La ciudad

Instalaron una videocámara sobre un mural de Vanzo

Poco queda en pie de la obra del artista en espacios públicos. Cultura y Preservación del Patrimonio tomarán cartas en el asunto.

Miércoles 28 de Febrero de 2018

Los murales del artista plástico Julio Vanzo (1901-1984) que embellecieron durante años las paredes de Rosario en espacios privados, pero de acceso público, no dejan de deteriorarse o, sencillamente, de desaparecer. En una sola cuadra, San Martín al 800, las pérdidas son notables. La última torpeza se ejerció con "El arado", una obra emblemática de Vanzo hecha con mosaicos venecianos en el descanso de la escalera central de la Galería Rosario, sobre cuya imagen más representativa, el sol, ahora se instaló una cámara de vigilancia. En el extremo este del paseo comercial, el local de indumentaria donde supo estar el viejo bar Mogambo esconde con una cortina la pintura "Los músicos", que atrás se cae a pedazos. Los únicos que sobreviven en condiciones dignas son los dos geométricos, de venecitas, que llevan a la planta alta de la galería.Y enfrente, en San Martín 835, donde supo haber otra pintura del maestro, ya no quedan ni rastros.

"Una tropelía más de las muchas que hicieron con su obra", sentenció el historiador de arte Guillermo Fantoni, autor junto a otros especialistas —especialmente Lorena Mouguelar— de una publicación, Separata, con números dedicados al artista.

Fantoni recordó también el triste destino que tuvo la obra "Los músicos", una de las dos que existían hace años en el bar Mogambo y la única que sobrevivió, si así puede decirse: hoy permanece oculta tras una cortina plástica, pero desde los costados se advierte, a simple vista, que poco queda de ella en pie. La cobertura, aclara Fantoni, sólo contribuye a su mayor deterioro.

Aun así, Fantoni está convencido de que "todo puede restaurarse", lección que dan con creces los países más desarrollados respecto de obras que el tiempo o las guerras destrozaron y que, sin embargo, millones de turistas siguen apreciando como si hubieran sido hechas ayer.

vanzo2.jpg

"El arado", el nombre del gran mural central de la galería rumbo a la planta alta, ahora apareció con una cámara instalada sobre sus mosaicos rojos, en la parte superior del sol geométrico que funciona como el punto de mayor atracción de la obra. Un lector atento de La Capital envió la imagen hace un par de días para que la publicara este diario.

A tal punto es emblemática la imagen del sol en "El arado", que hasta la propia galería que decidió instalar la cámara de videovigilancia sobre ella la usa como logo comercial. Lo que se dice un desatino.

Para Fantoni, no sólo es grave que la galería lo haya cometido, sino que también es inaceptable que el Estado no actúe a tiempo "para preservar ese legado cultural que es de la ciudad y al que se debe prestar toda la atención necesaria de modo que siga abierto al goce" de los ciudadanos.

Importancia

"La gente no es idiota", afirmó el historiador, convencido de que "si el Estado llama la atención sobre el patrimonio, dice «eso vale», y actúa como una correa de transmisión respecto de su importancia" la respuesta va a ser "que esa misma gente lo cuide".

La respuesta no tardó en llegar desde la Secretaría de Cultura municipal, donde explicaron que la salvaguarda de esas obras corresponde en primer término al Programa de Preservación del Patrimonio, que las tiene catalogadas.

Aun así, admitieron que no habían tomado conocimiento del "error técnico" cometido sobre la obra de Vanzo y prometieron articular una intervención junto a Patrimonio, al que notificarán para l"tomar cartas en el asunto" y llevar adelante un trabajo "interáreas".

"Seguramente Patrimonio se va a comunicar con la administración de la galería para que reubiquen la cámara y, en caso de que ya se haya producido un daño a la obra, se va a subsanar con tareas de restauración", argumentaron, convencidos de que la instalación del equipo en ese sitio puede haber quedado en manos de "operarios" que se equivocaron por "desconocimiento".

vanzo5.jpg

Otro caso

La suerte corrida por los murales de artistas reconocidos en la ciudad no es de las mejores. El historiador de arte Guillermo Fantoni sumó otro ejemplo: uno de Oscar Herrero Miranda, sobre la pared del edificio Plaza Sarmiento (Entre Ríos 1135/41), literalmente tapado por un cartel comercial del propio consorcio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario