La Ciudad

Sigue muy grave la beba de ocho meses que ingirió dióxido de cloro

Está internada desde el domingo luego de que accidentalmente su mamá le diera una mamadera con ese compuesto

Miércoles 26 de Mayo de 2021

La beba de ocho meses a la que le dieron de tomar dióxido de cloro en una mamadera de modo aparentemente accidental, sigue internada grave pero estable, y con asistencia mecánica respiratoria en el área de cuidados críticos del Hospital de Niños Zona Norte, confirmaron desde la dirección de ese centro de salud.

“Sigue grave, pero estable por el momento, con un cuadro complejo y asistencia mecánica respiratoria en sala de cuidados críticos”, confirmó sobre la pequeña paciente Mónica Jurado, directora del Hospital de Niños Zona Norte.

La beba fue internada el domingo a la noche en ese centro de salud tras ser derivada del Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, donde había sido trasladada por familiares porque presentó un cuadro de vómitos y dificultad respiratoria grave, producto de haber ingerido dióxido de cloro tras un hecho supuestamente accidental, según la versión de la madre.

La mujer relató que había tenido Covid, “estaba sin olfato y cuando le quiso preparar una mamadera con agua que había dentro de una botella plástica, no se dio cuenta que se trataba del dióxido de cloro que la abuela de la bebé había llevado para limpiar las cañerías”, indicaron en principio las fuentes que consultó La Capital.

La beba ingirió “dos o tres sorbos y empezó a manifestar vómitos y dificultad para respirar grave”, indicaron los voceros del caso. Ante esa situación, fue trasladada de inmediato al Eva Perón, desde donde se resolvió derivarla de urgencia al Hospital de Niños Zona Norte e ingresó a la Unidad Terapia Intensiva (UTI).

Desde el domingo la paciente está en el área de cuidados críticos con asistencia mecánica respiratoria. “Sigue grave, estable por el momento, con un cuadro complejo. Tiene lesiones directas por la ingesta en tubo digestivo alto, a nivel de esófago y estómago. También presenta lesiones en pulmón, que denominamos neumonitis químicas por los gases del producto”, describió la titular del Hospital de Niños Zona Norte.

Si bien el caso fue presentado como un accidente doméstico luego de que la familia de la paciente asegurara que la ingesta no fue para prevenir el Covid-19, sino que la madre estaba sin olfato, el equipo interdisciplinario del hospital (psicólogos, trabajadores sociales, médicos tratantes) abordó la situación social para determinar algunas circunstancias del hecho.

>> Leer más: Una beba de 8 meses está grave tras ingerir dióxido de cloro "por un accidente doméstico"

En ese sentido, Jurado recordó extremar las precauciones y tener en cuenta las recomendaciones de higiene y seguridad a la hora del trasvasamiento de los líquidos de limpieza entre recipientes dispuestos dentro del hogar. “Hay que tener mucho cuidado, sobre todo si hay niños o bebés en la casa. Según la versión de la madre, se trataba de un liquido para limpiar sarro que la abuela había dejado en un botellita de agua mineral”, indicó Jurado.

“La madre comete el error porque estaba sin olfato”, insistieron los primeros operadores de salud que tomaron contacto con el caso. La aclaración viene a colación ante los antecedentes de público conocimiento sobre la ingesta de dióxido de cloro como posible medicación alternativa para curar el coronavirus, una cuestión que fue desaconsejada por la Administración Nacional de Medicamentos y Tecnología Médica (Anmat).

Efectos graves

El dióxido de cloro es una solución compuesta por 28 por ciento de clorito de sodio en agua destilada y se utiliza para blanquear y descontaminar superficies industriales. Tiene usos similares al cloro, por lo que no se recomienda su ingesta.

El polémico compuesto químico es comercializado desde hace años como una especie de remedio milagroso para diversas enfermedades que van desde la malaria, al asma o el cáncer. Sin embargo, no existe ninguna prueba concluyente de que en verdad funcione.

Las severas advertencias de instituciones asociadas a la salud contra esta droga son varias. Una de las últimas fue emitida por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA). Se aseguró que no hay “ninguna evidencia científica que apoye su seguridad o eficacia, y presenta riesgos considerables a la salud de los pacientes”.

De hecho, el dióxido de cloro podría agravar los efectos del coronavirus en el organismo. “La FDA ha recibido reportes de personas que experimentaron eventos adversos graves después de tomar dióxido de cloro, como insuficiencia respiratoria y hepática aguda, ritmos cardíacos elevados y posiblemente mortales”.

En esa línea, la investigadora y máster en biomedicina por la Universidad de Cambridge, Damaris Intriago, señaló que el compuesto “se usa para desinfectar piscinas, limpiar pisos; al entrar al organismo destruye los glóbulos rojos y provoca problemas respiratorios, renales y cardiovasculares. La destrucción rápida de glóbulos rojos obliga a realizar transfusiones para recuperar a los afectados”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario