Ciudad

En plena pandemia y con frío, 19 escuelas tienen el gas cortado

"Hay chicos que se descomponen en clase", advirtieron padres y maestros. Ayer hubo reclamos en varios establecimientos

Sábado 03 de Julio de 2021

Al menos 19 escuelas de la ciudad permanecen con el gas cortado o tienen problemas serios en el tendido del servicio. En medio de una seguidilla de días gélidos y de una pandemia donde la ventilación de los ambientes es la mejor aliada para evitar contagios, el número causa escalofríos. Maestros y padres advierten cómo el frío afecta la salud de los niños: “Hay chicos que se descomponen en clases”, advierten.

La falta de servicio de gas en las escuelas no es un problema nuevo. De acuerdo a un relevamiento del Fondo de Asistencia Educativa (FAE), hay algunas que llevan ya cuatro inviernos sin suministro. Otras se sumaron en los últimos meses, después de sufrir algún robo que incluyó dentro del botín el regulador de gas. En total, en las oficinas del organismo se elaboró un listado de 19 escuelas públicas sin suministro o con problemas en las instalaciones.

Este viernes por la mañana, padres, maestros y el gremio que agrupa a los docentes de escuelas públicas (Amsafé) realizaron un “frazadazo” en la Escuela 9 de Julio (N º107), de Avenida Alberdi al 900, donde asisten más de 700 niños de entre 5 y 13 años. Aún así, el colegio lleva cuatro años sin servicio.

Sobre el mediodía, el acto se repitió en la escuela Pestalozzi (Nº67), de Mendoza 3969, que ya lleva varios meses con el gas cortado. El miércoles pasado, la cita fue en la escuela Riccheri (Nº 64), de Moreno 965, que tiene cortado el gas desde febrero del año pasado.

“Desde la dirección hicimos todo a nuestro alcance en materia de trámites, venimos todos abrigados, respetamos los protocolos: aireamos y desinfectamos, pero el frío ya no depende de nosotros. Los padres propusieron traer estufas, pero no alcanzan, entonces decidieron manifestarse por el bien de sus hijos y de todos los docentes”, dijo la vicedirectora del turno mañana de la Pestalozzi, Susana Lomello.

Hace dos días, La Capital publicó el caso de la escuela Nº 825 Leopoldo Herrera, ubicada en Casiano Casas 1001, que lleva dos años con el gas cortado. Su personal pidió públicamente que los vecinos acerquen estufas y abrigos para los alumnos. “Nuestra comunidad es muy humilde aquí en el barrio Parque Casas. Los chicos vienen con muy poca ropa, sobre todos los del segundo ciclo. Por eso pedimos la ayuda de la comunidad. Nos hacen falta medias, zapatillas, gorros, camperas, todo lo que sea para abrigarlos, además de estufas para las 14 aulas. Tenemos chicos de entre 6 y 14 años que tienen poco y nada”, había advertido la directora del establecimiento, Marisa Sánchez.

Más testimonios

Estas tres escuelas no son las únicas donde la falta de suministro obliga a chicos y docentes a permanecer abrigados hasta los dientes adentro del salón, tanto en los barrios como en el centro de la ciudad. “Es la contracara del retorno a la presencialidad: las escuelas hacen lo mejor para que los chicos vuelvan a a las aulas, pero no todos los chicos tienen el privilegio de estar en un salón calefaccionado”, señaló una docente del Normal Nº 1.

En la más que centenaria escuela de San Juan al 1300, donde funcionan nivel inicial, primario, secundario y un instituto de educación superior, tampoco hay gas. La semana pasada, los maestros pidieron a los padres de sus alumnos que lleven mucho abrigo, algo caliente para tomar y una manta para cubrirse las piernas “porque es terrible el frío que se pasa en las aulas”, explicó la docente, que pidió reserva de su nombre.

Su testimonio no es muy diferente de lo que dicen padres y maestros de la escuela Nº 141 República de México, de Warnes al 1000, también sin servicio de gas desde hace más de un año. “Los docentes empezaron a ofrecer a los chicos una taza de leche o mate cocido a media mañana para que tomen algo calentito, porque pese a que los mandamos súper abrigados y con frazaditas para que se tapen las piernas, algunos se han descompuesto del frío”, dijo la mamá de uno de los niños, también docente en una secundaria que esta semana recibió a sus alumnos en el patio, sentada al sol.

“Litoral Gas tiene plazos de obra muy abultados”

El Fondo de Asistencia Educativa (FAE) es un organismo que administra los fondos municipales que se destinan a la educación.

Entre otras cosas, tiene a su cargo la asistencia en materia edilicia a las escuelas públicas de la ciudad. El presupuesto alcanza para la planificación y ejecución de obras o intervenciones rápidas, como reparaciones, mantenimiento o mejoras menores en los edificios escolares.

En toda la ciudad hay 350 construcciones que albergan a 478 escuelas diferentes diseminadas el todos los distritos del municipio.

De acuerdo a un relevamiento, 19 edificios tenían el gas cortado o presentaban serios problemas en las instalaciones.

“El listado puede estar incompleto”, consideró el presidente del FAE, Rubén Rosa, y explicó que el registro excluye a aquellas escuelas que tramitaron las obras necesarias para reconectar el servicio directamente a través del Ministerio de Educación provincial.

¿Por qué se demoran las reparaciones? Los trabajos de instalación del servicio de gas generalmente demandan un presupuesto mayor al que puede disponer el FAE, pero también “porque los plazos que tiene Litoral Gas para inspeccionar los establecimientos y reconectar el servicio son muy abultados”, señaló Rosa.

Según el mapeo realizado en el organismo, el distrito norte es el que suma más escuelas con inconvenientes en el tendido de gas. Son siete. Las otras doce se reparten en el resto de los distritos: una en el oeste, cuatro en centro, tres en el sur y cuatro en el sudoeste.

“En el casco central tenemos escuelas muy antiguas que superan los cien años donde no se han hecho grandes reformas y tienen problemas estructurales. Por fuera del centro tenemos escuelas con problemas de vandalismo, donde nos roban los cables y los medidores de los servicios. Todo esto demanda al Ministerio de Educación de la provincia inversiones importantes que se han demorado con la pandemia”, explicó Rosa.

En el último año, el robo en escuelas fue un problema “frecuente”, en promedio en el FAE se denunciaron unos 20 ataques por mes.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario