Información Gral

De guerrillera maoísta a atleta profesional y reina de la carrera de alta montaña

La nepalí Mira Rai combatió de niña en la guerrilla. Allí aprendió a correr por las montañas. Ahora es la mejor del mundo en la especialidad. "Yo sólo era una pequeña aldeana", confiesa.

Domingo 03 de Enero de 2016

Mira Rai pasó su infancia entre las milicias de la guerrilla maoísta en Nepal, donde aprendió el manejo de las armas así como a desarmar a sus adversarios, y sobre todo a correr a toda velocidad por las montañas.

La pequeña Mira jamás sospechó que esas ocupaciones, impropias de una niña, le servirían para convertirse un día en una de las mejores atletas del ultrafondo del mundo. "Es un sueño que supera todo lo que hubiera podido imaginar. Yo sólo era una pequeña aldeana", confiesa. Hija de un campesino pobre, sólo tenía 14 años cuando huyó del hogar familiar para combatir con los rebeldes maoístas que pretendían derrocar al gobierno. "En nuestra sociedad las chicas deben comportarse de una cierta manera. Yo no quería ser limitada así", dice la joven, que hoy tiene 26 años. Mira detestaba la obediencia que le exigía la sociedad patriarcal nepalí, por lo que se sintió atraída por los llamamientos a la revolución de los maoístas. "Los maoístas ofrecían oportunidades a las mujeres, nos trataban de igual a igual. Me di cuenta de que las mujeres podían luchar como los hombres, ser valientes. Con ellos adquirí confianza en mí misma", recuerda la joven deportista.

En su época de guerrillera practicó tiro con armas de fuego y participó en carreras con otros guerrilleros destinadas a aumentar su resistencia. "Se me daba bien, corría más rápido que los chicos", recuerda. Ocho años después, Mira figura entre las mejores corredoras del mundo de ultrafondo. En junio batió el récord de los 80 kilómetros de ultrafondo del Mont Blanc, en Chamonix, en los Alpes franceses, terminando 22 minutos antes que su inmediata perseguidora.

Fin de la revolución. Sin embargo, en 2006 Mira Rai estaba desconcertada sobre su futuro. Ocurrió que la revolución maoísta finalizó en Nepal al cabo de diez años de guerrilla, y al igual que muchos otros soldados, ella se encontró privada de medios de subsistencia y de objetivos personales y profesionales.

Entonces se mostró dispuesta a trabajar como empleada de una fábrica de electrónica en Malasia, cuando un instructor de karate de Katmandú, Dhurba Bikram Malla, reparó en sus cualidades atléticas, y la convenció para que permaneciese en Nepal. Fue así como comenzó a entrenarse. Al principio abominaba de correr por las calles atascadas de peatones y autos de la capital nepalí, pero no disponía de las 15 rupias que costaba el boleto de colectivo hasta el estadio más próximo.

Muy aplicada. "Era muy aplicada, le decíamos que hiciera cualquier cosa y ella la hacía", cuenta Dhurba Bikram Malla. "Ella es muy rápida y parece que no se cansa nunca". La joven deportista se inició en la competición en marzo de 2014, cuando recorrió 50 kilómetros entre las montañas que forman el valle de Katmandú. Vestida con una camiseta barata y unas zapatillas de cuatro dólares, corrió sin descanso durante cuatro horas antes de que, extenuada, se viera obligada a parar. "Pedí prestado el dinero justo para comprarme un jugo de fruta y unos tallarines y volví a correr", cuenta de aquella experiencia. Así ganó su primera carrera, dotada con premios en dinero, lo suficiente para comprarse un nuevo calzado de ultrafondo.

Desde entonces ha ganado un gran número de carreras, conquistando la medalla de oro en 13 competiciones nacionales e internacionales del total de 20 pruebas de ultrafondo que ha disputado, entre ellas el prestigioso Degli Eroi de Italia (83 kilómetros). Pero fue su resonante victoria en Chamonix la que la catapultó a la segunda plaza de la categoría femenina de las "Skyrunners World Series", disputadas en los cinco continentes. Nepal es un terreno que se ajusta a las características de este deporte. Pero las carreras son escasas en el montañoso estado del Himalaya, en el que tiene lugar la maratón a mayor altitud del mundo. Tanto Rai como Tamang son apoyados por la organización Trail Running Nepal, que les proporciona patrocinador, algo no siempre fácil en Nepal. "Es casi imposible", dice el fundador de Trail Running Nepal, Richard Bull. "Para que el deporte progrese en Nepal se deben organizar más carreras, si progresa será más sencillo encontrar patrocinadores". Rai está actualmente bajo patrocinio de la firma multinacional de ropa de montaña Salomon.

Recientemente ganó 1.500 dólares de premio, lo que supone el doble de los ingresos medios anuales de un nepalí. Rai afirma con modestia que ella ha tenido suerte. "Tuve la suerte de tener una oportunidad. Quiero ser fuente de inspiración para otras mujeres, decirles que nada es imposible cuando se trabaja duro. Debe haber más Mira Rai en Nepal".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario