Violencia

Tenemos que ser protagonistas de lo que viene

La pandemia nos demostró que la violencia de género no está de cuarentena. Incluso los despliegues policiales para hacer cumplir las medidas de aislamiento en grandes ciudades son inútiles para lograr respetar derechos básicos, como la vida de las mujeres.

Miércoles 03 de Junio de 2020

La pandemia nos demostró que la violencia de género no está de cuarentena. Incluso los despliegues policiales para hacer cumplir las medidas de aislamiento en grandes ciudades son inútiles para lograr respetar derechos básicos, como la vida de las mujeres.

Más allá de estas obvias reflexiones, a las que todas llegamos a los pocos días de iniciado el aislamiento, me parece importante señalar que las disputas económicas son disputas simbólicas, por el “sentido”. Y viceversa. Van siempre juntas.

La disputa por visibilizarnos como mujeres e identidades disidentes y exigir los mismos derechos que la otra mitad de la población, atraviesa varios frentes: nuestro muy elemental derecho a la vida (Ni Una Menos es eso, pedir que no nos maten), la defensa de la autonomía de nuestros cuerpos para abortar (he ahí la Campaña histórica por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito), el pedido de moratoria jubilatoria para mujeres (que equivale al reconocimiento de una vida de trabajo como amas de casa o en empleos informales), los reclamos por guarderías en lugares de trabajo para mujeres ¡pero también para varones! (y eso es que el cuidado se vea y se reparta), la exigencia de nuestra incorporación a mesas de decisión en la política y en la economía (ser parte de las paritarias salariales, estar en el Pacto Social, integrar el Ministerio de Economía, estar en los directorios de los Bancos).

Partimos del Ni Una Menos para pedir, indefectiblemente, todo lo demás. Esta nueva ola feminista tiene enormes desafíos por delante. Porque sólo estando en la toma de decisiones, en última instancia, vamos a cambiar esta sociedad. No alcanza con que haya quienes nos “ayuden”, no alcanza con “colaboradores”. Tenemos que ser protagonistas.

Así como la violencia machista no frena por la pandemia, tampoco se detiene nuestra lucha.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario