La Región

El colaborador del Cottolengo Don Orione acusado de abuso cumplirá prisión en casa de un párroco

Juan Aveiro, más conocido como el "hermano Juan" está acusado de abusar de tres internos de la institución de General Lagos. El religioso daba clases de catecismo en el Cottolengo.

Miércoles 01 de Agosto de 2018

El religioso Juan Aveiro, acusado de abusar sexualmente de tres internos del Cottolengo Don Orione de General Lagos, cumplirá prisión domiciliaria en la casa de un párroco. Así lo resolvió la Cámara de Apelaciones de la 2ª Circunscripción, que hizo lugar al pedido de la defensa del religioso.
Conocido como el "hermano Juan", Aveiro (de 53 años) está imputado de abusar de tres internos mayores de edad con distintos grados de retraso madurativo en la entidad donde oficiaba como catequista.
El caso: La fiscal Nora Marull, de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, imputó en junio pasado al religioso de abuso sexual agravado por su condición de guarda de las víctimas, y doblemente ultrajante agravado en uno de los casos.
La Fiscalía determinó que el "hermano Juan" aprovechaba los momentos en que las víctimas se encontraban a su cargo y abusaba sexualmente de ellas. Sin entrar en detalles, la calificación de abuso doblemente ultrajante agravado para uno de los casos es porque la acción que se le imputa es aun más gravosa que el resto.
Según la investigación, una empleada del lugar, cuyo testimonio fue incorporado a la causa, aseguró: "Yo estoy muy cerca de donde él trabaja y yo lo he visto que estaba manoseando a otro chico". La mujer denunció ante la fiscal que "al chico que yo vi que manoseó es un chico que no se sabe defender y no se sabe expresar".
Domiciliaria. En el fallo de la Cámara de Apelaciones, que lleva la firma del juez Javier Beltramone, la defensa señala que en uno de los casos de abuso que se imputa "pudo existir un consentimiento por parle de la víctima pues del legajo no se pudo determinar una amenaza, intimidación o abuso de poder hacia la misma".
Sostienen además que no hay peligro de fuga y ofrecen que puede cumplir prisión domiciliaria una casa en Rosario de España al 900 "vinculada a una parroquia donde vivirá Aveiro y donde es factible la aplicación de una pulsera electrónica", ofreciendo como garante al director de la parroquia.
A su turno, la fiscal Marull recordó que una de las víctimas aún no pudo relatar en Cámara Gesell lo sucedido por oposición de la Defensa. Dijo además que "la víctima estaba totalmente cosificado a merced de Aveiro, sufriendo actos vejatorios, humillantes de larga duración". También se opuso a la prisión domiciliaria y dijo que el lugar ofrecido no es idóneo para albergar a Aveiro, así como el garante ofrecido.
Finalmente, el juez Beltramone resolvió que se realice la declaración en Cámara Gesell de la víctima "en forma urgente", al tiempo que habilitó al "hermano Juan" a que continúe su detención en el domicilio de España al 900, con prohibición absoluta de salida de dicho lugar, bajo control de una tobillera electrónica e impedimento de comunicación por cualquier medio con personas que tengan vinculación con la investigación".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario