Información Gral

Investigan por violencia de género a un hombre que calumnió a su ex pareja

Así lo dispuso la Corte Suprema de la Nación. El acusado había subido imágenes íntimas de la víctima a Facebook con su número telefónico y la hizo pasar por una prostituta.

Jueves 07 de Enero de 2016

La Corte Suprema ordenó a un juez correccional investigar por presunta "violencia de género" a un hombre que publicó en la red social Facebook fotos de su ex pareja en la intimidad, con su número telefónico para el ofrecimiento de servicios sexuales, informaron fuentes judiciales.

La víctima radicó una denuncia en la Oficina de Violencia Doméstica del máximo tribunal, en la que afirmó que luego de finalizar la relación fue "hostigada" por el hombre, según se precisó ayer.

La mujer denunció que días después de terminar la relación se enteró por un familiar de la existencia de una cuenta de Facebook con las fotografías íntimas, su número telefónico y el ofrecimiento de servicios sexuales.

La Corte, siguiendo un dictamen de la procuradora general adjunta de la Nación Irma García Netto, consideró que "se estaría ante distintos episodios de un mismo conflicto de violencia de género", el hostigamiento y las injurias.

"Atento que de la lectura de las constancias agregadas al incidente no es posible determinar aún si los hechos investigados constituyen delito o una infracción al Código Contravencional de la Ciudad Autónoma de la Ciudad de Buenos Aires, corresponde al magistrado nacional conocer en las presentes actuaciones", dispuso el máximo tribunal.

La orden de investigar el presunto caso de "violencia de género" llevó las firmas de los ministros Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda.

La investigación recayó en el Juzgado en lo Correccional 7, a cargo en forma interina por el juez Raúl García.

Fuentes de la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) reconocieron que no es el primer caso de este tipo y aseguraron que "lamentablemente son cada vez más habituales".

La OVD fue creada en 2006 por la Corte y comenzó a trabajar dos años después con el objetivo de facilitar el acceso a una vía rápida de resolución de conflictos a las personas que, afectadas por hechos de violencia doméstica, se encuentran en situación de especial vulnerabilidad.

Desde el 15 de septiembre de 2008 al 15 de diciembre de 2015 acudieron a esa oficina 101.059 personas afectadas por hechos de violencia familiar.

Del total de datos relevados surge que unos 65.246 casos recibieron intervención del equipo interdisciplinario, 34.542 fueron consultas informativas y 1.271 fueron personas que debían realizar presentaciones en otras jurisdicciones.

Giro. Al ordenar la investigación por presunta violencia de género, la Corte imprime un giro original a la cuestión.

La normativa legal argentina para el uso de las redes sociales asocia como delito a las injurias y a las calumnias, figura ésta que encuadraría la acción falaz del novio despechado.

La calumnia se encuentra regulada en el artículo 109 del Código Penal, siendo la figura agravada de los delitos contra el honor y está definida como "una injuria especializada por la naturaleza particular de la imputación deshonorante hecha por el acusado al ofendido", por lo que, según especialistas, el perpetrador puede ser pasible de este tipo de delitos.

El hecho que ocupa a la Corte también podría tomarse como una violación al derecho a la intimidad, ligado a la protección de la dignidad del individuo.

El derecho a la privacidad e intimidad, fundado en el artículo 19 de la Constitución Nacional, protege jurídicamente en relación directa con la libertad individual un ámbito personal, acciones, hechos y datos que están reservadas al individuo, y cuyo conocimiento y divulgación por extraños implica peligro real o potencial para esa intimidad.

La protección de la intimidad se volcó específicamente al Código Civil, en su artículo 1071 bis, agregado por la ley 21.173, que establece que "el que arbitrariamente se entrometiere en la vida ajena publicando retratos, difundiendo correspondencia, mortificando a otro en sus costumbres o sentimientos, o perturbando de cualquier modo su intimidad, y el hecho no fuere un delito penal, será obligado a cesar en tales actividades, si antes no hubieren cesado, y a pagar una indemnización que fijará equitativamente el juez, de acuerdo con las circunstancias; además, podrá éste, a pedido del agraviado, ordenar la publicación de la sentencia en un diario o periódico del lugar, si esta medida fuese procedente para una adecuada reparación".

Es el derecho que tiene toda persona humana a que sea respetada su vida privada y familiar, el derecho a no ser objeto de injerencias arbitrarias en la zona espiritual íntima y reservada de una persona o de un grupo, especialmente de una familia. Se trata de hechos de menos gravedad y que solamente afectan a valores morales de la vida doméstica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario