Clásico rosarino

Bauza pone todo en la Superliga, pero De Felippe rota

Los técnicos de los equipos rosarinos adoptaron estrategias opuestas de cara al gran clásico del jueves. Hoy ante Patronato el Patón buscará darle rodaje y confianza al equipo que piensa usar en el derby. Mientras que Omar optó por rotar a gran parte de los titulares mañana ante Argentinos para que lleguen afilados al choque con Central

Domingo 28 de Octubre de 2018

Central y Newell's se preparan para afrontar la última "escala técnica" en el apasionante camino del clásico rosarino, que se jugará el jueves, a las 15.30, en la cancha de Arsenal, a puertas cerradas, por los cuartos de final de la Copa Argentina. Precisamente para este último "ensayo general pre-derby" las posturas que adoptaron los respectivos entrenadores de los equipos de la ciudad es diametralmente opuesta.

   Porque, por el lado canalla, Edgardo Bauza, pondrá toda la carne en el asador para enfrentar hoy a Patronato en Paraná, por la décima fecha de la Superliga. Mientras que Omar De Felippe, en la vereda rojinegra, apeló a una planificación absolutamente diferente y para recibir mañana a Argentinos Juniors, en el Coloso, implementará una rotación bastante significativa. No hay dudas de que ambos cuerpos técnicos desde hace varios días ya comenzaron a jugar el clásico y a mover las piezas en consecuencia.

   El Patón este mediodía probará la máquina a fondo. Y Don Omar mañana cuidará el motor para la carrera copera. Los dos entrenadores saben que una victoria ante el rival de toda la vida los depositará en el mejor de los mundos, pero una derrota podría empujarlos al patíbulo.

   Así de apasionante, así de cruel, es el cotejo en el que se mezclan las camisetas auriazules y rojinegras. La cuenta regresiva para el "partido del año" ya comenzó.

Prioriza incrementar el ritmo

Por orden de aparición hay que decir que hoy en Paraná se verá al Central que desde los nombres probablemente será similar al que saltará a la cancha también el próximo jueves en el clásico, siempre dejando la puerta abierta para algún retoque puntual. La postura del Patón de usar a los titulares ante Patronato tiene el objetivo de darle rodaje a un equipo que lo necesita muchísimo, tanto desde lo individual como también desde lo colectivo.

   En el actual mes de octubre el canalla jugó apenas tres partidos oficiales. El 3/10 venció por penales (5-4) a Almagro por los octavos de final de la Copa Argentina, tras igualar 1 a 1 en los 90 reglamentarios (Germán Herrera). Luego por la Superliga el 7/10 cayó 4 a 0 con Unión en el Gigante de Arroyito y el último compromiso oficial fue el 20/10 en el 0 a 0 con Boca en La Bombonera.

   Es decir que los auriazules tienen muy poco rodaje en el mes en curso y por eso el Patón necesita que sus jugadores incrementen el roce de competencia en la previa del clásico. Así Edgardo Bauza no podía darse el lujo de cuidar las piernas de sus futbolistas frente a Patronato porque el riesgo es llegar faltos de ritmo y carentes de intensidad al trascendental cotejo eliminatorio del jueves en Sarandí. Esta es la principal razón por la que Bauza no guarda nada y pone todo.

   Además es un hecho que Central necesita incrementar su nivel de juego y renovar la confianza en el funcionamiento colectivo. Fue buena la última producción ante Boca en La Bombonera, pero igual no alcanzó para ganar ni para hacer goles y por ello hoy es una buena oportunidad frente a Patronato para dar el salto de calidad, que le permita abrazarse al triunfo y a la vez aceitar el andamiaje en todas las líneas.

   Claro que el Patón asume el riesgo de que un imponderable le quite algún soldado para el clásico, pero prioriza seguir levantado el caudal futbolístico para llegar con los colmillos afilados al derby del jueves. Por ello el DT canalla afronta al cotejo de hoy como un "ensayo general" exigente en la antesala de la "finalísima" ante Newell's.

Todas las energía al jueves

Del otro lado del mostrador del derby está agazapado Omar De Felippe. Y si bien no lo confirmó a voz alzada es casi un hecho que el DT leproso preservará a la mayoría de sus piezas clave mañana cuando Newell's reciba a Argentinos en el Coloso, de cara al encuentro crucial del jueves frente a Central. Omar pretende reducir a la mínima expresión los riesgos físicos que pueda acarrear el compromiso ante el Bicho y no quiere tener dolores de cabeza con alguno de los soldados que piensa utilizar para ir en busca de la clasificación a las semifinales de la Copa Argentina ante los canallas.

   La decisión de De Felippe de cuidar las piernas de la base su equipo de cara al clásico no es antojadiza. Es que Newell's, que no puede hacer la plancha porque debe engrosar los promedios, está afrontando un maratón de cinco partidos en 16 días y aquí es razonable el reclamo que hizo el DT rojinegro sobre la mala organización del fútbol argentino en general. Es que los leprosos tienen un hoja de ruta de un partido cada tres días en esta seguidilla, con el clásico como principal foco de atención.

   Para pasar en limpio el 20/10 Newell's venció 2 a 0 a Tigre (Fontanini y Fértoli) en el Coloso. Luego, el 24/10 fue derrota 0-1 en el pendiente ante Estudiantes, mañana recibirá a Argentinos en el Coloso, el jueves está el gran clásico de Copa Argentina ante Central y el domingo visitará nada menos que al encumbrado Racing en el Cilindro de Avellaneda. Por ello, si bien todos los partidos tienen el premio de tres puntos, es correcta la lectura de De Felippe de no exponer a la tropa ante Argentinos y concentrar todas las energías en el clásico copero. Incluso ese partido con el canalla puede servir de trampolín o tobogán para el crédito de Omar como DT del equipo del Parque.

   Newell's en cuanto a lo futbolístico tampoco es un relojito suizo y tiene tantos defectos como virtudes, pero para tener la chance de salir airoso del derby necesita que tengan nafta en el tanque los jugadores principales, como pueden ser los casos de Mauro Formica o Luis Leal, las dos principales cartas de triunfo rojinegras. Incluso hasta el arquero Alan Aguerre podría ser suplantado por el pibe Nicolás Temperini. Y habrá más rotación.

   Así, Omar De Felippe cortó por lo sano y evitará sumar más dolores de cabeza a los que ya tiene y pondrá todas las fichas ganadoras en el derby de Sarandí. Si triunfa en el clásico ningún hincha leproso le pasará la factura de guardar piezas ante Argentinos. Caso contrario le caerán todos los reclamos juntos y sin moratoria.

Lo que se juega cada DT

Está claro que ningún entrenador saldrá inmune del clásico. Por supuesto que el ganador gozará de un colchón de oxígeno que le permitirá tener tiempo para corregir los déficit de funcionamiento de su equipo y no será reprobado por los hinchas durante un largo período. Además estará a sólo dos partidos de conseguir un título codiciado como es ahora la Copa Argentina. Pero toda la incertidumbre quedará del lado del equipo perdedor y en especial del entrenador. Porque más allá de la continuidad o no en el cargo lo que no tendrá es espalda ni plafón en caso de no encadenar una racha de victorias inmediatas.

   Tanto Bauza como De Felippe son dos laburantes del fútbol, entrenadores de la vieja guardia, que conocen a la perfección los códigos futboleros y nadie debe explicarles lo que significa ganar o perder un clásico. Por ello cada uno ya empezó a jugarlo y a mover las fichas en pos de la victoria. El Patón acelerando al máximo para llegar con ritmo al clásico y con Omar cuidando los músculos de varios de sus principales muchachos, en especial los irreemplazables, para la gran cruzada del jueves ante los canallas.

   Cuando empiece a caer el sol el jueves en Sarandí se sabrá el final de la larga novela del conversado derby rosarino. Habrá un vencedor y un vencido. Un técnico que leyó mejor el partido que otro y logró que lo interpreten sus futbolistas. Ni uno será el mejor ni otro el peor del mundo. Sí el ganador tendrá su día de gloria y el perdedor un gran decepción. Así es el fútbol, así es la vida.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});