La ciudad

Apareció en Roldán, y en buen estado de salud, el muchacho al que buscaban desde el martes

Luciano Lucarelli, el joven de 23 años que había desaparecido misteriosamente el martes cuando salió de su casa para ir a trabajar, fue hallado anoche por la policía en Roldán.

Viernes 30 de Noviembre de 2012

Luciano Lucarelli, el joven de 23 años que había desaparecido misteriosamente el martes cuando salió de su casa para ir a trabajar, fue hallado anoche por la policía en Roldán. Así lo revelaron sobre la medianoche a La Capital fuentes del Ministerio de Seguridad de Santa Fe. Según los voceros de esa cartera, Lucarelli estaba bien de salud y a punto de recibir asistencia de un grupo de psicólogos forenses.

Lucarelli fue identificado poco antes de las 11 de la noche por una patrulla policial que se encontraba apostada en el cruce de las rutas 9 y A0-12. Lo primero que le dijo a los policías es que lo habían levantado en un vehículo y que ignora dónde estuvo desde el momento en que desapareció. Según las fuentes consultadas por este diario, su relato parecía coherente. Los voceros también dijeron que no presentaba lesiones.

A Lucarelli se lo buscaba desde el momento en que salió de su casa al trabajo, a las 6 del martes, y desapareció sin dejar rastros. Recién ayer apareció su camioneta. También se conoció el testimonio de una pareja de adultos cuyos integrantes aseguraron haber visto en la zona norte de la ciudad, ayer mismo, a un muchacho con rasgos similares a los suyos.

La camioneta había sido encontrada en Rondeau al 4200 y estaba previsto que hoy fuera sometida a pericias para intentar encontrar evidencia sobre lo que le había ocurrido.

El hallazgo de la camioneta fue producido por efectivos de Inspección 2ª, Seguridad Personal y la comisaría 10ª. La Chevrolet S10 blanca estaba estacionada, sin rastros de violencia aparentes y en el límite con Granadero Baigorria.

El vehículo permanecía anoche estacionado en Cafferata al 300.

Desde que Lucarelli desapareció nada se había sabido sobre él hasta anoche, excepto que jamás llegó al taller donde trabaja. Lidia, su mamá, reveló que se recibieron dos llamadas anónimas pero que no habían dado pistas positivas sobre su paradero. En una de ellas se afirmaba incluso que el joven se encontraría en Alvear.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario