Información Gral

Dos mujeres tras un hecho sin precedentes

Sábado 19 de Enero de 2008

La intención de Bachelet y Fernández de reunirse con el Papa daría pie a un acontecimiento sin precedentes, por varias razones. Una, que Benedicto XVI no acostumbra recibir a dos jefes de Estado en una misma audiencia en su biblioteca privada, por lo que en este caso haría una excepción.
  Otro punto llamativo es que sería la primera reunión oficial de un integrante del matrimonio presidencial argentino con el jefe de la Iglesia Católica, dado que Néstor Kirchner se convirtió en el primer mandatario desde el advenimiento de la democracia en no hacerlo formalmente.
  En tanto, para Bachelet, confesa evangélica, sería su segunda ocasión, tras la primera el 18 de octubre de 2007.
  La mediación papal por el conflicto del Beagle tuvo un artífice casi desconocido en las crónicas de época. El extinto cardenal Raúl Primatesta, quien en un viaje fugaz a Roma se entrevistó con Juan Pablo II para transmitirle su preocupación por el inminente conflicto bélico, sobre todo porque dijo conocer la “actitud belicosa” de Benjamín Menéndez, jefe del Tercer Cuerpo de Ejército.
  Recién entonces el Papa decidió intervenir en el conflicto suscitado por las dictaduras militares de Jorge Rafael Videla y Augusto Pinochet, y enviar a negociar al cardenal Samoré, quien en vísperas de la Navidad de 1978 pronunció la recordada frase “veo una lucecita de esperanza al final del túnel”.
  Juan Pablo II presentó en diciembre de 1980 su propuesta de paz y amistad, que recién se selló en 1999. Samoré murió en 1983 sin poder verlo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario