Estados Unidos

El huracán Ida impactó el Estado de Luisiana con vientos de 230 kilómetros por hora

La tormenta es de una categoría superior a la que tuvo el devastador Katrina hace 16 años.

Domingo 29 de Agosto de 2021

El huracán Ida impactó este domingo la costa de Luisiana como una de las tormentas más poderosas de la historia en tocar tierra en Estados Unidos, arrancando los techos e invirtiendo el flujo del río Mississippi mientras avanzaba por la costa de Luisiana hacia Nueva Orleans y por uno de los corredores industriales más importantes de la nación.

La tormenta de categoría 4 azotó el mismo día en que el huracán Katrina devastó Luisiana y Mississippi hace 16 años, llegando a tierra unos 72 kilómetros al oeste del punto en que ingresó Katrina como un meteoro de categoría 3. Los vientos de 230 kilómetros por hora de Ida la convirtieron en el quinto huracán más potente en azotar el territorio continental de Estados Unidos. Horas más tarde, se degradó a categoría 3 y tenía vientos máximos sostenidos de 200 km/h a medida que se acercaba a Nueva Orleans.

La crecida de las aguas oceánicas rebasó las barreras en Grand Isle al momento en que el meteoro entraba a tierra a poca distancia al oeste de Port Fourchon. Ida tocó tierra por segunda ocasión unas dos horas después cerca de Galliano. El huracán avanzaba por los pantanales del extremo sur de Luisiana, antes de continuar su trayecto hacia Nueva Orleans y Baton Rouge, una zona que alberga a más de dos millones de personas.

"No es la tormenta que recibimos generalmente. Esta es mucho más fuerte que las que vemos usualmente y, sinceramente, si uno tuviera que dibujar la peor trayectoria posible de un huracán en Luisiana, sería muy similar a lo que estamos viendo", dijo el gobernador John Bel Edwards.

Los habitantes de Luisiana despertaron en medio de una tormenta monumental después de que los vientos de Ida aumentaron su velocidad 72 km/h en cuestión de cinco horas a medida que el huracán avanzaba sobre algunas de las aguas oceánicas más cálidas del mundo en el norte del Golfo de México.

Los vientos arrancaron toldos cerca del lago Ponchartrain en Nueva Orleans antes del mediodía de este domingo. Las autoridades señalaron que el rápido fortalecimiento de Ida, que en tres días se convirtió de tormenta en huracán de categoría 3, no dejó tiempo para organizar una evacuación obligatoria de los 390.000 residentes de la ciudad. La alcaldesa LaToya Cantrell llamó a los habitantes a salir del área voluntariamente. Aquellos que se quedaron fueron advertidos a prepararse para apagones prolongados en medio de un calor intenso.

"Llegó la hora. Presten atención a todas las advertencias. Asegúrense de resguardarse en el lugar. Protéjanse", dijo la alcaldesa en una conferencia de prensa.

Junto con la industria petrolera, Ida amenaza a una región que aún enfrenta un repunte de Covid-19 debido a la combinación de bajas tasas de vacunación y variante delta, altamente contagiosa.

Los hospitales de Nueva Orleans tenían tenían previsto capear la tormenta casi a plena capacidad, ya que hospitales de otros lugares, sujetos a una presión similar de la pandemia del coronavirus, tenían poco espacio para pacientes evacuados. Y los refugios para personas que huían de sus hogares planteaban un riesgo adicional de convertirse en focos de infección.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario