La ciudad

Piden elevar multas a empresas que dilaten obras en la vía pública

El reclamo de concejales rosarinos se basa en los problemas causados por la multiplicación de corralitos en distintas zonas de la ciudad que  causan complicaciones en el tránsito.

Miércoles 04 de Febrero de 2015

Sólo Aguas Santafesinas SA (Assa) mantiene actualmente una centena de calles parcial o totalmente cortadas para realizar trabajos de reparación. Detrás del mal estacionamiento, los corralitos que salpican las arterias de la ciudad son una de las causas más frecuentes de complicaciones en el tránsito, cuando no de accidentes como el que el lunes pasado protagonizó un taxista cuyo vehículo quedo atrapado en un profundo pozo en Presidente Roca y Pellegrini. En el Concejo Municipal reclamaron ayer que se trate una iniciativa para elevar las multas a las empresas que no finalicen los trabajos en los plazos previstos.

El incidente de anteayer resulta paradigmático. Según advirtieron los vecinos de la zona, el pozo llevaba más de cuatro meses abierto y no contaba con señalización o vallado adecuado, uno más de los tantos que pululan en la ciudad.

La Secretaría de Obras Públicas del municipio es la encargada de autorizar esas intervenciones. En la dependencia señalaron a Assa como la empresa que más intervenciones mantiene en la vía pública. A mediados de enero pasado, la propia compañía reconoció que existían 97 trabajos pendientes de concluir en la vía pública, un número elevado pero menor al de doce meses atrás, cuando los vallados llegaban a 248.

Para los concejales radicales Sebastián Chale y María Eugenia Schmuck, "los corralitos que instalan en medio de las calles, algunos de gran magnitud, son numerosos y resultan obstáculos que provocan embotellamientos en el tránsito, estacionamientos en lugares no permitidos".

"Incluso, en muchas calles con carriles exclusivos se encuentran esos vallados, haciendo casi imposible la circulación y exponiendo a los conductores a realizar maniobras peligrosas. Es urgente revisar esta ordenanza y sancionar a la empresa cuando no respeta los plazos. Son infracciones que atentan contra la seguridad vial y la accesibilidad", agregaron .

A mediados de 2014, ambos ediles presentaron un proyecto para elevar los montos de las multas que se cobran a las empresas cuando rompen las calles sin autorización, no señalizan las obras o incumplen los plazos fijados para los trabajos, entre otras irregularidades. Además, propusieron incorporar una categoría especial para aquellos corralitos que permanezcan en los carriles exclusivos, por el riesgo que conllevan y el modo en que afectan la movilidad.

Chale y Schmuck volvieron a reclamar ahora el tratamiento de la iniciativa en la comisión de Obras Públicas del Palacio Vasallo. Según indicaron, en las calles de la ciudad se llegaron a contar cerca de 400 vallados por obras, una cifra que juzgaron excesiva.

Las consecuencias. "Creemos que la falta de coordinación en las interrupciones del tránsito por esas intervenciones en la vía pública generan múltiples perjuicios, afectando la movilidad y la accesibilidad. Por lo tanto, proponemos elevar las multas para las empresas que no cumplan con los plazos establecidos", sostuvieron.

Schmuck advirtió que la iniciativa busca dar respuesta a los numerosos reclamos que reciben de los vecinos afectados por ese tipo de obras. "Incluso, existen casos en los que los vallados han perdurado por más de nueve meses luego de finalizado el trabajo. Muchas empresas realizan obras en la vía pública, no sólo EPE y Assa sino firmas de telefonía, entre otras. En el caso de Aguas Santafesinas, por ejemplo, en 2009 se contabilizaron 400 vallados, en 2013 llegaron a 270, en 2014 se detectaron 110 y, en lo que va de 2015, 97", enumeró.

Para Chale, está claro que las sanciones que actualmente reciben las empresas deben ser actualizadas. "Revisamos los montos de las multas y advertimos que son muy bajos, de entre 200 y 900 pesos diarios. Así, no resultan un incentivo suficiente para el cumplimiento de la norma. Por eso proponemos que el valor se determine en unidades fijas (UF) que equivalen al precio de un litro de nafta, como ocurre con las normas nacionales y provinciales de tránsito. Por ejemplo: hoy la multa por no cerrar la calzada va de 200 a 600 pesos diarios. Con este proyecto, la infracción podrá alcanzar entre 2.000 y 6.000 pesos por día, pero esa cifra se irá modificando a medida en que se actualice el precio de la nafta. De ese modo, nos aseguramos no tener que modificar la normativa constantemente y, por ende, sancionar las faltas de modo efectivo", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario