La ciudad

Omnibus cambian recorridos en barrios por la inseguridad

Ya hay media docena de líneas y cuatro enlaces que durante varias horas dejan a múltiples zonas sin servicio para evitar robos y agresiones

Martes 18 de Febrero de 2020

El ataque a un colectivo de la línea 123 la semana pasada en Bella Vista Oeste puso de nuevo sobre el tapete la discusión sobre diversos "puntos críticos" de la ciudad en donde los choferes se niegan a entrar por razones de seguridad. Hoy son al menos 10 los servicios del transporte local que poseen recorridos diferenciados entre el turno diurno y el nocturno por la inseguridad. Cuando se oculta el sol, los conductores toman avenidas o calles principales y evitan las arterias internas de los barrios, donde suelen producirse asaltos y agresiones a los pasajeros, los choferes y las mismas unidades.

El episodio que disparó la bronca de los trabajadores de la 123 fue un disparo de aire comprimido que recibió un coche en la zona de Gutenberg y Cerrito el último jueves por la tarde, que rompió la luneta pero no hirió a nadie. Por acuerdo entre los delegados, la Secretaría de Transporte y la empresa, se diseñó un cambio de recorrido parcial para evitar la zona durante todo el día.

Como cada vez que sucede algún hecho similar, que tienen varios antecedentes, los vecinos pusieron el grito en el cielo porque se quedan aislados: a la zona no entran ni siquiera los taxis porque es considerada peligrosa, y los habitantes tienen que caminar hasta siete cuadras e implementar técnicas de supervivencia para poder bajarse y subirse de otras líneas.

Una por una

Unas 6 líneas y 4 enlaces de las 64 que tiene el sistema de transporte urbano de pasajeros de la ciudad trabajan bajo la modalidad de "recorrido de seguridad" en distintos horarios, un dispositivo convenido entre la Unión Tranviaria Automotor (UTA), la policía y el municipio. El 102 (rojo) tiene, de 21 a 6, un trayecto especial en la zona de la Ciudad Universitaria; y el 122 (verde), de 22 a 6, esquiva un sector de barrio Saladillo.

En tanto, el 123 ya venía haciendo hace años un recorrido de seguridad, de 21 a 5, para evitar por la noche justamente la zona en la que recibió la agresión; mientras que el 140, entre las 21 y las 5, no hace punta de línea en la estación Rosario Oeste (Paraná y 9 de Julio) y da la vuelta en avenida Pellegrini.

Se suman a la lista el 153 (negro), que hace un recorrido especial entre las 23.30 y las 4.30 en el que deja de entrar al barrio Santa Lucía, en la zona oeste de la ciudad; y la K, que entre las 00 y las 6, también cambia su itinerario en La Siberia por razones de seguridad.

Además, los enlaces Noroeste (funciona de 6 a 21), Avellaneda Oeste (de 6 a 22), Santa Lucía (5.30 a 0.30) y la Ronda del Centro (6 a 22), no circulan en cierta franja del horario nocturno.

Coordinado

La secretaria de Movilidad del municipio, Eva Jokanovich, diferenció los casos de "las líneas que tienen desvíos de seguridad que ya están establecidos desde hace años", del último caso resonante en Bella Vista Oeste.

"Hoy el único desvío nuevo que tenemos es el de la 123 y es temporal por el hecho que ocurrió la semana pasada, que por suerte fue menor y sin heridos", agregó.

La funcionaria manifestó que "siempre trabajamos en coordinación con el gremio (UTA), los delegados que representan la línea, el Ente de la Movilidad y la policía".

"Es clave que de esas conversaciones se garanticen ciertas condiciones de seguridad para que el recorrido vuelva a la normalidad y dar tranquilidad a los conductores y a los pasajeros", apuntó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario