La ciudad

Pretenden simplificar rubros en la regulación de la noche

Ayer comenzaron a debatir en el Concejo los lineamientos de la nueva normativa. Cambios de hábitos y marcos de control, bajo la lupa.

Miércoles 16 de Mayo de 2018

Los concejales dieron ayer el primer paso para tratar de sacar en el segundo semestre una nueva normativa que regule las actividades de esparcimiento y cultura en espacios comerciales y sociales nocturnos. Y para ello apuntan a un esquema que simplifique los rubros que exhibe la actual ordenanza de espectáculos públicos, y también que contenga una mayor incidencia de los parámetros técnicos.

La conducción de la comisión de Gobierno, encabezada por María Eugenia Schmuck, apuesta a que los avances alcanzados en los últimos seis años de debate representen el "piso" para modificar la ordenanza 7.218 de 2001. Así se puso ayer sobre la mesa un tema que pretende sacarse el corset de regular la "nocturnidad" y si se "baila o no", para definir la actividad comercial de determinados negocios.

De hecho, a lo largo de las posturas expresadas por los concejales de los distintos bloques, se reconoció que la sociedad, y no sólo los jóvenes, fue cambiando hábitos culturales y actualmente, por ejemplo, más que boliches, lo que se abren son "cervecerías", expuso la concejala Renata Ghilotti.

"La posibilidad de éxito del debate pasará por una discusión no tan pretenciosa", señaló el concejal de Cambiemos, Roy López Molina, quien, junto con su par del peronismo Osvaldo Miatello, insistió con su propuesta presentada en 2014 también con los ex ediles Diego Giuliano y Jorge Boasso.

Análisis de factores

La mayoría de los concejales presentes ayer en la comisión de Gobierno coincidieron en avanzar con la inclusión de parámetros de factores como el ocupacional, el sonoro, de seguridad e higiene, así como separar si se trata de un espacio comercial o de una institución de carácter social o cultural. Así lo plantearon Marina Magnani, Caren Tepp y Norma López. Sería revisar la normativa de permisos especiales, denominada "de parlante".

Los planteos también giraron sobre uno de los mayores problemas actuales en la zona de los boliches y bares: el impacto de esas actividades comerciales a su entorno, puertas afuera. Los ediles Agapito Blanco y Gabriel Chumpitaz hicieron hincapié en la necesidad de establecer algunos mecanismos de minimizar los hechos de vandalismo e inseguridad alrededor de estos lugares de asistencia masiva de jóvenes.

También se habló del conflicto con los propietarios linderos y de la necesidad de una reformulación o hasta eliminación del registro de oposición, si los ediles llegan a un esquema de habilitaciones que, entienden, reduciría los efectos no deseados de emprendimientos comerciales relacionados con el entretenimiento o la cultura.

Otros de los aspectos que aparecieron es la inclusión de protocolos de control e inspección para los funcionarios municipales y de capacitación para los empleados de locales comerciales asistencia masiva de público. En este sentido, se avanzó en el último tiempo con cursos relacionados a derechos humanos y se plantearon otros aspectos como los médicos en casos de primeros auxilios.

Para la futura normativa también se dejó planteada la mediación del Ejecutivo con los emprendedores y vecinos como alternativa previa al esquema de sanciones o clausuras.

Los concejales se comprometieron a establecer un plan de trabajo con sus asesores para que en el segundo semestre se pueda llegar con un proyecto actualizado de regulación que no se limite sólo a boliches,y dé respuesta a los "vacíos" normativos que creen que aún con parches quedan en la ordenanza de espectáculos públicos.

cervecerías. En la noche hay nuevos espacios y nuevas costumbres.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});