Información Gral

Un piloto superó la niebla con su avión para llevar un corazón para un trasplante

Las condiciones climáticas impedían el aterrizaje en el aeropuerto de Córdoba que se hizo casi a ciegas y fue un éxito. Al final el órgano llegó al hospital y a los 20 minutos estaba transplantado.

Miércoles 07 de Mayo de 2014

Un hombre de 52 años recibió un corazón nuevo ayer en un hospital de Córdoba gracias a la maniobra que realizó un piloto de avión, que a pesar de la intensa niebla, logró aterrizar la nave que trasladaba el órgano y la cirugía se realizó con éxito.
 
"Nos quedaba muy poco tiempo, nos decían los médicos. Estábamos a minutos de no poder implantar el corazón", contó el piloto Claudio Pistone, al sitio La Voz.
 
Pistone finalmente logró aterrizar ayer minutos antes de las 8 en el Aeropuerto Córdoba, bajo riesgo extremo, porque la visibilidad era casi nula.
 
En el avión llevaba un corazón para un paciente de Córdoba. Pistone, su copiloto Martín Herrera y un equipo de cinco médicos deberían haber partido desde Mendoza hacia Córdoba a las 5, pero las condiciones de Córdoba se lo impedían.
 
Cuando llegó el aviso de que la niebla se iba por segundos, el equipo decidió viajar a Córdoba y apostar todo a que al acercarse al Aeropuerto Ambrosio Taravella existiera la visibilidad mínima de 800 metros.
 
La apuesta salió bien. El paciente, de 52 años, quien vive en la zona rural de Monte Cristo, estaba en el quirófano del Sanatorio Allende desde las 4.45.
 
"El avión aterrizó poco antes de las 8. Y a las 8.40 ya estaba implantado el corazón. Dos horas después, por un mensaje de texto de uno de los médicos, nos puso muy contentos saber que el órgano estaba implantado y estaba funcionando bien", contó el piloto a La Voz.
 
El hombre había ingresado a la clínica el 23 de abril con una insuficiencia cardíaca y estaba en emergencia nacional desde el 2 de mayo. 
 
L llegada a Córdoba. El avión se acercó a Córdoba. "Cuando llegamos, había muy poca visibilidad. Poco después de aterrizar, el aeropuerto pasó a tener 50 metros de visiblidad", dijo Pistone.
 
El aterrizaje se hizo con instrumentos, casi a ciegas, y fue un éxito. "Pudimos hacer un buen equipo y entregar el corazón a buen término", dijo Pistone.
 
"Sentí mucha alegría. Cumplir con el operativo hace que estés salvando una vida. Nos pusimos muchísimo más contento porque ya se estaba dando por perdido el operativo", agregó.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario