Información Gral

Defensa denunció el faltante de un misil antitanque del tipo Tow

A raíz del robo el Ministerio de Defensa realizó una denuncia en el juzgado Federal 1 de La Plata, a cargo de Laureano Durán, el secretario nombrado el mes pasado por el Consejo de la Magistratura.  

Sábado 17 de Enero de 2015

Un misil Tow-2, con capacidad de perforar vehículos blindados, fue robado de una dependencia del Ejército Argentino, confirmó ayer el Ministerio de Defensa. En un comunicado la cartera que conduce Agustín Rossi precisó que el faltante del “material sensible”, que se encontraba en el Escuadrón Caballería Blindado 1 de La Plata, se comprobó el lunes pasado. Asimismo, indicó que “el misil ausente resulta inoperable como tal, sin un lanzador específico” y que “no se han detectado faltantes de los lanzadores existentes”.

   A raíz del robo el Ministerio de Defensa realizó una denuncia en el juzgado Federal 1 de La Plata, a cargo de Laureano Durán, el secretario nombrado el mes pasado por el Consejo de la Magistratura.

   “El Ministerio de Defensa y el Ejército Argentino se han puesto a disposición del Juez y del Fiscal a cargo, brindado toda la asistencia, información y colaboración que se pudiese requerir para el esclarecimiento del hecho”, se precisó.

   El misil Tow-2 (Tube-launched, optically tracked, wire-guided) es fabricado desde hace varias décadas en Estados Unidos, y tiene un costo aproximado de 50 mil dólares. Se trata del cohete guiado antitanque más usado en el mundo.

   El arma es muy versátil y puede ser lanzada desde un trípode o un vehículo. De hecho las pruebas realizadas en la Argentina se hicieron desde los vehículo todoterreno blindado Hummer, con el sistema de lanzadera afirmado al techo. El operador encargado del lanzamiento solo debe tener la mirada en el objetivo, ya que el misil no requiere una operación manual de guiado.

   Si bien la persona encargada de lanzar el TOW debe tener experiencia previa, la capacitación para las tropas idóneas es relativamente sencilla y solo requiere unos 15 días de instrucción. En cuanto a sus características básicas, el TOW-2 pesa poco más de 21 kilogramos (28 kilogramos en lanzador), mide un 117 centímetros de largo, tiene un alcance máximo de 3.750 metros y alcanza una velocidad de 329 metros por segundo.

   La función primaria de este tipo de misil es como arma antitanque. Actualmente es fabricado por Raytheon, mientras que los visores son fabricados por Hughes and Kollsman y los lanzadores básicos están a cargo de Electro Design.

   El TOW-2 fue adquirido, además de por la Argentina, por otros países como Chile, Bélgica, Dinamarca, Irán, Italia, Kenia, Israel, Sudáfrica, Corea, Kuwait, Japón, Jordania, Arabia Saudita, Singapur, Tailandia y Turquía, entre otros.

   El misil comenzó a ser desarrollado a mediados de la década de 1960 para el Ejército norteamericano para reemplazar el cañón antitanque sin retroceso de 106 milímetros y los misiles SS11. La producción se inició a fin de 1968, tras una serie de pruebas exitosas efectuadas desde montajes en tierra y de helicópteros.

   Entró en servicio en 1970 y desde ese momento tuvo mejoras permanentes, que derivaron en nuevas versiones. El TOW-2 fue puesto en el mercado en 1983 y un año más tarde el Ejército de Israel desarrolló una versión mejorada, guiada por láser, conocida como Mapats.

   Las mejoras al TOW continuaron con los años. En 1986 se desarrolló una versión guiada por un enlace milimétrico de datos, con la idea de reemplazar la guía por cable. Tres años después se probó con éxito. En 1991, la por entonces Texas Instrument —ahora Raytheon Defense Systems— dio a conocer un visor infrarrojo destinado a enganchar los blancos en un alcance mayor del posible hasta ese momento.

   En 1999 el Ejercito de los Estados Unidos inició un programa destinado a introducir una cabeza buscadora de tipo infrarrojo o de radar, un nuevo motor y una nueva cabeza de guerra. Los EEUU dieron cuenta del poderío de los TOW en 2003, en ocasión de la guerra en Irak.

El presunto robo del misil recordó varios sonados casos de robos de armamento del Ejército que termina en manos de bandas delictivas tanto del país como de naciones limítrofes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS