económico se encuentra Central de cara a una temporada en la que deberá sumar los puntos necesarios para dejar atrás el problema del promedio. Para lo cual tendrá que armar un plantel competitivo. Tarea en la que Bragarnik tendrá un rol preponderante. Aunque los directivos quieran relativizarlo. Por el costo económico y político.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario