La Región

Un avión sorprendió a los vecinos transitando por las calles de Funes

Fue trasladado desde la zona de hangares del aeropuerto hasta un aeródromo local. Será usado para capacitación en emergencias.

Domingo 09 de Junio de 2019

Los vecinos de Funes, o al menos quienes pudieron presenciarlo, no dejaron de asombrarse ante el paso de un avión por calles y caminos de la ciudad, en cercanía de la urbanización Funes City. La aeronave, de 20 metros de largo, se desplazaba tirada por un tractor y una camioneta en medio de un operativo que tuvo no pocos contratiempos.

Se trata de un SAAB 340, uno de los aviones que utilizaba la quebrada empresa Sol Líneas Aéreas, de capitales rosarinos y que operaba en la ciudad, pero que en esta ocasión sólo se desplazaba por tierra.

El procedimiento comenzó el viernes a las 10 de la mañana y culminó ayer a la 16. La aeronave fue trasladada desde la zona de hangares del aeropuerto Islas Malvinas hasta el aeródromo que fuera de la firma Alagro Fumigaciones, y que utiliza la empresa Whisky Bravo, una escuela de aviación funense que ofrece cursos de piloto privado y comercial, azafata y almirante de a bordo, despachante de aeronaves, señalero de aeródromo y operador de rampa, entre otras opciones de capacitación.

Ocurre que los aviones de la fallida Sol fueron adquiridos por una empresa americana que, a su vez, contrató a una firma local para su desguace.

Fue esta última la que cedió a Whisky Bravo, y a cambio de capacitación para el personal, la aeronave que paseó ayer por Funes ante el asombro de la gente.

El destino de la nave

El titular de Whisky Bravo, Walter Barreto, explicó cómo fue toda la operación y reveló que la estructura metálica, cuyo interior está "impecable", será utilizada por su empresa para brindar capacitación en procedimiento de emergencias. "Son prácticas que realizábamos en la Base Aérea de Morón, pero trasladar a 50 o 60 estudiantes hasta aquella localidad era un engorro, ahora vamos a poder desarrollar la actividad aquí mismo, en Funes", contó el empresario, quien ahora deberá acondicionar la aeronave para el uso específico que le dará.

El traslado no fue sencillo, la nave tiene 20 metros de largo y 20 de envergadura, por lo que fue necesario quitarle la alas para poderlo trasladar por los angostos caminos, la mayoría de tierra y algunos arbolados, por donde se lo vio circular.

Para esto, se utilizó un tractor y una camioneta, y hubo que hacer un parate técnico en la última calle, porque una de las ruedas del avión quedó casi encajada en una zanja, con lo que se demoró y dificultó su desplazamiento.

La actividad contó con la colaboración de la Central de Operaciones de Emergencias (COE) y de Rubén Canals, experto en rampas.

La nave debió permanecer la noche del viernes a la intemperie, debidamente balizada a su alrededor, hasta que ayer se reanudaron las actividades. El trayecto se llenó de curiosos que quisieron ver cómo un avión se desplazaba por tierra en las calles de la ciudad, algo que, desde ya, no ocurre todos los días en el Jardín de la Provincia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});