Información Gral

Crecen las dudas acerca de a qué edad una persona puede ser considerada "vieja"

Un grupo de investigadores debate reemplazar la barrera de 65 años por un umbral móvil ligado a la esperanza de vida. El problema es que los países podrían aprovechar para correr la edad jubilatoria.

Viernes 22 de Enero de 2016

Según los parámetros mundiales la vejez coincide con la edad jubilatoria, es decir, a los 65 años. pero ¿es correcto decir que alguien de 65 años es viejo? 

“Por comodidad estadística desde hace más de un siglo se trabaja con la idea de que la vejez empieza a los 65 años porque ese umbral fijo coincidía con la edad de jubilación, pero la realidad es que no dejamos de ganar esperanza y calidad de vida y las personas de 65 años de hoy no tienen que ver con las de antes porque llegan mucho mejor a esa edad y uno diría que los de 65-70 años actuales son como los de 55-60 años de generaciones anteriores”, afirma Antonio Abellán, investigador del departamento de Población del CSIC y director del portal Envejecimiento en Red, según publica La Vanguardia.
 
De ahí que tanto él como otros investigadores del CSIC hayan decidido abrir un debate sobre la necesidad de redefinir el concepto de viejo o, como mínimo, la edad de inicio de la vejez. Y una de las propuestas que plantean es que la entrada en la vejez la marque un umbral móvil vinculado a la esperanza de vida restante, de modo que ser o no ser viejo no dependa de los años que figuren en el carnet de identidad sino de los que a uno le queden por vivir.
 
“Es cierto que a título individual nadie sabe cuándo se va a morir, pero la Administración y las aseguradoras sí que tienen tablas de mortalidad que nos permiten calcular la esperanza de vida restante a cada edad, y a partir de estos datos podríamos fijar que la vejez comienza a una edad prospectiva de, por ejemplo, 15 años antes de la muerte”, comenta Abellán.
 
Según este criterio, uno sería viejo en el momento en que su esperanza de vida, o vida restante, fuera de 15 años. Las estadísticas dicen que actualmente ese momento llega a una edad de entre 72 y 73 años, porque aunque la esperanza de vida al nacer es de 83 años, eso no significa que a los 80 sea de 3 años, sino que realmente es de 9,8. “Cada edad tiene una esperanza de vida concreta que va variando con el tiempo en función de cómo evoluciona la mortalidad, de modo que si establecemos un umbral de vejez ligado a ella, la edad de inicio será móvil pero la duración de la vejez será fija, desde ese umbral hasta la muerte”, explica el investigador.
 
Y agrega que la propuesta –lanzada ya otros expertos europeos– pretende corregir los inconvenientes que plantea la edad cronológica en una sociedad en la que cada vez llega más gente y en mejores condiciones a los 65 años y ese umbral no refleja ya la realidad de la vejez, mientras que la edad prospectiva o umbral que fluctúa, es una forma de considerar los avances y progresos en las condiciones de vida, de salud y también económicas de las personas, y da una imagen más optimista del envejecimiento. Porque cambiar la forma de medir la vejez reduciría automáticamente las estadísticas de población y la imagen de sociedad envejecida, aunque también podría tener consecuencias económicas y políticas debido a que muchos servicios y prestaciones, desde los relacionados con la salud hasta los financieros, van ligados al actual umbral de 65 años.
 
Abellán advierte que la fórmula móvil sólo sería válida para las sociedades occidentales desarrolladas y tiene el problema de que los gobiernos pueden usarla para retrasar más la edad de jubilación, medida que suscita muchas controversias y bastante rechazo en la sociedad española, el país europeo donde mayor porcentaje de personas desea jubilarse lo antes posible.
 
Demógrafos y sociólogos apuntan que antes de adoptar medida política alguna relacionada con el umbral de la vejez hacen falta más investigaciones sobre cómo se viven esos últimos quince años previos a la muerte y determinar cuándo se inicia el proceso de discapacidad de muchos ancianos, si esa discapacidad se está retrasando como apuntan algunos estudios estadounidenses y la gente disfruta de calidad de vida durante más años también al final de sus días. “Es importante saber si los años malos, los que se viven con achaques y problemas de movilidad o con dependencia, realmente se están retrasando y comprimiendo, no vaya a ser que el hecho de vivir más tiempo suponga que la gente viva más tiempo enferma y en malas condiciones, con un coste muy alto en todos los sentidos, y que decidamos que la vejez comienza a los 70 y resulte que a esa edad un alto porcentaje ya está muy cascado”, reflexiona Antonio Abellán.
 
De los informes publicados periódicamente por el Observatorio de Personas Mayores en España se desprende que entre el 70% y el 80% de los actuales mayores (personas con más de 65 años) son autónomos e independientes funcionalmente. Porque de la misma manera que algunos definen la vejez con un criterio cronológico y dicen que empieza a los 65 años con la jubilación, otros estudiosos marcan su inicio con un criterio funcional y establecen que la persona mayor es vieja cuando es incapaz o está limitada psíquica y socialmente.
 
A ello se añade un tercer criterio, el de la percepción social. Un barómetro realizado en el año 2009 por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sobre esta cuestión mostraba que el 28,7% de la población española sitúa la entrada en la vejez pasados los 70 años, mientras que el 25,3% lo hace pasados los 65, y el 17,3% entiende que el ser una persona mayor no depende de los años. Pero esta percepción varía mucho en función de la edad del encuestado. A medida que se cumplen años uno va retrasando mentalmente la edad a la que se inicia la vejez, como se indica el gráfico adjunto. Abellán apunta que esta percepción puede verse afectada en el futuro por la evolución de la esperanza de vida. “Nos parece que cada vez seremos más y más longevos pero hay todo tipo de teorías y no faltan las que apuntan que los avances médicos provocan que estén llegando a edades avanzadas personas más frágiles”, lo que sumado a accidentes y nuevas enfermedades podría provocar cambios en las tasas de mortalidad. En Francia, por ejemplo, ha causado un gran revuelo saber que en el 2015 se redujo la esperanza de vida por primera vez en 46 años.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario