Información Gral

Los rescatistas se esfuerzan en Haití y se agota el tiempo para hallar sobrevivientes

La Cruz Roja alertó que a tres días del terremoto disminuyen con cada hora la posibilidad de localizar personas con vida. En un hotel de Puerto Príncipe rescataron a 23 personas de abajo de los escombros.

Viernes 15 de Enero de 2010

GINEBRA.- El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) advirtió hoy que el tiempo para encontrar sobrevivientes del terremoto de 7,3 grados en la escala Richter que golpeó duramente a Haití el martes se agota rápidamente.

"Miles de víctimas del devastador terremoto tuvieron que pasar una tercera noche a la intemperie mientras las posibilidades de localizar más sobrevivientes siguen disminuyendo", aseguró el último informe de la organización humanitaria.

Según los equipos de rescate, el período para localizar a sobrevivientes es de entre 48 y 72 horas, ya que los seres humanos no pueden sobrevivir durante espacios de tiempo prolongados sin ingerir agua.

El CICR aseguró que al menos 15 barrios de Puerto Príncipe han resultado muy afectados por el terremoto y al menos el 70 por ciento de sus edificios fueron destruidos.

Además, según Cruz Roja, la mayor parte de los hospitales están "al límite de su capacidad, sin médicos ni enfermeras suficientes para ocuparse de la continua llegada de heridos (...) los informes indican que la mayor parte de hospitales están llenos y sin posibilidad de admitir nuevos pacientes".

Una portavoz de la oficina de coordinación de asuntos humanitarios de la ONU, Elizabeth Byrs, aseguró sin embargo que el organismo internacional no necesita más equipos de rescate ni hospitales móviles. "Por el momento la prioridad son los equipos médicos, enfermeras, cirujanos para trauma y médicos de cualquier especialidad", aseguró Byrs.

Caos y desesperación. La desesperación y el caos invadían a los sobrevivientes del devastador terremoto que arrasó Haití ante la lentitud en la distribución de la ayuda humanitaria llegada de todo el mundo. En las calles de la capital Puerto Príncipe, sus habitantes pasaron una tercera noche de caos, rodeados de ruinas, entre la fetidez de los cadáveres y amenazados por la violencia.

Además, en medio de la tragedia, las Naciones Unidas denunciaron que las reservas de alimentos existentes en la isla caribeña antes del sismo fueron "saqueadas" por los habitantes y aseguró que ya no tienen bolsas para guardar los cuerpos de las víctimas.

"En este punto estamos intentando hacer llegar a la gente la comida que tenemos en nuestras manos", dijo una portavoz del Programa de Alimentos (PMA) de la ONU, Emilia Casella.

Asimismo, Naciones Unidas informó que no hay bolsas suficientes para guardar los cuerpos de las víctimas. "La escala del desastre ha superado cualquier capacidad", dijo un miembro de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Paul Garwood.

La organización dependiente de la ONU recomendó cavar zanjas provisionales para cubrir los cuerpos, si fuera necesario, y desaconsejó la creación de fosas comunes. "Existe la creencia común de que los cadáveres pueden causar epidemias durante los desastres naturales pero no es así", aseguró el experto forense del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Ute Hofmeister.

Mientras tanto, socorristas que tratan de distribuir alimentos, agua y otros suministros en el devastado Haití advirtieron que sus esfuerzos podrían necesitar mayores medidas de seguridad, en momentos en que crece la desesperación y el caos entre sus habitantes, revolucionados por la tragedia.

En ese escenario, miles de médicos y perros de búsqueda, tropas y equipos de rescate trabajan contrarreloj en la búsqueda de sobreviviente debajo de los escombros. Sin embargo, las labores se dificultan por la cantidad de cadáveres en las calles y los fuertes congestionamientos, como así también por el estado del aeropuerto de Puerto Príncipe, sin torre de control y con poco espacio de descarga para los aviones.

Según datos de organismos internacionales como la Cruz Roja, habría por lo menos 50.000 muertos por el sismo, mientras que funcionarios del gobierno haitiano sostienen que hay más de 100.000 víctimas fatales y 3.000.000 de personas sin refugio. Mientras tanto, aumentaba la preocupación por la cantidad de alimentos y agua para los sobrevivientes.

La ayuda procedente de todo el mundo y necesitada con urgencia en Haití fluye lentamente por la isla caribeña como consecuencia del vacío de liderazgo que dejó a los rescatistas solos para salvar a los sobrevivientes atrapados y heridos, así como para entregar los suministros en la capital.

En ese sentido, los haitianos realizaban esfuerzos frenéticos para salvar a los heridos y buscar sobrevivientes tras el devastador terremoto, convirtiendo camionetas en ambulancias y puertas en camillas, mientras la ayuda de todo el mundo comenzaba a llegar a raudales, aunque enfrentando problemas de logística.

La Cruz Roja estima que hasta tres millones de personas, un tercio de la población nacional, habrían sido afectadas por el terremoto y que llevaría uno o dos días tener una idea clara de los daños sufridos, según precisó uno de sus voceros, Paul Conneally.

Los daños severos a por lo menos ocho hospitales en Puerto Príncipe obstruían los esfuerzos por atender a miles de heridos, informó la Organización Mundial de la Salud en Ginebra. En tanto, miles de heridos esperaban atención en improvisadas salas de espera, una de las cuales se instaló frente al Hospital General, a unos metros de donde se acumulaban los cadáveres.

Mientras tanto, aviones con ayuda humanitaria procedentes de Estados Unidos, China, Francia y España aterrizaron en el aeropuerto de Puerto Príncipe, trayendo equipos de búsqueda y rescate con perros entrenados, así como médicos, alimentos, medicinas y otras provisiones.

El problema es que la terminal aérea de Puerto Príncipe, según reflejó la ONU, sólo está operativa para vuelos militares y humanitarios, y que la falta de combustible y de equipos para la descarga son un gran problema. Por esa razón, los aviones que llegan deben ser capaces de regresar con sus propias reservas de combustible, señaló.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS